Buscar
Usuario

Noticias

Saltar al campo en la Champions o cómo lograr 4 millones de rentabilidad publicitaria

Kinsey Wolanski irrumpió en el Wanda Metropolitano para promocionar su marca y el impacto publicitario casi llega a los 4 millones de dólares.

Saltar al campo en la Champions o cómo lograr 4 millones de rentabilidad publicitaria

Saltar al campo de fútbol durante un importante partido para llamar la atención con algún trasfondo reivindicativo, político o romántico tiene un nombre: streaking. Esta acción se puso de moda durante los años 60 y 70, pero a día de hoy ya se ha convertido en un mero negocio relacionado con la publicidad de marcas o proyectos más que con la protesta.

El último gran caso de streaking, o al menos el más llamativo, ocurrió en el minuto 17 de la final de la Champions League entre los equipos ingleses del Liverpool y el Tottenham en el estadio Wanda Metropolitano de Madrid. En ese momento una "espontánea" saltó al terreno de juego desde el fondo donde se ubicaban los aficionados del Liverpool, esquivó con ingeniosa habilidad a los vigilantes de seguriad y alcanzó el círculo central. Allí finalmente fue interceptada por dos stewards que la escoltaron hasta la salida por el fondo contrario, donde se encontraban los hinchas del Tottenham. 

Publicidad de un canal de YouTube

Pocos minutos después se identificó a la espontánea y descubrieron que no era de nada eso. Se trataba de Kinsey Wolanski, una joven modelo estadounidense que calculó minuciosamente su polémico gesto. Por unos momentos, todos los millones de espectadores de la final pudieron ver a la joven publicitando su canal de YouTube en  en el que participa junto a su novio Vitaly Zdorovetskiy, donde muestran sus viajes y hacen bromas pesadas.

De hecho, Wolanski aparece en un vídeo del citado canal con el mismo bañador con el que saltó al campo esa misma noche cuando apenas se habían celebrado unos pocos minutos del encuentro y ya se había marcado un gol, el primero del Liverpool. En el bañador se podía leer impresa la marca 'Vitaly Uncensored'. 

El Mundo ha editado un vídeo sobre el happening de Wolanski , y en él se utilizan las imágenes grabadas por Zdorovetskiy desde la grada del Metropolitano, a donde llegó disfrazado, ya que tiene prohibida la entrada a cualquier estadio desde que él mismo irrumpiera en la final del Mundial de Brasil 2014. 

Grandes beneficios económicos

Lo cierto es que la jugada le salió bastante bien a la modelo. La consultora Apex MG Analytics difundió en Twitter sus cálculos: con una audiencia estimada de 300 millones de personas, el impacto publicitario de la acción ascendió a 3,97 millones de dólares. A ellos se les han tenido que restar los 5.000 dólares con los que la UEFA le multó, de modo que el beneficio neto que Wolanski pudo obtener por su acto de rebeldía se quedaría en 3.965.000 dólares. 

La otra gran parte del beneficio obtenido repercutió directamente a su marca, que subió como la espuma y pasó de tener 300.000 seguidores en Instagram a más de 2,5 millones. Pero, por desgracia, no todo le salió bien a la modelo, ya que pocas horas después del evento a Wolanski le hackearon la cuenta de Instagram y en estos momentos sigue cerrada. 

Artículos recomendados

Comentarios