Buscar
Usuario

Noticias

Vuelven a retrasar una operación urgente a una paciente de 27 años de cáncer en Jaén: "No pueden dejarme morir"

La joven denuncia que la saturación del sistema sanitario por la pandemia ha provocado el abandono de intervenciones urgentes.

Vuelven a retrasar una operación urgente a una paciente de 27 años de cáncer en Jaén: "No pueden dejarme morir" Vuelven a retrasar una operación urgente a una paciente de 27 años de cáncer en Jaén: "No pueden dejarme morir"

Patricia Rus Torrejón, una joven madrileña de 27 años, fue diagnosticada con cáncer de mama en el mes de marzo, solo una semana antes de que España entrara en el estado de alarma derivado de la pandemia del coronavirus. Desde entonces ha recibido tratamientos de quimioterapia y ahora necesita una operación urgente, pero que se pospone continuamente sin fecha. La joven, desesperada, se ha visto obligada a denunciar su situación en redes sociales: "Con 27 años no estoy dispuesta a que me dejen morir por la pandemia".

En el vídeo que ha difundido a través de Facebook, Rus ha denunciado la deriva de su caso: "Yo fui diagnosticada de cáncer de mama en marzo, una semana antes justo de que entrase el estado de alarma por el Covid. Desde marzo hasta primeros de septiembre he estado con tratamiento de quimioterapia. Unos días antes de que terminase la última sesión de quimio mi oncólogo determinó el empezar a solicitar las pruebas pertinentes para poder hacer la revisión del preoperatorio".

La joven relata que a partir de entonces ha sufrido una completa desatención, ya que la intervención que es vital para su tratamiento se mantiene sin fecha: "Me dijeron que después de la quimioterapia suelen dejar un mes o mes y medio de descanso para después poder entrar a quirófano. Estamos en noviembre, cerca de tres meses ya de mi última sesión de quimioterapia. Me han hecho una serie de pruebas: mamografía, ecografía, análisis de sangre, etc., para poder valorar la mejor opción para mi operación, pero a día de hoy sigo sin noticias sobre mi operación. No tengo fecha de operación. No tengo absolutamente nada".

"Con 27 años no estoy dispuesta a que me dejen morir"

La joven se siente abandonada por el sistema sanitario, ya que la intervención continúa programada 'sine die': "A día de hoy el único tratamiento que tengo son las vacunas que me ponen cada 21 días para, presuntamente, controlar el tumor y que no vuelva a crecer".

Todo se debe a la saturación que existe en el sistema por la pandemia, pero la joven no comprende cómo no se endurecen las medidas o se refuerza la sanidad para atender todas las patologías: "La situación del Covid es cada vez más alarmante, pero yo lo siento mucho: no solo hay Covid. Somos miles y miles de pacientes con otro tipo de patologías. Seguimos necesitando atención médica, y en muchos casos necesitamos cirugías urgentes. Necesito poner voz a todos los pacientes que necesitamos cirugías urgentes, porque nuestra vida está en riesgo, y yo lo siento mucho, pero yo con 27 años no estoy dispuesta a que me dejen morir, por un puto Covid".

La joven considera que, al final, se está dejando de lado a determinados pacientes, lo que implica finalmente una especie de triaje duro como el que se aplicaba durante la primera ola: "No es justo que por luchar por una pandemia a otros se les deje morir. Tenemos derechos como ciudadanos, como pacientes. Si nos ponemos a valorar las muertes del Covid con las muertes que hay del cáncer al año, no hay nada de Covid, no hay nada", denuncia entre lágrimas.

Y añade: "En esta situación nadie elige tener que pasar por determinadas enfermedades. Nadie pide 'yo quiero pasar por esto'. Nadie. No hay una lista donde la gente se apunte para padecer una enfermedad. Pero ya que nos toca, porque no nos quedan más cojones de tener que afrontar esto, también tenemos derecho a poder curarnos. No lo veo justo. Y todos los que estamos en esta situación tenemos miedo. Yo soy la primera. Soy la primera que tiene miedo, porque solo tengo 27 años y porque mis ganas de vivir son más fuertes, pero lo único que hacen es ponernos trabas, muros... Tenemos derechos como pacientes: a curarnos, a luchar y a seguir hacia adelante. Y yo lo siento, pero que llegue el vídeo donde tenga que llegar. Quien lo escuche que tenga que escucharlo. Peor no me voy a callar, por mí y por todos los que están pasando por la misma situación que yo".

Artículos recomendados

Comentarios