Rusia vuelve a la carga: Así es su curioso (y doloroso) concurso de bofetadas

Rusia vuelve a la carga: Así es su curioso (y doloroso) concurso de bofetadas

Forma parte de una competición llamada Siberian Power Show. El ganador ha sido un hombre que pesa 168 kilos.

Vida Chris P. Solórzano Chris P. Solórzano 23 Marzo 2019 09:41

La ciudad de Krasnoyarsk ha sido la sede de la competición de culturismo Siberian Power Show. En la edición de 2019 se ha añadido una competición nueva a la exhibición, el concurso de bofetadas. El ganador ha sido un tal Vasili Kamotoski, un hombre oso con mucho pelo y 168 kilogramos de peso.

Ya lo dijó Sean Connery en 'Los Inmortales', y es que "solo puede quedar uno". Esta es la premisa con la que se inician los combates de la curiosa competición. No exageramos al afirmar que uno de los dos contrincantes tiene que estar KO para proclamar un ganador, sino, podéis ver el video a partir del minuto 6:00. Ahí observamos al campeón propinarle un tremendo guantazo al pobre desgraciado que tiene delante. La potencia del golpe deja sin conocimiento al aspirante, ya que tienen que agarrarlo rápidamente para que no se caiga al suelo.

Deportes de alto nivel (de absurdez)

¿Alguien podría imaginar un deporte más estúpido que liarse galletas hasta quedar inconsciente? Lo cierto es que en el mundo podemos encontrar una gran cantidad de prácticas "deportivas", si se les puede llamar así, en las que Harry y Lloyd ('Dos tontos muy tontos') podrían llegar a ser campeones mundiales si se lo propusieran.

1 Baloncesto sobre burro

¿Aquí contrán pasos tmabién? "¿Aquí contrán pasos tmabién?"

Sorprende saber que fue inventado en Estados Unidos en los años 30, durante la Gran Depresión. A día de hoy sigue siendo muy popular en algunas regiones del país. En las competiciones se juega 5 contra 5 y los partidos duran 40 minutos.

2 Planchado extremo

Se prodía probar a hacer canto tiroles a la vez que este deporte "Se prodía probar a hacer canto tiroles a la vez que este deporte"

¿Imagináis planchar al borde de un acantilado? Pues esto se le ocurrió a Phil Shaw. Al parecer este señor llego a casa una tarde y como tenía mucho que planchar decidió ir hasta lo alto de un acantilado y ponerse a hacerlo ahí mismo. Imaginamos que la plancha no era eléctrica.

3 "Encantamiento" de gusanos

Alguien deberia enseñar esto a Timón y Pumba "Alguien deberia enseñar esto a Timón y Pumba"

¿Se le habrá ocurrido esto a Cesar Millan ('El encantador de perros') alguna vez? Si no lo ha intentado seguro que está perdiendo tiempo y dinero. Ya en los 80, los británicos, decidieron ayudarse de un rastrillo que introducen en la tierra y golpearlo con una varilla metálica. El objetivo es simple, gana quien consiga sacar más anélidos a la superficie.

Comentarios