¿Es tu móvil o es que te alegras al verme? La sorpresa de este policía al cachear a un detenido

¿Es tu móvil o es que te alegras al verme? La sorpresa de este policía al cachear a un detenido

Un policía se lleva una sorpresa al cachear los bolsillos de un detenido, tal y como muestra un vídeo que se ha convertido rápidamente en viral.

Noticias 15 Enero 2016 13:12

¿Quién no ha ido a coger alguna vez el móvil del bolsillo de un amigo y se ha topado con un miembro viril?

Cuando no te lo puedes creer

¿O quién no ha querido desatar el jersey de su compañero de baile que tanto molestaba para juntar cintura con cintura y se ha encontrado con que él ya estaba preparado para pasar a la acción?

Tranquila, tranquila... es mi berga

Y, sobre todo, ¿a quién no le han confundido alguna vez su pene con un arma de destrucción masiva?

Vale, quizás todo esto no le había pasado a nadie (o quizás sí, afortunado cada cual) hasta que le ocurrió a este hombre cuando fue detenido sin camiseta en la recepción de un hotel por una pareja de policías.

Sí, sabemos que esto suena a la descripción de un vídeo de una página porno, pero no, la realidad supera a la ficción una vez más. "Cuidadito, que las manos van al pan" fue lo que debió pensar este hombre mientras era cacheado por un policía. Al parecer, el hombre se habría presentado semidesnudo en la recepción y habría mostrado una actitud conflictiva, acto que llevó a los responsables a avisar a los guardias.

Los policías, por su parte, no se esperaban el regalito de bienvenida con el que los esperaba el hombre. En el vídeo se puede ver cómo el que le cachea se sorprende al palpar su bolsillo izquierdo, previsiblemente en busca de un arma. El guardia toca, toca, palpa, comprueba... y sí, finalmente se da cuenta de que el 'arma' no es otra cosa que una erección del detenido. La expresión de su rostro es un poema.

Quizás el policía no encuentra un arma, pero sí algo igualmente peligroso. Las imágenes se han extendido rápidamente por la red y están desatando todo tipo de reacciones.

Ya sabéis, la próxima vez que os detenga un policía aseguraos de no tener una erección. O no os sorprendáis si una chica os pide que le echéis crema en la playa y os encontráis con una sorpresita.

Comentarios