Buscar
Usuario

Noticias

Seis meses de cárcel por una doble agresión homófoba en Móstoles

El ex legionario ha aceptado finalmente una pena de cárcel de seis meses y una multa por agredir a dos personas homosexuales en Móstoles en 2020.

Seis meses de cárcel por una doble agresión homófoba en Móstoles

Un ex legionario con varios antecedentes penales ha sido condenado a una pena de seis meses de cárcel por un delito de odio, otro de amenazas y otro por desobediencia a los agentes de la Policía Nacional tras perpetrar una agresión homófoba hace un año y medio en una terraza de la localidad madrileña de Móstoles.

"Puto maricón, os tenían que matar a todos, no sois hombres, sois la vergüenza de este país, soy legionario, cuando os vea por la calle os voy a matar", son algunas de las amenazas e insultos homófobos que sufrieron los dos jóvenes víctimas de la agresión homófoba, según publica la sentencia a la que ha tenido acceso El Diario.

Los hechos tuvieron lugar en la terraza de un bar de la Plaza de Flandes de Móstoles en septiembre de 2020. Los dos jóvenes se encontraban sentados en la terraza y el acusado en el interior del bar. Fue entonces cuando empezó a increpar a a sus víctimas por el único motivo de ser homosexuales, con insultos de corte homófobo: "Maricón, que sois maricones, tenían que ahorcaros a todos". Llegó incluso a escupir en la cara a uno de ellos mientras le espetaba "puto maricón" y "os tenían que matar a todos".

El acusado repitió en varias ocasiones que era legionario y que los agredidos no eran "hombres" y que eran "la vergüenza del país", además de que les iba "a matar" si se los cruzaba por la calle. Fueron los dueños del local quienes llamaron a la Policía y el acusado se encaró con ellos, diciendo que "si iban a defender a unos maricones es que no eran policías". Los testigos presenciales aseguran que tuvieron que llevárselo "en volandas" a comisaría mientras repetía que era legionario y que cuando saliese iba a "coger una escopeta" y pegarles "dos tiros".

El acusado luego negó los hechos durante la investigación y en el juicio se limitó a reconocerlos, pero afirmó que no insulto a las víctimas por su orientación sexual. Aseguró ante los jueces que los jóvenes estaban "haciendo manitas" y que les increpó porque creía que era "una conducta que no procedía en un lugar público", además de que hubiera procedido igual si hubiera visto el mismo comportamiento en una pareja heterosexual. Y asegura que los insultó y amenazó porque estaba borracho.

"Rechazo visceral hacia las relaciones homosexuales"

Sin embargo, la Audiencia Provincial de Madrid no tiene dudas de que el verdadero motivo de su actitud en aquel momento no fue el alcohol o una supuesta falta de respeto por parte de sus víctimas, sino la aversión del acusado a la orientación sexual de los agredidos: "Su falta de inhibición fue fruto de su rechazo visceral hacia las relaciones homosexuales", aseguran los jueces, que añaden que "todo indica que se trató de una reacción de intolerancia por no admitir como normales relaciones de esta naturaleza".

La Audiencia de Madrid se posiciona del lado de la Fiscalía y entiende que el acusado cometió un delito de odio, ya que los actos entrañan "una humillación, menosprecio o descrédito" hacia los dos jóvenes, que tuvieron miedo a volver al mismo local por si se encontraban con el mismo agresor. Además, destacan que no hubo ningún conflicto previo que derivara en tal actitud: "Actuó de manera totalmente gratuita, interfiriendo en una conversación ajena y, cuando el incidente parecía concluido, provocando a uno de los afectados de forma grave y atentatoria contra su dignidad".

Por todo ello, se condena al acusado a seis meses de cárcel (la Fiscalía pedía uno) y una multa de 1.080 euros por un delito de oido, otra multa de 180 euros por un delito leve de amenazas y una tercera multa de 2.166 euros por otro delito de desobediencia grave. La sentencia no ha sido recurrido ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid y ya es firme. Además, se prohíbe al condenado aproximarse a menos de medio kilómetro de las víctimas y se le inhabilita para trabajar en el campo educativo durante tres años y medio.

Artículos recomendados

Contenidos que te pueden interesar