Buscar
Usuario

Economía

El Corte Inglés pone en venta estos dos emblemáticos centros comerciales del centro de Madrid

El Corte Inglés anuncia la venta de dos emblemáticos centros ubicados en pleno centro de Madrid en su plan de desinversión de activos inmobiliarios.

El Corte Inglés pone en venta estos dos emblemáticos centros comerciales del centro de Madrid El Corte Inglés pone en venta estos dos emblemáticos centros comerciales del centro de Madrid

Foto: CC | Wikimedia Commons

El Corte Inglés continúa ejecutando su plan de desinversiones inmobiliarias. En este caso, la enseña de grandes almacenes sitúa el foco en la capital, y ha puesto en venta dos inmuebles comerciales en la Puerta del Sol, dentro del conjunto de El Corte Inglés de Preciados, por un valor entre los 150 y los 200 millones de euros, según publica El Confidencial.

Uno de los locales se corresponde con el número 10 de la Puerta del Sol y cuenta con un uso mixto comercial-hostelero. Tiene seis plantas en total y cuenta con 4.853 metros cuadrados. Vende todo tipo de artículos deportivos y cuenta con un restaurante del chef Alberto Chicote (al que internamente conoce como edificio 3). El otro activo comercial, de 1.857 metros cuadrados, se localiza en la calle Maestro Victoria, número 4, y se centra en la venta de artículos para mascotas, así como oficinas (al que internamente bautiza como edificio 4).

Este anuncio de venta se enmarca en la estrategia de desinversiones en activos inmobiliarios que El Corte Inglés ya hizo público a principios de 2021 y que contempla la venta de una treintena de activos por un valor entre los 650 millones de euros y los 700 millones.

El Corte Inglés descarta la venta de la cartera en bloque y su estrategia de desinversión pasa por cerrar ventas individuales. La compañía contará con las principales consultoras, JLL, Savills, Cushman & Wakefield, BNP, Colliers, Knight Frank o Cbre, para que les ayuden a comandar el proceso.

Una cartera variada

Además, El Corte Inglés dejará en manos de Aliseda cerca de cuarenta propiedades de menor valor, una cartera compuesta desde aparcamientos hasta pisos ubicados a lo largo de toda la geografía española, de los que también busca desprenderse.

En marzo de 2021, el consejo de administración de la empresa de grandes almacenes aprobó un plan estratégico para adaptar su red comercial, su plantilla y sus activos a la nueva realidad económica surgida tras la pandemia. Dentro de esta estrategia, la empresa anunció que vendería activos inmobiliarios por 3.000 millones de euros.

Con el capital obtenido de la venta de los activos, la empresa preveía reducir la deuda nueva solicitada por la crisis del coronavirus. El plan se centra en potenciar la venta online, la entrada en nuevos negocios, como los servicios integrales de telefonía y financieros; una reducción de costes a gran escala, reducción de personal y la venta de inmuebles que no tengan uso comercial.

La cartera que puso a la venta hace un año incluía, entre otros, la Torre Titania, antiguo edificio Windsor; naves logísticas, algunos de los seis edificios usados para oficinas propias, incluida la sede central de la calle Hermosilla de Madrid, así como terrenos ubicados en Barcelona, Lisboa, Oporto, Móstoles y Coslada. Otro de los activos de los que se quería deshacer El Corte Inglés es la parcela de 13.000 metros cuadrados situada junto a su gran almacén de Nuevos Ministerios en Madrid.

Cierres ejecutados

Hay causas variadas en la ejecución de los cierres, pero especialmente se centran en la necesidad de cortar pérdidas de algunas tiendas y reducir la deuda del grupo, que en el cierre del primer semestre de 2021 estaba en 3.940 millones de euros. Ha habido cierres diversos, como Francesc Macià (Barcelona), Linares (Jaén) o El Tiro (Murcia).

Otros, han sido reconvertidos con diversos formatos. El centro comercial de Arapiles (Madrid), Sevilla Este o Guadalajara, por ejemplo, han abandonado el formato tradicional de gran almacén y ahora cuentan con el formato outlet en el que venden artículos de temporadas pasadas a precios rebajados. Una estrategia del grupo para sacar partido a su stock y llegar a un nicho de mercado mucho más amplio. Estos centros sí mantienen algunos servicios auxiliares del grupo, como el supermercado, el restaurante o la agencia de viajes.

Otro centro, como Eibar, se ha reconvertido en una 'dark store', un almacén centrado únicamente en la venta online y al que no puede acceder el público general. Y queda duda sobre el futuro de Arroyosur (Leganés, Madrid), que iba a ser reconvertido en un centro comercial al uso y cuya reforma quedó paralizada por la pandemia.

Artículos recomendados

1 Comentario

  • Más recientes
  • Mejor valorados