El arzobispo de Toledo: "No creo en la igualdad de género"

El arzobispo de Toledo: "No creo en la igualdad de género"

En su habitual escrito semanal, el arzobispo se ha referido a lo que considera "ideología de género" para negar que sea la solución al machismo.

"No creo en la igualdad de género" es la contundente afirmación con la que el arzobispo de Toledo, Braulio Rodríguez, ha comenzado su escrito semanal. No solo no cree en ella, sino que la define como "ideología de género", un calificativo muy utilizado por la ultraderecha que busca criminalizar el feminismo y los movimientos en favor de la igualdad. De esta forma, asegura que "la ideología de género no es la solución frente a un machismo inaceptable que sigue en nuestra sociedad y cuya erradicación impide que sigan muriendo mujeres injustamente....y algún hombre".

"Creo en la igualdad entre el sexo femenino y el sexo masculino, esto es, entre los seres humanos. Creo, pues, en la igualdad de sexos". Con esta particular distinción, el arzobispo ha hecho gala de un nulo conocimiento acerca de feminismo e igualdad, y afirma que las diferencias entre hombres y mujeres responden únicamente a razones biológicas y no tienen nada que ver con cuestiones sociales, culturales, educativas o de asignación de roles.

En un primer momento, afirma condenar firmemente la violencia de género: "No me gusta la desigualdad por la que la mujer sufre en tantos campos; detesto la violencia contra la mujer y, por supuesto, condeno sin ninguna clase de dudas las muertes que hombres (habría que decir el macho) comete contra la mujer".

Braulio Rodríguez ha afirmado que no cree en la igualdad de género "Braulio Rodríguez ha afirmado que no cree en la igualdad de género"

El "radicalismo" de la igualdad de género según la Iglesia

Sin embargo, inmediatamente después añade: "También detesto las muertes de niños por ser niños, de adultos y de ancianos. Me duele que haya quienes mueran por falta de seguridad en el trabajo, por ahorrarse un dinero o por tantas discriminaciones que se dan en la sociedad humana", afirma.

La Iglesia condena la violencia machista y las muertes de mujeres a manos de hombres. Sin embargo, no duda ni un momento en calificar cualquier movimiento en pos de la igualdad de derechos como "radicalismo". "Acepto o entiendo que existan quienes defienden la igualdad de género. Por eso mismo, me parece muy radical la postura de los que consideran que quienes no aceptamos la igualdad de género, tan marcada hoy en nuestra sociedad, somos retrógrados, o de pensamiento inferior", defiende.

La mayor muestra de radicalismo, según el arzobispo, se encuentra en Occidente, Europa y España incluidas, donde, en palabras de Rodríguez, se defiende únicamente la "opción género" como válida y se niega cualquier otra explicación sobre qué es el ser humano, el hombre y la mujer.

Comentarios