Buscar
Usuario

Vida

Este condón con pinchos puede acabar con la impunidad de las agresiones sexuales

El artefacto intenta evitar la impunidad de los agresores.

Los datos son escalofriantes: una mujer es violada cada cuatro minutos en México, cada once en Brasil, cada veinte en la India y cada ocho horas en España. Se trata de un mal endémico al que nadie está consiguiendo poner coto.

Con el fin de buscar una herramienta efectiva que permita acabar con esta lacra, la doctora sudafricana Sonnet Ehlers ha creado una especie de preservativo con pinchos. El mecanismo es muy sencillo: se inserta como un tampón en la vagina. En el interior, el artefacto incluye una serie de cuchillas que atrapan el pene del agresor. Cuando intenta expulsarlo, el preservativo se lo impedirá.

"Duele, el agresor no puede ir al baño ni hablar cuando entra en contacto con el condón", ha afirmado su inventora."Si intenta quitárselo, se aferrará con más fuerza. Aún con todo, no daña la piel ni hay peligro de explosión líquida alguna". El objetivo de todo es que las fuerzas del orden consigan detener a algunos de los agresores ante la imposibilidad de escapar.

La idea surgió cuando Sonnet Ehlers, enfermera suafricana, se encontraba en una guardia del hospital. Una paciente acudió a su consulta porque había sido víctima de una violación. Eran finales de los años 60, y la doctora aún no olvida el momento: "Me miró y me dijo, 'si solo hubiese tenido dientes ahí abajo'. Yo le prometí que haría algo para ayudar a gente como ella un día".

Sonnet Ehlers muestra el funcionamientto del dispositivo "Sonnet Ehlers muestra el funcionamientto del dispositivo"

El Rape-aXe nace ahora, cuarenta años después de aquel suceso, como una promesa cumplida que, sin embargo, necesita financiación. Ese es el principal obstáculo que actualmente está enfrentando Ehlers tras un largo trabajo de investigación en el que ha obtenido el apoyo de diversos ingenieros y ginecólogos que han participado en todo el proceso del diseño.

Su creadora ya ha iniciado una recogida de fondos para acabar con esta lacra. Necesitan 300.000 dólares para sufragar los gastos de diseño, materiales, pruebas y comercialización. En 2010 se repartieron 30.000 unidades coincidiendo con el Mundial de Fútbol de Sudáfrica. Se diseñaron varios planes para su comercialización, pero al final no consiguieron el apoyo deseado. 

Entre los problemas que algunos de los detractores observan en este sistema se encuentran los siguientes: se centra exclusivamente en la penetración vaginal, deposita la responsabilidad de la violación en la mujer, plantea problemas de seguridad como que el agresor la emprenda a golpes con su víctima o la pérdida del factor sorpresa después de haber aparecido en medios de comunicación (lo que puede ayudar a que los violadores diseñen diversas estrategias para evitarlo.

Por todo ello, el proyecto se ha quedado estancado y no hay prevista una nueva comercialización.

El Rape-Axe pretende disminuir la impunidad de las agresiones sexuales "El Rape-Axe pretende disminuir la impunidad de las agresiones sexuales"

A pesar de todas las críticas que ha acarreado, lo cierto es que el Rape-Axe no pretende ser un arma para acabar con las agresiones sexuales a nivel mundial. En todo caso, intenta acabar con una lacra que está afectando al país de origen de su diseñadora, Sonnet Ehlers, Sudáfrica, donde un 28% de los hombres admiten haber cometido al menos una violación a lo largo de su vida.

En el país más meridional de África, aún existe la creencia de que violar a una mujer puede curar el VIH o ayudar a convertir a una mujer lesbiana en heterosexual. ¿Consideras este instrumento efectivo para acabar con esta lacra?

Artículos recomendados

Comentarios