Los casi-padres de nuestra TV

Los casi-padres de nuestra TV

Los padres tienen su día y toda vuestra atención pero los casi-padres también lo merecen.

Televisión Alba Cordero Alba Cordero 06 Abril 2015 14:05

El día del Padre, aparte de para que todos subáis fotos con vuestro progenitor a las redes sociales que nunca va a ver porque pasa del "tuister ese", sirve para que se hagan todos los rankings posibles de cosas relacionadas con la paternidad. Nosotros no hemos querido ser menos, pero a quienes hemos querido recordar esta vez es a los casi-padres de la ficción televisiva de nuestro país. A los que han sufrido con tantos "cari, no me baja la regla desde hace dos meses". A los que le han dicho "sí, claro que es tuyo". A los que han tenido que criar a un retoño que no es de su sangre. A todos ellos, feliz día (totalmente aleatorio) del casi-padre.

Roberto de 'Aquí no hay quien viva'

En un capítulo de la primera temporada Lucía tiene una nueva asistenta cotilla y un retraso. De la regla, quiero decir. Y como mantener un secreto en Desengaño 21 era más difícil que hacer que Marisa dejase de fumar, la noticia corrió como la pólvora por los rellanos gracias a Paqui, la asistenta. Como suele pasar, Roberto fue el último en enterarse. Pero tras un desmayo sin importancia y el correspondiente test de embarazo, todo quedó en un susto. Paloma y las Supernenas se encargaron de confirmarlo revolviendo en la basura hasta encontrar el maldito test. Moraleja: si no te viene la regla, te lo callas. Que luego mira lo que pasa.

Roberto en Desengaño 21 "Roberto en Desengaño 21"

Emilio de 'Aquí no hay quien viva'

'Aquí no hay quien viva' es, probablemente, la serie con más casi-padres de la historia mundial. Emilio fue casi-padre-postizo con Rocío en la segunda temporada, cuando se llevaba al hijo de ésta de cuatro años a jugar al parque, como todo buen progenitor. Pero fue con Belén cuando casi tiene que ponerse a mirar catálogos de cunas. Emilio y Belén estuvieron las cinco temporadas cortando, volviendo, cortando otra vez, ahora sí pero no, ahora no pero sí, y así hasta el fin de la serie. Nuestros Rachel y Ross patrios. Y claro, en una de esas, la alerta de embarazo tenía que llegar. Belén había dejado de tomar la píldora, en la farmacia no le dieron la pastilla del día después, ella no quería hacerse la prueba y Emilio sufría (como Geno). Al final, a las chicas se les ocurrió la maravillosa idea de que se hiciese la prueba alguien que no estuviese embarazada y así Emilio se quedase tranquilo, y se lo pidieron a Alba, la cuñada de Lucía. El girazo de guión resultó ser que Alba si esperaba un bebé, cuyo padre era Carlos, pero que más tarde Lucía intentaría hacer creer a Diego, su hermano, que el niño era suyo, y...bueno, os doy diez minutos para que os toméis un Frenadol. Moraleja: sabes que vas a volver con tu ex, así que no dejes de tomar la píldora, anda.

Emilio y Belén reconciliándose por 35264 vez "Emilio y Belén reconciliándose por 35264 vez"

Paco de 'Aquí no hay quien viva'

En la tercera temporada, un brote de amor y bodas por conveniencia sacude la comunidad. Una de ellas es la de Paco con Zaida, una inmigrante embarazadísima, de la cual se enamora y ya nada más conocerla fantasea con criar a su futuro hijo. Sí, Paco quería ser casi-padre. Una especie en extinción. Probablemente no pensase igual cuando su novia Lourdes (esa mujer que ansiábamos conocer para comprobar si era tan fea como decían) fingió un embarazo para hacerle pasar por el altar. Moraleja: no seas Paco.

En serio, no seas Paco "En serio, no seas Paco"

Yago de 'Aquí no hay quien viva'

Ya os había avisado de la cantidad de casi-padres que ha dado esta serie. Yago apareció en la cuarta temporada para darle vida al nuevo novio reivindicativo de Lucía, la pija, renombrada por Carlos a partir de ese momento como la pijipi. Con la marcha de María Adánez a Yago había que darle una nueva trama, y esa fue ser el padre-de-mentira de la hija de Natalia. Esto hizo que tanto él como la hija de los Cuesta se convirtieran en un coñazo bastante importante. Moraleja: nunca te líes con una madre de alquiler. O sea, con una mujer con vientre de alquiler, no con una señora que tenga tres hijos y la hayas alquilado para sabe dios el qué, degenerado.

