Sandro Marín, el prematuro heredero homófobo y clasista de 'La Mechá'

Sandro Marín, el prematuro heredero homófobo y clasista de 'La Mechá'

El verdadero propietario de Magrudis S.L. es realmente su padre, José Marín, que utilizó a su hijo como tapadera por las deudas con Hacienda.

"Esperemos que quede en nada, cumplimos todos los protocolos y ahora estamos investigando de dónde ha podido venir el problema". Así de contundente se ha mostrado Sandro Marín, el presunto gestor de 'La Mechá', la empresa responsable de la producción de la carne mechada que durante el mes de agosto ha provocado numerosos brotes de listeriosis, dos de ellos mortales. 

Lo hizo antes de embarcarse en un programa de intercambio Erasmus en Polonia con 21 años. Fue hace seis años cuando Sandro, nacido en Sevilla en 1992, fundó 'Magrudis S.L.', la empresa propietaria de la marca 'La Mechá' que actualmente es responsable de más de un centenar de alertas sanitarias por una grave infección alimentaria.

Muchos han puesto en entredicho su dudosa gestión desde que heredó la empresa de las manos de su padre. Cuando esto ocurrió, Marín apenas había comenzado sus estudios universitarios, sin ningún tipo de formación acreditada en la administración de la empresa que acababa de recibir. De hecho, primero cursó Farmacia y después, Económicas. Dos terrenos que se relacionan mucho con el caso de la carne producida por la compañía, infectada con listeriosis.

Allá por el curso escolar que daba comienzo en septiembre de 2015, poco después de haber realizado el cambio de grado universitario en la Universidad Pablo de Olavide, Sandro puso rumbo a la ciudad de Katowice (Polonia). Al menos así lo atestiguan las publicaciones de sus contactos en redes sociales, ya que desde que estallara la polémica en cuestión, el joven bloqueó el acceso a su perfil de Facebook y suprimió su cuenta de Twitter. Todas excepto aquellas que dio 'like', entre las que se incluyen las de la empresa 'La Mechá' o 'Higiene Agroalimentaria S.L.'

Muchos se han preguntado cómo Sandro Marín pudo montar una empresa a tan temprana edad y con solamente un capital social de 3.000 euros. Su padre, José Antonio Marín, fue el que tomó la decisión de colocar a su hijo al frente de la empresa, pues lo usó de "testaferro" cuando él mismo no pudo hacer frente a unas deudas y sanciones acumuladas con Hacienda, tras más de 20 años al mando de tres empresas.

La entrevista que José Marín, propietario real de 'La Mechá', concedió a ABC de Sevilla el pasado 20 de agosto creaba confusión cuando este se identificaba como gerente de 'La Mechá', de la misma manera que lo hacía su hijo en televisión el pasado 16 de agosto.

Se defienden de las acusaciones

Pese al inestable comienzo en su andadura universitaria, quienes lo conocen aseguran que es una persona "muy normal, no llama la atención, pero es muy listo". Por otro lado, afirman que siempre le ha gustado hablar de "política y economía", lo que ahora le traído alguna que otra consecuencia. De esta manera, muchos usuarios no han tardado en reprochar sus comentarios vertidos en redes sociales.

Se llama a sí mismo "especulador", defiende radicalmente el liberalismo y rechaza a la izquierda ideológica o al menos así lo dicta el blog en el que colabora, In Veritate Libertas. Un usuario ha sacado a la luz su presunta homofobia, clasismo y conservadurismo a través de algunos tuits que han desaparecido de la red, pero que él mismo no tardó en captar. 

Pese a que el casposo y rancio perfil biográfico del dueño de Magrudis no tiene nada que ver con el brote, hay quienes lo achacan a su falta de experiencia y profesionalidad. Sin embargo, Marín se ha defendido en Canal Sur afirmando que desde la creación de la empresa nunca habían tenido alertas sanitarias por la contaminación de ningún producto generado en sus fábricas. 

Sin embargo, no paran de salir nuevos detalles relacionados con el caso y, pese a que aún no se conocen los resultados, lo cierto es que la listeriosis ya se ha saldado con la vida de dos personas en Sevilla y casi dos centenares de infectados. Antes de conocer los resultados del análisis, Marín Jr. afirmaba en 'Andalucía Directo' la posición que había tomado la empresa ante los brotes y aseguraba que se mantendrían cautos ante los resultados del examen llevado a cabo en sus instalaciones.

Los resultados obtenidos por el Laboratorio Municipal de Sevilla han revelado que no solo las dos agujas mechadoras, sino que el carro de horneado de la fábrica también ha dado positivo por listeria. Este era uno de los más de diez focos que aún se mantienen en cuarentena dentro de las paralizadas dependencias de Magrudis por la posible presencia de bacterias en todo material empleado en la producción de la carne. 

En una reciente entrevista con el diario ABC, José Marín, que aún figura como gestor de la empresa, se respalda de la noticia asegurando no conocer el origen de la listeria en su carne. "Tenemos un protocolo de limpieza diario, partes de temperatura de los hornos, de todo", explica haciendo mención a la certificación ISO-9001, que así lo avala.

Marín sabe que su empresa sufrirá las consecuencias de la crisis provocada por la infección: "No sé ni lo que me habré gastado en lejía". Quiere que todo pase para "volver a trabajar" y aunque no crea que esto suponga el fin de su empresa, les va a "costar mucho salir de esto". "Todo el mundo sabe como trabajamos y hemos recibido muchas muestras de apoyo", subraya.

A pesar de ser consciente "algunos fracasos empresariales", asegura que es "una persona honrada y honesta" y valora que los resultados del laboratorio podrían estar en lo cierto: "Si encuentran bacterias en un quirófano, cómo no va a haber en mi fábrica". Así lo corroboran fuentes cercanas al empresario: "Ha tenido siempre problemas, pero de tipo económico, nada que ver con todo esto". 

Comentarios