Buscar
Usuario

Noticias

El 'caníbal de Ventas' confesó a la Policía que se comió a su madre "cocinada y en crudo"

El 'caníbal de Ventas' ha acudido al juicio con jurado, donde varios agentes han declarado lo que vieron el día que descubrieron el crimen.

El 'caníbal de Ventas' confesó a la Policía que se comió a su madre "cocinada y en crudo" El 'caníbal de Ventas' confesó a la Policía que se comió a su madre "cocinada y en crudo"

Foto: Redes Sociales

Alberto S.G., también conocido como el 'caníbal de Ventas', está siendo juzgado como el presunto asesino de su madre, a quien troceó y comió parte de su cuerpo, según contó a los agentes de Policía. Algunos restos del cadáver también se los dio a su perro.

Los policías lo han confesado así en el segundo día de juicio con jurado que se ha celebrado en la Audiencia Provincial de Madrid. El caníbal, de 28 años, aseguró a los agentes que no se arrepentía de nada porque su madre "le hacía la vida imposible".

La escena del crimen

Gracias a la llamada de una amiga de la madre que llevaba días sin saber nada de ella, la Policía acudió al domicilio donde convivía con su hijo para comprobar que todo fuera bien. Al llegar a la casa, situada en el barrio madrileño de La Guindalera, los agentes vieron una gran cantidad de restos humanos esparcidos.

Algunos de los restos estaban en recipientes de plástico, otros cocinándose, o esparcidos por toda la vivienda. La cabeza de la mujer estaba sobre la cama de su dormitorio, donde estaba también el corazón, junto a un tenedor. El acusado contó en ese momento a la Policía que se había comido a parte de su madre, y que también le había dado a su perro, después de asfixiarla.

El subinspector de Homicidios hizo luego la inspección ocular de la vivienda y detalló que en el baño había un cuchillo y varios restos de masa corporal, mientras que en la cocina hallaron varios huesos que parecían costillas, una membrana que parecía un diafragma y, dentro de una cazuela, una bolsa de plástico con un trozo de carne con un hueso que parecía ser un muslo.

Actitud pasiva del acusado

Los agentes han destacado en el juicio la actitud del joven, que no parecía arrepentirse de lo sucedido y que era "tremendamente tranquila" mientras lo llevaban a la comisaría de Tetuán. Solo mostró preocupación por el perro<, preguntando que "qué le iba a pasar al animal". El acusado lleva en prisión preventiva desde febrero de 2019, cuando la Policía descubrió el delito. El Fiscal pide una pena de quince años de cárcel por un delito de homicidio y cinco meses por profanación de cadáveres.

Alberto S.G. ha dicho en el juicio que no recuerda haber quitado la vida a su madre, ni descuartizarla ni comer sus trozos, aunque sí que ha declarado que escuchaba voces que le decían que la matara. La madre tenía puesta una orden de alejamiento a su hijo, aunque la incumplía constantemente. Los vecinos llamaban muchas veces a la Policía cuando escuchaban las discusiones en el piso.

Artículos recomendados

Comentarios