Buscar
Usuario

Economía

El Corte Inglés cierra este emblemático centro comercial de cuatro plantas en julio

La firma de grandes almacenes clausura un nuevo centro comercial en su plan de reconversión y reducción de deuda.

El Corte Inglés cierra este emblemático centro comercial de cuatro plantas en julio El Corte Inglés cierra este emblemático centro comercial de cuatro plantas en julio

Foto: CC | Wikimedia Commons

El Corte Inglés cerrará durante la primera quincena de julio su centro comercial situado en la Gran Vía, 20 de Bilbao. Se trata de un inmueble de cuatro plantas en el que concentra sus secciones de electrónica, cultura y ocio, informática, papelería y electrónica, con 5.500 cuadrados, que concentrará en su edificio principal, tal y como informa El Correo Vasco.

A partir de la fecha de cierre, la firma de grandes almacenes trasladará a la planta cuarta de su inmueble insignia, situado en las inmediaciones, las mismas secciones. La multinacional Samsung también se sumará al traslado y se espera que la cafetería arrendada siga los pasos. El edificio principal, inaugurado en 1969, vivirá una profunda reestructuración, mientras que el centro comercial anexo será clausurado definitivamente.

El Corte Inglés se hizo con este edificio del número 20 en el año 2002, en una de las principales arterias comerciales de Bilbao, cuando lo adquirió a la británica Marks&Spencer, que abandonó el mercado vasco tras obtener malos resultados después de solo cuatro años de operaciones. La firma de grandes almacenes vendió el inmueble en 2018 por un importe de 40 millones y se mantuvo como inquilino en régimen de alquiler desde entonces, hasta ahora, que finalmente ha optado por desprenderse de él.

La enseña de grandes almacenes asegura que este cierre no tendrá repercusión laboral, ya que los casi 70 empleados que trabajan en el centro comercial ubicado en la Gran Vía, 20 pasarán al edificio central. El objetivo es reducir costes en ladrillo y unificar la oferta comercial en un solo inmueble.

Los tres ejes en los que El Corte Inglés sostiene su reconversión

Los planes de El Corte Inglés para su reconversión se sostienen sobre tres ejes y se han acelerado con la pandemia del coronavirus. Un plan con el que busca reducir su gran deuda acumulada en el pasado y, también, adaptarse a las nuevas tendencias del mercado.

El grupo ha optado hasta ahora por tres formatos para sus centros menos rentables: convertirlos en formatos outlet, transformarlos en centros logísticos o alquilarlos a terceros. En marzo de 2021, el grupo convirtió su centro de Eibar en una 'dark store', un almacén online que da servicio a Vizcaya, Álava y Guipuzkoa. Los outlets se han aplicado en centros como Sevilla Este. En Marbella, por ejemplo, se alquiló a un grupo sueco para que fuera ocupado por oficinas.

Además, la empresa continúa con su plan de desinversiones. Recientemente ha puesto en venta dos centros ubicados en la Puerta del Sol de Madrid, por hasta 200 millones de euros, en el marco de un proyecto con el que aspira a volver a vender activos inmobiliarios por valor de 3.000 millones de euros.

Cierres ejecutados

Hay causas variadas en la ejecución de los cierres, pero especialmente se centran en la necesidad de cortar pérdidas de algunas tiendas y reducir la deuda del grupo, que en el cierre del primer semestre de 2021 estaba en 3.940 millones de euros. Ha habido cierres diversos, como Francesc Macià (Barcelona), Linares (Jaén) o El Tiro (Murcia).

Otros, han sido reconvertidos con diversos formatos. El centro comercial de Arapiles (Madrid), Sevilla Este o Guadalajara, por ejemplo, han abandonado el formato tradicional de gran almacén y ahora cuentan con el formato outlet en el que venden artículos de temporadas pasadas a precios rebajados. Una estrategia del grupo para sacar partido a su stock y llegar a un nicho de mercado mucho más amplio. Estos centros sí mantienen algunos servicios auxiliares del grupo, como el supermercado, el restaurante o la agencia de viajes.

Otro centro, como Eibar, se ha reconvertido en una 'dark store', un almacén centrado únicamente en la venta online y al que no puede acceder el público general. Y queda duda sobre el futuro de Arroyosur (Leganés, Madrid), que iba a ser reconvertido en un centro comercial al uso y cuya reforma quedó paralizada por la pandemia.

Artículos recomendados

Comentarios