Esto es todo lo que sucede en tu cuerpo minutos después de tomar una caña de cerveza

Esto es todo lo que sucede en tu cuerpo minutos después de tomar una caña de cerveza

Así actua la cerveza en tu organismo tras tomar una simple caña.

Ciencia Adrián Parrondo Adrián Parrondo 21 Julio 2018 17:57

En pleno veranito, con el calor, no hay nada que pueda apetecer más: sentarte en una terracita y degustar una buena cerveza. ¡Mano de santo!, pensaréis. Pues atended a todo lo que sucede en vuestro cuerpo, porque quizás os guste (o no). Eso sí, no os pongáis como la 'moñoño', porque nadie duda de los malos efectos de una borrachera (y su querida hermana 'simpática': la resaca).

Lo más importante en todo este proceso, es que está condicionado por varios factores. Con independencia de que cada cuerpo es único, sí que hay dos puntos importantes: la edad y el sexo.

Según diversos estudios, tomar una simple caña desencadena una serie de efectos sobre varios puntos importantes de nuestro organismo. Aquí os lo contamos todo con detalle:

1 Ojos

La cerveza produce efectos inmediatos en nuestros ojos "La cerveza produce efectos inmediatos en nuestros ojos"

Aunque no lo parezca, la primera caña ya comienza a desencadenar ciertos procesos en nuestro organismo que pueden tener como objetivo cualquiera de sus componentes. Incluidos los ojos.

Al parecer, la cerveza cuenta con una gran dosis de antioxidantes, que ayudan a combatir los radicales libres que dañan las células del ojo. Todo esto llevaría a reducir el riesgo de cataratas a la mitad, según un estudio. Aunque, a partir de tres cervezas, todo cambia.

2 Sangre

El sistema circulatorio nota los efectos del alcohol de manera inmediata "El sistema circulatorio nota los efectos del alcohol de manera inmediata"

Tras tomar una caña, los niveles de sangre en el organismo comienzan a disminuir ligeramente. Esto puede provocar que nos sintamos algo mareados y hambrientos (bienvenidas esas tapas que tan bien se sirven en algunos sitios de España).

A pesar de todo, el consumo moderado de cerveza puede tener efectos positivos en el aparato circulatorio. Según un estudio de la Journal of Agricultural ad Food Chemistry, la cerveza cuenta con efectos beneficiosos para el corazón gracias a los antioxidantes y las propiedades antiinflamatorias que contiene: "La investigación demostró que en los hombres con enfermedad arterial coronaria, el consumo de una sola cerveza de unos 350 mililitros al día durante un mes ayuda a reducir el riesgo de un ataque al corazón", concluyó el estudio.

3 Vejiga

La cerveza también tiene efectos en nuestra vejiga "La cerveza también tiene efectos en nuestra vejiga"

La cerveza, al igual que el café, son capaces de inhibir las hormonas antidiuréticas. La principal consecuencia de ello es que el organismo dejará de acumular líquidos, aunque se debe tener cuidado para no terminar con deshidratación o pérdida excesiva de electrolitos.

Para conseguir los niveles aconsejables, los expertos recomiendan beber una caña a diario, únicamente. Según un estudio publicado en la American Journal of Epidemiology, conseguiremos reducir en hasta un 40% el riesgo de padecer cálculos renales (es decir, nuestras queridas 'piedras en el riñón').

4 Cerebro

El cerebro se ve afectado por el consumo de cerveza "El cerebro se ve afectado por el consumo de cerveza"

Saludad a la dopamina. Ese arma de hormonas placenteras, con un efecto capaz de que disfrutemos, incluso, de los grandes hits de Leticia Sabater, también entraña riesgos. En el caso que nos ocupa, si no tenemos cuidado, podríamos terminar haciendo el Moonwalk pero en su versión 'partirse los dientes'.

En concreto, la liberación inmediata de esta sustancia provoca que el cerebro identifique esa caña como auténtica fuente de placer. Los centros de recompensa del cerebro te animarán a pedir esa segunda ronda 'y lo que surja'. Mal consejo.

En un primer momento disfrutaremos de la desinhibición, pero luego veremos cómo el equilibrio y la coordinación se resienten. Al menos, disfrutaremos del xantohumol, una sustancia que ayuda a mejorar nuestra función cognitiva y aumentar la capacidad intelectual, según un estudio de la revista Behavioral Brain Reseach.

Comentarios