Natalia, Yago y la futura Yamilei "Natalia, Yago y la futura Yamilei"

Alberto de 'Al salir de clase'

El drama de compaginar un "no me viene la regla" con los exámenes de recuperación de septiembre es muy duro, y si no que se lo digan a Carlota y Alberto. Al salir de clase empezó para ellos empezó así, movidito. Y es que claro, ellos no eran como Íñigo, que tenía su casa propia y una libertad loca para hacer cosas, y tenían que aprovechar los ratos libres que el local de ensayo del grupo de Alberto quedaba libre. Y luego claro, con las prisas pasa lo que pasa. Moraleja: céntrate en estudiar y déjate de folleteos, por favor. (Fdo: tu madre)

Alberto y Carlota "Alberto y Carlota"

Leo de 'La que se avecina'

El pobre Leo es el más pringado de Mirador de Montepinar. Bueno, por detrás de Amador. Y de Enrique. Reestructuro: el pobre Leo es el casi-padre más pringado de Montepinar... por detrás de Amador con Ojos de pollo. BUENO, DA IGUAL. Es un pringado, y ya está. Nines le hizo creer que el bebé que esperaba era suyo, cuando en realidad sólo ejercía de vientre de alquiler de Antonio Recio. Más adelante, Estela Reynolds quiso ser madre y Leo era el candidato perfectamente pringado para ello. Resultó que fue un embarazo psicológico, así que podría decirse que Leo fue un casi-padre psicológico. Moraleja: es mucho mejor ser single.

Leo enfadado al ver que no eres single "Leo enfadado al ver que no eres single"

Andrés de 'Gran Hotel'

El personaje interpretado por Llorenç González era, con diferencia, el más buenazo y adorable de todo el Gran Hotel. Esto hizo que muchos se aprovecharan de él, sobre todo Belén, la mala malísima interpretada por Marta Larralde. Belén se había quedado embarazada de Diego, el prometido de Alicia, el cual pasaba de tener algún tipo de interés sobre su futuro hijo, por lo que Andrés, que estaba enamorado de ella hasta el punto de que si hubiese tenido una agenda probablemente hubiese llenado sus páginas de "Andrés <3 Belén", decidió que él haría el papel de padre. Les salió regular (esto es súper spoiler, pero si ya has llegado hasta aquí, qué más te da), porque resultó que Belén esperaba gemelos y uno se lo quedaron Sofía y Alfredo y el otro murió al poquito de nacer. Moraleja: si tu madre te dice que no te fíes de esa chica, como hacía Concha Velasco en Gran Hotel, hazle caso, coño, que es tu madre y sabe mucho más que tú de mujeres y de la vida.

Andrés loves bebé "Andrés loves bebé"

Luisma de 'Aída'

Nada más pisar Esperanza Sur, la Macu puso el ojo en Luisma. Él pasaba muchísimo de ella, hasta que un día la sobrina de Mauricio lo emborrachó y claro, bombo que te crió. Macu consiguió que Luisma se hiciese cargo de su hijo, casarse con él... Lo que no consiguió es que Luisito se pareciese más al hermano de Aída que a Eto'o. Moraleja: si tú eres blanco, la madre del niño es blanca, y el niño sale negro, desconfía. Hay algo que no cuadra. Moraleja 2: nunca dejes que la Macu te invite a copas.

Luisma, Macu y el pequeño Luisito "Luisma, Macu y el pequeño Luisito"

Mateo de 'Velvet'

Fue el bombazo final de la primera temporada de Clara y Mateo: el clásico "no me ha bajado la regla". Nos tuvieron en vilo hasta que comenzó la segunda temporada, y a Mateo le dio tiempo a llegar a plantearse pedirle matrimonio a Clara con más miedo que felicidad, porque claro, son los años 50 y a dónde van con un bebé sin pasar por el altar. Pero todo quedó en una falsa alarma y el suspiro de alivio de Mateito se pudo oír en todo Madrid. Moraleja: si hay posibilidades de que tu novia esté embarazada, espérate a confirmarlo para comprar un anillo. Que gastar por gastar es una tontería.

Clara y Mateo "Clara y Mateo"

Y tú, ¿qué casi-padres televisivos recuerdas?

Comentarios