Adiós, intimidad: Sony patenta una cámara que graba lo que ven tus ojos

Adiós, intimidad: Sony patenta una cámara que graba lo que ven tus ojos

Una cámara alojada en una lente de contacto es el último diseño que Sony ha presentado a patente, con implicaciones éticas y legales evidentes. ¿Diremos adiós a cualquier tipo de intimidad?

Tecnología Xose Llosa Xose Llosa 12 Mayo 2016 15:02

La posibilidad de grabar cualquier cosa que ven nuestros ojos es una idea recurrente en la ciencia ficción, que una y otra vez se ha tratado de trasladar al plano real. Google fue pionera al tratar de introducir el concepto en la tecnología de consumo, con sus fallidas Google Glass. Ahora Sony patenta un dispositivo que iría un paso más allá: unas lentes de contacto con la capacidad de grabar vídeo.

La patente ha sido presentada por la compañía de electrónica, y en el diagrama de la misma se puede ver la complejidad, y a la vez la sencillez, del dispositivo. Aparentemente serán iguales a unas lentes de contacto corrientes, pero en la zona externa del iris incluirán una unidad de procesamiento, una unidad de control, incluso un dispositivo de almacenamiento de minúsculas proporciones, así como un sistema de conexión inalámbrica. De esta forma, la lente podrá tomar imágenes del punto en el que tengamos focalizada la mirada y transmitir esta imagen a un dispositivo externo, como un teléfono, donde se quedaría almacenada. El funcionamiento es similar al que conocemos de otras cámaras, como la Samsung Gear 360, pero en este caso de un tamaño minúsculo.

Increíblemente pequeño "Increíblemente pequeño"

La primera pregunta evidente es el sistema de control, y según el documento de patente este dispositivo se manejaría con parpadeos voluntarios: "Conocemos que el periodo habitual de parpadeo oscila entre 0,2 y 0,4 segundos, y por lo tanto se puede decir que, en caso que el periodo de parpadeo sea superior a 0,5 segundos, es un pestañeo consciente diferente al habitual involuntario".

Sin duda este es un reto tecnológico evidente, pero sobre todo es un reto social. El hecho de que hoy día cada persona lleve una cámara en su teléfono con conexión a internet ha diluido, o transformado, el concepto de intimidad al completo. También, como recuerda Kristin Drogos de la Universidad de Illinois, las tecnología sociales son parte constitutiva de la identidad de las personas en la actualidad. Sin embargo, hoy la cámara es perfectamente visible como parte de un teléfono; el hecho de que la cámara de Sony sea imperceptible a simple vista implica una exposición personal mucho mayor, y también muchísimo más intrusiva.

Un reto social y un choque ético

Esta tecnología también entra en jaque con la legislación sobre privacidad e intimidad de prácticamente cualquier rincón del planeta. En la Constitución Española el artículo 18.4 expresa claramente: "La ley limitará el uso de la informática para garantizar el honor y la intimidad personal y familiar de los ciudadanos y el pleno ejercicio de sus derechos".

Lectura amena y divertida... pero obligada

Más allá de las implicaciones legales y personales, el uso de este tipo de dispositivos también supondría un enorme impacto para el procesamiento de bancos de datos relacionados con el marketing, ya que un vídeo grabado con una lente de contacto representa una muestra experimental y en tiempo real de la percepción y atención de las personas, lo que es información indiscutiblemente codiciada por grandes corporaciones.

Sólo es una patente, y la posibilidad comercial de este dispositivo de Sony es más que incierta, pero si este gadget ansía llegar a los ciclos comerciales, el debate ético y legal será feroz y evidente.

Comentarios