Buscar
Usuario

Ciencia

Encuentran posibles huellas de vida extraterrestre en Venus

Un equipo de investigadores de la Universidad de Cardiff encuentra en Venus una molécula presente en bacterias que habitan en entornos sin oxígeno.

Encuentran posibles huellas de vida extraterrestre en Venus

Un equipo internacional de astrónomos ha anunciado el descubrimiento de una molécula rara, la fosfina (también conocida como fosfano) en las nubes de la atmósfera de Venus. En la Tierra, este gas solo se presenta de dos maneras: como resultado de la producción industrial o generado por microbios que habitan en entornos carentes de oxígeno. Después de tres años de investigaciones, descartan cualquier origen que no cumpla estos parámetros, al menos con los conocimientos de los que disponemos.

"Cuando tuvimos las primeras señales de fosfina en el espectro de Venus, nos quedamos en shock", ha señalado Jane Greaves, de la Universidad de Cardiff, en Reino Unido.

La posibilidad de que hubiera bacterias en la atmósfera de Venus ya se había planteado recientemente y se había mantenido durante décadas. Este planeta, que en el pasado reunió condiciones similares a las que ahora se disfrutan en la Tierra, mantiene ese mismo escenario en su atmósfera.

La existencia de vida precisaría de varias condiciones: una de ellas se da, la existencia de las nubes altas que por su densidad podrían servir como superficie. La segunda, sobre la que todavía no había constancia, que esta vida contara con una elevadísima tolerancia a la extrema acidez del entorno. La detección de la fosfina representa un gran indicio de que existe este tipo de vida.

Para confirmar el descubrimiento, se han empleado 45 antenas del telescopio 'Atacama Large Milimeter/submilimeter Array (ALMA)' de Chile, un instrumento de mayor sensibilidad al asociado al European Southern Observatory (ESO).

El hallazgo de fosfina podría indicar con solidez la existencia de vida "El hallazgo de fosfina podría indicar con solidez la existencia de vida"

Ambas infraestructuras han colaborado para analizar Venus en longitudes de ondas de aproximadamente un milímetro, mucho más de lo que el ojo humano puede percibir y que solo los telescopios a gran altura pueden detectar eficazmente.

El equipo, compuesto por investigadores británicos, estadounidenses y japoneses, estima que la fosfina se encuentra en pequeñas concentraciones en las nubes del planeta, del rango de 20 moléculas por cada mil millones. En base a ello, realizaron cálculos y simulaciones para determinar si las emisiones podrían provenir de fenómenos naturales no-biológicos.

Organismos muy diferentes y adaptados al entorno

La posibilidad de que haya vida en Venus se refuerzan. Son tres años de investigaciones sobre una zona que en teoría podría reunir condiciones para albergar vida y la presencia de este gas, además en las cantidades en las que se encuentra, se corresponde con las citadas bacterias, organismos que no necesitan oxígeno para vivir.

Clara Sousa, del Massachusetts Institute of Techology (MIT) y participante en el estudio, señala que el hallazgo de la fosfina "es un bonus extra". Y añade: "El descubrimiento plantea muchas preguntas, empezando por cómo los organismos podrían sobrevivir. En la Tierra, algunos microbios pueden aguantar con un 5% de ácido en su entorno. Pero las nubes de Venus están formadas por completo por ácido", destaca.

El equipo considera que el descubrimiento es significativo, puesto que ya han eliminado muchas alternativas como fuentes de fosfina, pero admiten que encontrar esa vida potencial va a costar más trabajo. La temperatura media en las nubes suele rondar los 30ºC, pero el 90% de ácido sulfúrico del que se componen dificulta tanto las operaciones, como la existencia de la citada vida. Al menos, tal y como la conocemos.

Artículos recomendados

Comentarios