Practicar sexo gay podría costarte 15 años de cárcel en Michigan

Practicar sexo gay podría costarte 15 años de cárcel en Michigan

Un enmarañado de leyes del estado de Michigan equipara el sexo oral y anal con el sexo con animales y lo castiga hasta con 15 años de prisión.

Vida David Carro David Carro 09 Febrero 2016 10:59

El Senado de Michigan (EEUU) aprobó el pasado 4 de febrero una ley para castigar con hasta 15 años de prisión el bestialismo, es decir, que las personas tengan relaciones sexuales con animales. Hasta ahí, todo correcto.

El problema es que lo que castiga dicha ley es el sexo anal y oral "tanto con humanos como con cualquier animal", haciendo muy difícil para los hombres gays tener relaciones sexuales (básicamente, lo reduce a 'técnicas de trabajos manuales'), por no hablar de que pone al mismo nivel al bestialismo y al sexo homosexual.

Por tanto, técnicamente un hombre podría ser condenado a 15 años de cárcel por acostarse con otro hombre mientras que las parejas heterosexuales tendrían que limitarse al sexo convencional, por decirlo así:

Cualquier persona que cometa el abominable y detestable crimen contra la naturaleza, tanto con humanos como con cualquier animal, es culpable de un delito, castigable con prisión un máximo de 15 años o, si el acusado era un delincuente sexual en el momento de la infracción, con prisión por un tiempo indeterminado de mínimo un día y máximo su vida entera

Pero, ¿dónde pone que el sexo anal está prohibido? No hace falta que esta nueva ley (que, en realidad, es una reforma para endurecerla) lo haga, ya que en Michigan ya hay una ley federal que regula la intimidad de las parejas y establece estos crímenes contra la naturaleza. Un total de nueve estados de EEUU, entre los que se incluye Michigan, prohíben todavía la sodomía, mientras que otros tres se lo prohíben solo a los gays. Qué detalle.

Estados en los que el sexo anal es ilegal "Estados en los que el sexo anal es ilegal"

El tema es que estas leyes federales son inconstitucionales, pues el Tribunal Supremo decretó en 2003 que debían ser eliminadas de las legislaciones. Por tanto, el sexo anal u oral no son algo que se pueda castigar en EEUU, de acuerdo a su Constitución.

Desde que se decretara, los estados han tenido 13 años (y subiendo) para abolir o reformar sus leyes, pero solo dos lo han hecho, Virginia y Montana. Y no solo eso, sino que, como vemos, siguen implementando nuevas leyes que refuerzan sus prohibiciones.

Pero, ¿qué más da que un estado castigue el sexo anal si EEUU no va a permitir llevar a cabo la condena?

Rick Jones, senador de Michigan "Rick Jones, senador de Michigan"

Ese es el argumento esgrimido por el senador de Michigan, Rick Jones, del partido republicano. Según Jones, promover la eliminación de la frase "tanto con humanos" de la ley provocaría un debate sobre la prohibición de la sodomía. ¿Para qué molestarse, si son inconstitucionales igualmente? "Acabaríamos con una gran pelea que no es necesaria porque esas leyes son inconstitucionales", explica Jones, "¿voy a estropear esta ley de perros que todo el mundo quiere? No".

Una vez más se subestima la importancia del lenguaje utilizado: desde luego, por muy prohibido que esté desde organismos superiores, no hace ningún favor a la normalización que las pequeñas leyes, los pequeños detalles, carguen contra determinados colectivos. Por traerlo a España, ¿aceptaríamos que Madrid permitiese los crímenes racistas solo porque España nunca va a ejecutar condenas?

En 2015 fueron detenidos dos hombres por tener relaciones sexuales

El Senado de Michigan "El Senado de Michigan"

En enero de 2015, Ban Ki-Moon, Secretario General de las Naciones Unidas, se mostró "incondicionalmente contrario a la criminalización de la homosexualidad", en referencia a este tipo de leyes en todo el mundo.

Y ya no es una cuestión solo de lenguaje. Amparada en esa ley la policía ha detenido en varias ocasiones a hombres que mantenían relaciones sexuales, la última vez en 2015 a una pareja descubierta en un coche en Louisiana. Por mucho que los cargos hayan sido retirados posteriormente y hayan recibido una disculpa, esas personas han tenido que atravesar una detención y, en algunos casos, un proceso judicial.

Volviendo a Michigan, ya que reformaban una ley para castigar el bestialismo, ¿tanto costaba eliminar una regulación de la intimidad de la gente? Son esos pequeños gestos los que contribuyen a la progresiva normalización en la sociedad, una meta que, a veces, parece una utopía.

Comentarios