España no es país para escándalos sexuales de políticos

España no es país para escándalos sexuales de políticos

Mientras que en países como Estados Unidos salen numerosos casos de escándalos sexuales, en España los ocurridos en el último siglo se pueden contar con los dedos de la mano. Analizamos las distintas tramas hasta la actualidad.

Política Manu Barrena Manu Barrena 03 Mayo 2016 14:37

Si preguntaras por la calle a cualquier persona anónima si conocen algún escándalo sexual de algún político, ¿qué te contestaría? Seguramente te dirían que ninguno. Alguno quizás hiciera referencia a lo ocurrido entre Bill Clinton y Monica Lewinsky, pero la mayoría ya lo tendría olvidado. He ahí el quid de la cuestión. ¿Cuántos escándalos sexuales con políticos incriminados recuerdas? ¿Hay escándalos sexuales en la política española? Sí, los hay, pero por una u otra razón son, o bien menores que en otros países, o bien mucho menos mediáticos.

Es cuanto menos curioso que mientras en España los casos de corrupción política son innumerables, los casos de políticos relacionados con alguna trama de índole sexual sean tan poco numerosos. Lo contrario ocurre en países como Reino Unido o, sobre todo, Estados Unidos. ¿Tan graves son los escándalos en naciones extranjeras? No hay más que echar un vistazo a los resultados que aparecen en internet para darse cuenta de ello. Hay tal cantidad de escándalos sexuales en los países mencionados que son varias las páginas webs que los recogen en formato de listicle (es decir, un formato entre lista y artículo). Solamente en EEUU hemos llegado a contar más de 70 escándalos de los cuales se tiene constancia de 60 únicamente en el último siglo.

Si nos quedamos en este país, todos recordamos el caso de Bill Clinton y Monica Lewinsky, probablemente el más famoso de la Historia por el enorme revuelo político que generó en 1998, año en el que se produjo. Lewinsky, becaria de la Casa Blanca, le contó a su amiga, Linda Tripp, cómo había tenido relaciones sexuales con el Presidente de los Estados Unidos de aquel entonces. Esta amiga grabó las conversaciones telefónicas y las publicó provocando un terremoto político que llevó a Clinton a tener que asegurar en directo ante las cámaras de televisión que no había tenido relaciones con Lewinsky. Cuando la becaria mostró prendas de ropa manchadas de semen Clinton admitió lo ocurrido. ¿Cómo acabó todo? Con Clinton haciendo cameos en 'Padre de Familia', su mujer como gran favorita para ser la próxima presidenta del país y con Lewinsky repudiada por la sociedad mientras da charlas más que interesantes en TED.

Bill Clinton fue un pillín en los 90

A pesar de su fama, el 'Caso Lewinsky' no fue el único que ocurrió en Estados Unidos, país que ha vivido múltiples escándalos en las últimas décadas. Uno de los más recientes ocurrió en 2011, cuando el congresista demócrata Anthony Weiner envió una foto suya en calzoncillos por Twitter a una joven de 21 años (por privado, suponemos). Tras la revelación de las fotos, admitió que lo había hecho con otras seis chicas. El caso no acabó ahí. Una vez dimitió de su cargo, Wiener siguió haciendo lo mismo con un pseudónimo, Carlos Danger, hasta que le volvieron a pillar en 2013. El puto amo.

Otros casos muy sonados en el país norteamericano fueron los de John Edwards o Eliot Spitzer. Mientras el primero, candidato a la vicepresidencia en 2000 junto a Al Gore, fue declarado inocente de destinar fondos de la campaña electoral a ocultar su relación extramarital mientras su mujer estaba enferma, el segundo gastó más de 80.000 dólares en prostitutas mientras era gobernador de Nueva York.

John Sewel, pecando con estilazo "John Sewel, pecando con estilazo"

Reino Unido es otro de los países cuyos casos de escándalos sexuales se cuentan por decenas. El más llamativo ocurrió en verano de 2015 cuando el político británico Lord John Sewel fue pillado por un diario sensacionalista esnifando cocaína en sujetador y en compañía de varias prostitutas. Porque ya que te pones a pecar, hazlo todo de una tacada. Otro caso de gran relevancia en Reino Unido ocurrió en la década de los 60, cuando el Secretario de Estado para la Guerra, John Profumo, tuvo que admitir su affair con una modelo de 19 años. La polémica llegó cuando se descubrió que la chica también mantenía un romance con un capitán de la marina soviética al mismo tiempo que con Profumo en plena Guerra Fría.

Pero Reino Unido no es el único país de Europa en tener escándalos sexuales. Muy sonados son los casos de Dominique Strauss-Kahn en Francia, que fue acusado por una asistenta de un hotel de Nueva York de haber abusado de ella con violencia, o el de Silvio Berlusconi en Italia en el conocidísimo 'Caso Ruby' que incluía prostitución, orgías y relaciones sexuales con una menor (la susodicha Ruby).

¿Y en España qué?

En España ha habido casos, pero no tan llamativos ni exagerados como los extranjeros. El más famoso de los últimos años fue el 'Caso Olvido Hormigos'. La concejala del PSOE de Los Yébenes hizo un vídeo erótico para un amante pero acabó filtrándose (según los rumores, por parte de alguien del propio ayuntamiento toledano). Tras una presión mediática sin precedentes en nuestro país, Hormigos terminó borrando su pasado labrándose una nueva identidad como saltadora de trampolín, escritora de novela erótica (no autobiográfica) y archienemiga de Belén Esteban con frases estrella como "Y tú tómate otra cosita, hija".

Aunque, por desgracia, otros casos no han llegado a tantas portadas ni tantos programas como el anterior. Nos referimos, por ejemplo, a la trama que salpicó a Manuel Baltar, presidente de la diputación de Ourense, quien supuestamente ofreció un puesto fijo a una trabajadora a cambio de tener relaciones sexuales con él en 2010. La mujer denunció los hechos el pasado mes de octubre con la grabación de  varias conversaciones como prueba de ello pero a día de hoy el juicio no ha llegado a ningún término.

Olvido Hormigos vivió una auténtica noche toledana. ¿Lo pilláis? "Olvido Hormigos vivió una auténtica noche toledana. ¿Lo pilláis?"

Podríamos tirar de Historia para descubrir más escándalos sexuales nacionales. En este aspecto la familia real se lleva la palma. La reina Isabel II tuvo muchísimos amantes durante su reinado de los cuales se tiene constancia de hasta 12 embarazos, la mayoría no legítimos. Por no hablar de la existencia de Corinna, supuesta amante del rey emérito Juan Carlos I. Pero a pesar de ello, los escándalos sexuales en nuestro país no tienen tanto calado como en el resto de naciones.

¿Qué tiene España que no tengan el resto de países? Es un misterio. Quizás los casos que ocurren en nuestro país no salen a la luz o simplemente los políticos y figuras de nivel prefieren robar o defraudar dinero público en vez de dejarse llevar por un impulso sexual producto del calentón del momento. Desgraciadamente, el caso de acosos sexuales y extorsiones a escala global sigue sin reducirse a cero.

1 Comentario

  • Más recientes
  • Mejor valorados