Buscar
Usuario

Vida

Cierra un convento al mes por falta de vocación: la Iglesia pierde fieles

La pérdida de fieles está provocando que los convento se vean abocados al cierre.

La pérdida de fieles en España se hace poco a poco más palpable: en el año 2016, al menos cerró un convento al mes por falta de vocaciones. Y los datos no son esperanzadores, ya que la oleada de cierres se está incrementando con el paso del tiempo, sobre todo en los últimos seis meses.

La prueba más evidente de este cierre de conventos llega con los siguientes datos proporcionados por el instituto pontificio Claune: al menos 88 monasterios de clausura han desaparecido entre 2007 y 2016, mientras que se han perdido 4.675 personas entregadas a su funcionamiento.

Además, las personas que están dedicando su vida a la Iglesia católica están aumentando su edad media con el consiguiente problema: los jóvenes no les sustituyen. Si estos datos continúan, el futuro del catolicismo podría correr peligro en España.

"Es normal que nos tengamos que ir. Cada vez somos menos y más mayores. Si miras hacia adelante, todos se van muriendo y si miras hacia atrás, nadie te pisa los talones", ha relatado José Luis de Cruz, un religioso del convento del Carmen en Guadalajara, a punto de cerrar, en declaraciones al diario ABC.

El Convento del Carmen en Guadalajara tiene previsto cerrar sus puertas en los próximos días "El Convento del Carmen en Guadalajara tiene previsto cerrar sus puertas en los próximos días"

Con los conventos cerrados, los religiosos están empezando a buscar una nueva vida para estos edificios, que en muchas ocasiones tienen un importante valor histórico y arquitectónico. En el caso del convento del Carmen, la idea inicial es la de ceder el conjunto a una persona que se comprometa a su correcta conservación, pero los religiosos están abiertos a escuchar otro tipo de propuestas. Su única intención: que el convento en el que han estado practicando su religión durante años no quede en ruinas.

Mientras la pérdida de poder e influencia de la Iglesia continúa, crecen algunas voces dentro de la institución que piden dar mayor protagonismo a los laicos o favorecer la llegada de religiosos extranjeros en etapa de formación. 

El problema que vive actualmente la Iglesia católica se basa en su falta de conexión con la ciudadanía, que hace mucho tiempo que superó algunos debates como el del aborto o el matrimonio homosexual. En una época en la que la gente pide un cambio, una renovación; la Iglesia se mantiene firme, y eso genera rechazo.

A pesar de todo, el 70% de los españoles se declara católico, aunque el número de ateos continúa creciendo, en un país que antaño llegó a ser reconocido como uno de los mayores estandartes de la religión católica. Poco queda ya de aquella España.

La Conferencia Episcopal, mientras tanto, asegura que está trabajando para conocer mejor la situación de la religión en España y tomar una decisión con la que trabajar durante los próximos años.

Comentarios