Un juez califica a un obispo violador como "un hombre bueno y extraordinario"

Un juez califica a un obispo violador como "un hombre bueno y extraordinario"

El obispo mormón había sido declarado culpable de diez agresiones sexuales y una violación.

Noticias Adrián Parrondo Adrián Parrondo 18 Abril 2017 17:18

El obispo mormón Keith Robert ha sido condenado por perpetrar diez agresiones y una violación contra varias jóvenes. Entre ellas, se encontraban la propia cuñada del obispo y una menor. El acusado no se había mostrado arrepentido ni había reconocido en ningún momento su culpabilidad. El obispo había asegurado que el sistema judicial era "una farsa destinada a forzar la confesión".

A pesar de todo ello, el juez de la causa, Thomas Low, no dudó en espetarle desde el estrado: "esta corte no tiene dudas de que usted es un hombre bueno y extraordinario, pero los grandes hombres, a veces, hacen cosas malas". Estaban delante todas sus víctimas.

A pesar de todas las evidencias, a pesar del comportamiento del acusado, el juez no había dudado en dejar que volviese a casa hasta que la sentencia fuese firme. Rápidamente se generó un fuerte revuelo en el interior de la sala y el magistrado no consiguió llevar a cabo sus intenciones porque fueron fulminadas con un recurso.

El juez Thomas Low ha despertado todas las críticas por defender a un condenado por diez abusos sexuales "El juez Thomas Low ha despertado todas las críticas por defender a un condenado por diez abusos sexuales"

Sin embargo, las críticas hacia su actitud y los elogios que ha lanzado hacia el acusado, han llevado a que las principales asociaciones contra la violencia de género de Estados Unidos hayan puesto el grito en el cielo. Consideran que el juez ha evidenciado un desprecio a las víctimas y enmarcan sus palabras en medio de una narrativa machista que parte de la culpabilidad de la mujer en casos de abuso sexual.

De hecho, las propias víctimas han asegurado que se sintieron humilladas con la actitud del juez: "es una demostración clara que no nos creyó, pero yo sé lo que pasó, por mucho que lo niegue el obispo", ha relatado una de ellas al diario The Salt Lake Tribune.

A pesar de todo ello, parece poco probable que la actitud del juez pueda pasarle factura, puesto que sus palabras no parecen encajar dentro de las cinco formas de mala conducta judicial, ha confirmado el profesor de derecho penal de la Universidad de Utah, Thomas Low. Sin embargo, el magistrado ha recibido una avalancha de críticas por sus declaraciones.

La asociación 'Restore our Humanity', en español, 'Restauremos nuestra Humanidad', ha confirmado que presentará un recurso ante la Comisión de Justicia, con el fin de que el juez sea reprobado por su "sesgo" y "falta de independencia". Algunos colectivos han asegurado que noticias como esta fuerzan que muchas mujeres no denuncien casos de este tipo.

Reiterados abusos sexuales

El obispo Keith Robert Vallejo durante el juicio en el que ha sido condenado por abusar sexualmente de once mujeres "El obispo Keith Robert Vallejo durante el juicio en el que ha sido condenado por abusar sexualmente de once mujeres"

La Justicia ha considerado probado que el obispo mormón había abusado sexualmente en repetidas ocasiones de su cuñada, de 19 años, entre los años 2013 y 2014. A otra víctima, de 17 años, la violó en su habitación, lugar donde ejercía la mayoría de sus agresiones.

La propia iglesia mormona no dudó en su momento en sumarse a la acusación popular y en retirar de inmediato al obispo en el mismo momento en el que estalló el escándalo en los medios de comunicación.

El juez ha establecido un mínimo de cinco años de prisión por estos delitos, pero deja en manos de la comisión penitenciaria la decisión final. En la lectura de la sentencia, el magistrado intentó mostrarse compasivo con la cuñada y la calificó de "superviviente": "Esta corte cree que es la víctima más fuete que esta corte haya visto nunca" ha llegado a decir durante el juicio.

Sin embargo, sus palabras no tendrán efecto. Las víctimas ya han asegurado que emprenderán acciones legales contra el juez. También las asociaciones contra la violencia de género. Y, mientras tanto, el condenado quiere recurrir su pena. Aún no ha querido admitir su culpabilidad.

En medio de toda esta situación, el hermano de Vallejo, el obispo condenado, no ha dudado en compararle con Jesucristo, porque ambos "fueron acusados injustamente". Las pruebas, al parecer, hablan por sí solas.

Comentarios