Buscar
Usuario

Tecnología

Europa multa a Facebook por engañar a los usuarios con la compra de WhatsApp

La red social afirmó que no compartiría información entre ambas plataformas y después lo cambió precipitadamente

Las instituciones europeas se están mostrando tajantes en torno a las empresas tecnológicas. Tras el turno de Uber, ahora el problema le llega a la red social Facebook.

Ha sido la Comisión Europea la que finalmente ha impuesto una multa de 110 millones de euros a la tecnológica por proporcionar información "incorrecta o engañosa" durante la compra de Whatsapp en el año 2014.

La CE afirma que la compañía mintió cuando afirmó que la fusión no implicaría que las cuentas personales de Whatsapp y Facebook iban a terminar estando relacionadas y vinculadas entre sí. Es decir, se dijo que nuestro whatsapp y nuestro Facebook serían independientes. Sin embargo, ahora la compañía está vinculando nuestra presencia en ambas plataformas e incluso está compartiendo información entre ambos perfiles. Un completo engaño a los usuarios. 

Con este gesto, la Comisión quiere sentar un precedente que otras corporaciones continúen engañando a las instituciones europeas a la hora de llevar a cabo operaciones en el territorio comunitario.

"La decisión de hoy manda una clara señal a las empresas sobre que deben cumplir con todos los aspectos de las normas de fusiones de la UE, incluyendo la obligación de proporcionar información correcta. Impone una multa proporcionada y disuasoria a Facebook", ha señalado en un comunicado la comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager.

La Comisión Europea considera que Facebook engañó a los usuarios "La Comisión Europea considera que Facebook engañó a los usuarios"

La Comisión considera que la tecnológica estadounidense ha ofrecido información engañosa en dos ocasiones, cuando engañó en el formulario de notificación de la concentración, y cuando respondió directamente a una petición de información por parte del mismo organismo.

Los dos delitos son castigados, en este caso, con multas de hasta un 1% del total de la cifra de negocio, y en este sentido es muy contundente: da igual que la empresa actuase con afán de engañar o por desconocimiento, el delito está igualmente castigado en ambos casos, por lo que parece difícil que Facebook se libre de pagar la friolera de 110 millones que ahora le piden las instituciones europeas.

Europa se ha mostrado contundente a la hora de juzgar la actuación de la red social, y ha recalcado que "La Comisión considera que estas infracciones son graves, puesto que le han impedido tener todas las informaciones necesarias para cumplir su tarea de evaluar la operación".

La Comisión pide en este tipo de fusiones que las empresas ofrezcan datos exactos sobre lo que implicará para los usuarios. Sin embargo, en este caso, Facebook mintió cuando afirmó que las cuentas de Whatsapp serían completamente independientes de las de Facebook. Todo este proceso, sin embargo, no implicará una marcha atrás o desautorizar la operación entre ambas compañías: Whatsapp continuará siendo propiedad de Facebook como hasta ahora.

La red social se defiende

Facebook afirma que nunca actuó de mala fe "Facebook afirma que nunca actuó de mala fe"

Mientras tanto, Facebook se ha defendido de la polémica y ha asegurado que en todo momento "actuó de buena fe" y que ninguno de sus "errores" fue "intencionado".

Además, la tecnológica afirma que trató de "proporcionar información precisa en cada momento" a las instituciones europeas y recalca que "la CE ha confirmado que no afectaron al resultado de la evaluación de la adquisción".

Sin embargo, parece difícil que Facebook se libre de la sanción: en 2014 afirmó que las cuentas serían independientes de Whastapp. Pero en 2016 reculó e incluyó una modificación de las condiciones y política de confidencialidad en la que sí se contemplaba esa posibilidad. Entonces la CE ya había mostrado su preocupación por ese cambio tan precipitado.

Artículos recomendados

Comentarios