Buscar
Usuario

Vida

Teñir el pelo a tu mascota, la última (y peligrosa) moda rechazada por los animalistas

Un tratamiento de este tipo podría suponer importantes daños en la salud del animal.

El anhelo de la sociedad por alcanzar el máximo nivel de extravagancia posible, fomentado sobremanera con la proliferación de las redes sociales, provoca modas que, en un intento por ser diferente y mostrarlo al mundo, pueden acarrear serios problemas de salud.

Todavía es peor cuando se juega con la salud de terceros. En este caso, las mascotas. Durante las últimas semanas, las redes se han inundado de fotos y vídeos de animales domésticos teñidos, como si de peluches se trataran. Lo que de primeras nos puede parecer algo gracioso, entraña numerosos inconvenientes para las mascotas que seguramente desconocen los propios dueños a la hora de tomar la decisión. 

Algunos dueños intentan hasta recrear escenas Disney en sus diseños "Algunos dueños intentan hasta recrear escenas Disney en sus diseños"

Las asociaciones animalistas, en contra

El principal problema son los productos químicos de los tintes. Aunque los hay especiales para animales, no dejan de ser peligrosos, y pueden provocar alergias o intoxicaciones en caso de que se laman la parte teñida. Ingerir sustancias químicas conlleva un serio riesgo para la salud de las mascotas. Un riesgo que no debería asumirse por el mero hecho de cambiar de color su pelo por estética.

Dichos productos químicos esconden también el olor corporal original del animal, una circunstancia fundamental a la hora de relacionarse con otros de su especie. Sin ese olor, al resto le cuesta más acercarse a nuestra mascota. Además, un cambio tan drástico podría también repercutir negativamente en su confianza y personalidad. Por último, hay que hacer referencia al largo y estresante proceso que supone teñir a un animal, que puede convertirse en una experiencia amarga para nuestra mascota. 

Por estos motivos, las asociaciones animalistas se han puesto rápidamente manos a la obra para concienciar a los dueños de los riesgos y erradicar esta moda lo antes posible. Pintar a un perro de azul o a un conejo de verde es más peligroso que divertido.

Artículos recomendados

Comentarios