Varios alumnos de la Universidad de Sevilla denuncian presiones tras protestar ante una conferencia machista

Varios alumnos de la Universidad de Sevilla denuncian presiones tras protestar ante una conferencia machista

"Varias compañeras de diferentes colectivos juveniles están siendo señaladas y condenadas", ha asegurado el sindicato estudiantil 'Jaleo'.

Noticias Adrián Parrondo Adrián Parrondo 02 Marzo 2017 17:39

El título de la conferencia hacía presagiar que la polémica iba a estar servida: "El género: ¿liberación o imposición?". La ponencia iba a estar presidida por Fátima Azmani, que encabezó las listas del partido -a la derecha del PP- VOX. 

Para garantizar la "neutralidad" del debate, entre los ponentes se encontraban personalidades de la talla de Alicia V. Rubio Calle, autora del libro 'Cuando nos prohibieron ser mujeres y... os persiguieron por ser hombres: Para entender cómo nos afecta la ideología de género', una persona que considera que "la ideología de género es un negocio".

Imagen del cartel de la polémica conferencia "Imagen del cartel de la polémica conferencia"

Junto a ellas, el colectivo Despierta, que tuiteó mensajes como "la dictadura de lo políticamente correcto", con una foto en la que aparece Susana Díaz con una bandera LGTBI, o "Aborto, ideología de género, manipulación genética... TODO tiene cabida en el concepto integral que nos ofrece la Laudato Sí", en referencia a la segunda encíclica del Papa.

Sin embargo, aún llama más la atención el mensaje que la asociación estudiantil publicó a raíz de la aprobación de la ley LGTBI de Cristina Cifuentes: "Si yo soy un profesor de un colegio y un niño de ocho años que se llama Carlos decide que a partir de hoy se va a llamar Carlota, si no la llamo Carlota puedo ser sancionado por discriminación. Este niño podrá cambiarse de sexo sin ni quiera la autorización de sus padres. Es ridículo y perverso".

Boicot al acto machista celebrado en la Universidad de Sevilla "Boicot al acto machista celebrado en la Universidad de Sevilla"

El acto fue boicoteado por la asociación estudiantil 'Jaleo' que, al igual que Podemos, pidió su cancelación porque "pretendía cuestionar la existencia de violencia machista y las desigualdades de género".  'Voceando por ti, Sevilla', plataforma convocante, llegó a denunciarlo ante la Fiscalía.

Sin embargo, las consecuencias para los estudiantes han continuado: "Durante las últimas semanas, compañeras de diferentes colectivos juveniles están siendo señaladas y condenadas por lo ocurrido el pasado jueves, día en el que se rechazaba de manera pública un acto de carácter machista y LGTBIfóbo".

Para protestar ante esta situación, el colectivo ha convocado una movilización para el próximo día 7 de marzo a las 19 horas en el patio de la Facultad de Derecho de la Universidad.

Un catédratico polémico

El nombre de Francisco José Contreras no es ampliamente conocido, pero este catedrático de Derecho ha sido señalado por los alumnos de manera directa. Al parecer, "coaccionó a los estudiantes de su asignatura para que asistieran" al acto organizado en la Universidad. 

Contreras ha publicado en Twitter mensajes como "trasngenerar (hormonar y operar) daña a los niños: hay evidencia médica y hay que protegerlos", ha apoyado manifiestamente el autobús tranfóbico de Hazte Oír y ha denunciado que vamos hacia una "dictadura LGTB en la que se insulta y amenaza al que discrepa".

Mientras tanto, el colectivo 'Jaleo' ha mostrado su "más absoluto apoyo a las compañeras que consiguieron parar dicho acto", que pueden enfrentarse a consecuencias penales en el caso de que la denuncia prospere.

Una universidad envuelta en la polémica

Fachada de la Universidad de Sevilla "Fachada de la Universidad de Sevilla"

Lo cierto es que la Universidad de Sevilla se ha visto envuelta en la polémica de forma constante durante los últimos meses. Por ejemplo, el caso del catedrático Santiago Romero Granados, que acosó sexualmente a tres profesoras entre los años 2006 y 2010 y que, según 'Jaleo', "fue premiado con un año sabático en 2012 manteniendo su sueldo y privilegios".

O el caso de la supervisora del servicio de limpieza que enchufó a 22 familiares en el servicio. Si no los contrataba, ella podría rescindir los contratos, por lo que el abuso de poder era más que evidente.

Otro de los casos vino a raíz de una profesora de Historia, envuelta en un grave caso de plagio que hizo que varias revistas especializadas terminasen por retirar sus artículos. El plagio no ha supuesto ningún problema para la profesora que continúa sin problema en su cargo.

1 Comentario

  • Más recientes
  • Mejor valorados