La educación musulmana se abre paso en España con un centro en Valencia y otro en San Sebastián

La educación musulmana se abre paso en España con un centro en Valencia y otro en San Sebastián

La religión católica no sería, así, la única en tener sus escuelas privadas en España si saliesen adelante estos proyectos planeados en Valencia y en San Sebastián.

Vida Maribel Baena Maribel Baena 27 Septiembre 2016 11:44

España, históricamente, se ha enorgullecido en multitud de ocasiones por su diversidad religiosa y por ser un punto de encuentro entre culturas. Ahora tiene, de nuevo, la oportunidad de demostrarlo, siendo uno de los primeros países en Europa en permitir que se instaure un colegio islámico.

La Federación Islámica en España, Convivencia e Integración (Fieci) es la organización que se está encargando de impulsar este centro, donde se impartirían clases desde preescolar hasta bachillerato. El proyecto se situaría en Valencia; es más, los promotores han invertido ya unos dos millones de euros, comprando así las instalaciones. Se trata de unas antiguas infraestructuras dedicadas a la industria, que disponen de 28.927 metros de superficie y unos 8.300 metros construidos. La situación geográfica es bastante buena, estando a tan solo 15 minutos del centro de Valencia.

El 95% de los niños musulmanes no tiene la oportunidad de estudiar su religión "El 95% de los niños musulmanes no tiene la oportunidad de estudiar su religión"

Se impartirían exactamente las mismas materias que en cualquier otro colegio; la única diferencia sería que, en lugar de impartirse religión católica (como se hace en cualquier colegio, tanto privado como público, aunque tienen la opción de cambiarla por alternativa), los alumnos estudiarían la religión musulmana. De esta forma, aquellos que se consideren a sí mismos musulmanes tendrán la libertad de educar a sus hijos en la fe islámica, algo que ya pueden hacer los católicos y los cristianos con sus pequeños.

El presidente de Fieci, Faouzi ben Messaoud, se ha encargado ya de desmentir su relación con Hermanos Musulmanes, una organización internacional que tanto Egipto como Arabia Saudí han declarado terrorista (aunque en Reino Unido aún no se ha prohibido). Y es que, a raíz de haber salido a la luz el proyecto, han sido muchos los que han tratado de mostrar una alianza entre ambas organizaciones. "No tenemos nada que ver con Hermanos Musulmanes", declaraba Faouzi en una conversación telefónica con el diario El Confidencial.

Los tres principales directivos de Fieci pertenecen a la Liga Islámica para el Diálogo y la Convivencia en España, una asociación que, al parecer, podría encargarse de coordinar la presencia de Hermanos Musulmanes en España. Es por eso que se señala un vínculo entre ellos, y es aquí donde aparece el temor de la tendencia que pudieran darle a la educación islámica en este centro.

El proyecto se encuentra aún falto de subvención "El proyecto se encuentra aún falto de subvención"

Pese a que ya cuentan con una inversión previa importante, todavía necesitan fondos para terminar de llevar a cabo su proyecto. "Esperábamos donaciones de Arabia Saudí, Qatar y Kuwait, pero ese dinero no llega. La prioridad de esos países ahora es ayudar a Siria, Yemen...", explica el presidente de la fundación. Les está costando bastante trabajo mantener las instalaciones y, de no poder hacerlo, tendrían que venderlas. Pero eso no hará que cejen en su empeño de luchar por crear un centro de educación islámica en España. "Seguiríamos adelante, y buscaríamos otro suelo", señala Faouzi.

La primera universidad islámica en España podría abrir en Donosti

Por otro lado, no es el único movimiento de este tipo que se está dando en España para hacer que la libertad religiosa sea una realidad finalmente. En San Sebastián se creará la primera universidad islámica de España, impulsada por el movimiento marroquí Justicia y Espiritualidad. Las clases se impartirán por Internet pero tendrá una sede en la localidad vasca, según informa El Mundo. El único objetivo de esta Universidad es acercar el islam a todos aquellos musulmanes europeos que así lo decidan, centrándose en el grado de Ciencias Islámicas y Lengua Árabe y un segundo ciclo de Ciencia Forense y Árabe.

Como todas las universidades, exigen para entrar a estudiar el grado unos estudios de bachillerato, así como unos estudios de grado o licenciatura para poder cursar el doctorado en Ciencia Forense y Árabe. 

La universidad está ligada a la Universidad Islámica de Minesota y tiene presencia en Alemania, Francia e Italia. Desde el primer momento ya han señalado que son totalmente opuestos al salafismo, que es la postura que defiende el yihadismo. No obstante, el responsable del centro a nivel europeo, Rachid Boutarbouch, ha sido acusado de apoyar el terrorismo por tener una posición destacada a la cabeza de Justicia y Espiritualidad. Este grupo es definido por el IEEE (Instituto de Estudios Estratégicos) como un "movimiento islamista considerado ilegal, aunque tolerado".

Los centros musulmanes se enfrentan a los fantasmas del terrorismo "Los centros musulmanes se enfrentan a los fantasmas del terrorismo"

Con respecto a esto se ha mencionado el director de los estudios aquí en España, Badar Hijira. Insiste en que el objetivo del centro no está, en absoluto, relacionado con imponer lecturas extremas del islam. "Se busca el fomento del diálogo y la convivencia entre distintas culturas", ha explicado. Además, ha añadido que lo que pretenden abrir es un espacio "muy amplio para que los jóvenes musulmanes reciban estudios, aprendizaje y formación mejor de la que pueden tener en Internet, donde existen lecturas extremas que no sabemos de dónde provienen".

Desde el propio centro ya han reconocido que han recibido muchas llamadas de alumnos interesados por los cursos, pese a tratarse de un curso oficializado por la Universidad Islámica de Minesota en lugar de por la Aneca (Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación).

La libertad religiosa es uno de los fundamentos de nuestra Constitución, como así lo señala el artículo 16 de la misma. Los proyectos que se están planteando se sitúan en esta línea, en la de permitir que los musulmanes estudien más su religión y tengan un espacio en el que poder hacerlo abiertamente. Poco difiere esto de los colegios católicos a los que estamos ya tan acostumbrados; la única diferencia sería, pues, la religión que se imparte en el colegio.

Comentarios