Sexo sintético: la ciencia crea una técnica con la que forzar una explosión demográfica

Sexo sintético: la ciencia crea una técnica con la que forzar una explosión demográfica

El envejecimiento de la sociedad o la despoblación ya tienen una solución: sexo sintético.

Ciencia Adrián Parrondo Adrián Parrondo 07 Noviembre 2017 18:08

Son cuatro letras pero a todos nos atraen como una nevera a un imán. Poneos cómodos, estad bien atentos, acercáos a la pantalla, exprimid todos vuestros sentidos y prestad atención: S-E-X-O.

SEXO

Como habéis comprobado, tenía razón. Es oír la palabra y todo el mundo está pendiente enseguida. Sin embargo, ¿qué tal un sexo 2.0? Es más... ¿Qué tal un sexo tecnológico para llenar todo el planeta con más y más personas?

Eso es lo que propone una nueva ténica llamada 'sexo sintético'. Al igual que sucede con la ropa, el término llega para salvar el envejecimiento de la sociedad y evitar el despoblamiento de territorios (a la conocida como Laponia española le vendría de perlas).

Los experimentos con levaduras han sido todo un éxito "Los experimentos con levaduras han sido todo un éxito"

Esta nueva revolución llega gracias a las levaduras, esos hongos que nos comemos a diario con el pan. Los investigadores de la Universidad de Washington han conseguido, gracias a una revolucionaria tecnología, que los ejemplares de la Saccharomyces cerevisiae (el nombre técnico de la levadura), cambie sus hábitos reproductivos.

En las levaduras, el mundo sexual es mucho más primario. No existen los géneros y todo es mucho más espontáneo, mucho más simple que lo que ocurre, por ejemplo, con los mamíferos. Sin embargo, los científicos consiguieron que los ejemplares tuvieran mayor interés en reproducirse e, incluso, que los más rezagados tomaran la iniciativa. Casi nada.

Solucionar un problema de envejecimiento y repoblar otras especies

El envejecimiento de la población es un problema que afecta especialmente a las sociedades desarrolladas "El envejecimiento de la población es un problema que afecta especialmente a las sociedades desarrolladas"

Con esta premisa, los investigadores ya han elaborado una hoja de ruta con la que pretenden trasladar sus experimentos al resto de seres vivos del planeta. Así, primero se aplicará con las plantas, algo que permitirá que los ejemplares que no podían reproducirse en determinados climas lo consigan. Un peligro, si se tiene en cuenta el daño que han producido el alianto en la Meseta o el eucalipto en Galicia.

Después, se pasará a la ganadería con el fin de que ninguna especie animal se vea abocada a la desaparición. Un ejemplo de ello es el oso panda, que verá cómo aumenta su líbido y permite repoblar el planeta de ejemplares.

Finalmente, la intención es trasladar estos desarrollos a la especie humana de manera que permita resolver el despoblamiento y envejecimiento de muchos países. Entre ellos, España e Italia, donde la tasa de fertilidad de 1,5 no garantiza por ahora el reemplazo generacional.

Comentarios