Un restaurante chino ofrece descuentos a mujeres según el tamaño de sus pechos

Un restaurante chino ofrece descuentos a mujeres según el tamaño de sus pechos

El dueño del restaurante asegura que su promoción no es machista porque se puede pedir el descuento a las camareras.

Vida Adrián Parrondo Adrián Parrondo 09 Agosto 2017 11:52

Tras la cafetería vegana que cobraba un impuesto a hombres para denunciar la brecha salarial, llega la contrapartida: el restaurante chino que oferta descuentos para mujeres en función del tamaño de sus pechos.

Esa es la nueva y rocambolesca oferta de este restaurante chino situado en la ciudad de Hangzhou, al este del país asiático, que ha iniciado esta nueva campaña de marketing para promocionar el local... y se le ha ido algo de las manos.

Al parecer, la clientela que se acercaba al establecimiento, situado en el interior de un centro comercial, se mostraba indignada en cuanto observaba el cartel, lo que generó multitud de quejas ante las autoridades.

La campaña con la que han promocionado esta oferta no deja lugar a dudas. Con el eslogan "Toda la ciudad está buscando tetas", incluyen un dibujo estilo manga en el que aparecen siete mujeres de perfil, portando ropa interior, y con variados tamaños de sujetador.

El cartel de la polémica "El cartel de la polémica"

Los precios varían desde 3,5 yuanes (44 céntimos al cambio) para las mujeres que tengan una copa G hasta 9,5 yuanes (1,20 euros). Es decir, si se cuenta con una copa A, la más grande, el precio puede verse rebajado en hasta un 60%.

Sin embargo, las quejas no se han hecho esperar, y consideran que la campaña es "discriminatoria contra las mujeres", y la han calificado como "un anuncio vulgar", tal y como han recogido los medios locales.

Sin embargo, el dueño del establecimiento denuncia que las quejas cuentan con cierta hipocresía, ya que las ventas del local aumentaron en un 20%, la mayoría mujeres, así como ha mejorado el conocimiento de la marca. De eso último no tenemos dudas, sin embargo, parece que no ha mejorado para bien.

El dueño sigue contento y afirma que "algunas mujeres que acudieron al restaurante estaban muy orgullosas y no tenían nada que ocultar". Y asegura que no hay machismo porque el descuento se puede pedir a las camareras en vez de a los hombres para que no resulte embarazoso.

¿Cómo hubiésemos reaccionado si el restaurante hubiese pedido la medida del pene de los varones? ¿Han pecado de machismo?

Comentarios