Buscar
Usuario

Política

Un miembro de Sanidad de Cifuentes amaña un contrato: "Os pegarán un tiro ahora o después"

"Esto no es ninguna broma", dijo el número dos de Sanidad. La gestión de ambulancias fue concedida finalmente a Ferrovial por 82 millones de euros.

"El tiro os lo pegarán ahora o dentro de un mes". Estas fueron las palabras textuales con las que el director de gestión del SUMMA, Santiago Cortés, amenazó a Ambulancias Alertas para rechazar un contrato millonario de gestión de los vehículos de Emergencias de la sanidad madrileña.

Las advertencias de Cortés, nombrado en 2011 en la época de Aguirre y mantenido durante los gobiernos de González y Cifuentes (fue nombrado desde la viceconsejería), se produjeron en 2016. Lo más escandaloso es que la propia Consejería dio soporte a las amenazas de Cortés y amenazó con una guerra "de cuatro años" contra la empresa, que finalmente desistió.

Santiago Cortés es el responsable de gestión del SUMMA 112 "Santiago Cortés es el responsable de gestión del SUMMA 112"

Ambulancias Alerta había ganado el contrato tras presentar la oferta más beneficiosa: 72 millones de euros. Finalmente, tras su renuncia, el beneficiado fue el siguiente en la lista, Ferrovial, que recibió el mismo contrato pero con un coste de 82 millones de euros.

Ferrovial se encuentra en la lista de empresas del Ibex 35 y ha sido salpicada por varios escándalos de corrupción. En Madrid, destaca la aparición de su nombre en una agenda de Francisco Granados requisada por el caso Púnica. La empresa podría haber financiado las fiestas del PP en varios municipios de la región a través de Waiter Music. Sin embargo, Ferrovial niega tales afirmaciones.

Cortés finalizó advirtiendo y señalando la decisión e intereses del gobierno regional: "Esto nace muerto. Y entrar es una guerra".

"Sé que no debería decir estas cosas porque luego me graban y sale en los periódicos"

El viceconsejero de Sanidad, Manuel Molina "El viceconsejero de Sanidad, Manuel Molina"

En las conversaciones que publica El Español, se evidencia que las amenazas continuaron por parte del número dos de Sanidad, Manuel Molina, que tuvo especial interés en la renuncia 'voluntaria' por parte de Ambulancias Alerta.

Molina se reunió con los responsable de la empresa en una cafetería de Madrid y asegur´o lo siguiente: "Esto no es ninguna broma. Ya habéis visto cómo se ha puesto", señalando las advertencias del responsable del SUMMA 112.

El propio Cortés, por su parte, era consciente de que la actuación era, cuanto menos, cuestionable: "Estoy diciendo unas cosas que no debería decirlas porque luego aparecen incluso por ahí grabaciones en los periódicos". No se equivocaba.

Cortés da a entender que el amaño del contrato está relacionado con los problemas con los trabajadores antes que con problemas reales de asistencia. Los empleados iban a ser subrogados, pero no se descartaba alguna reducción o cambio de personal posterior.

El gobierno de Cifuentes asegura que todas estas conversaciones desarrolladas "fuera de las reuniones oficiales no tiene carácter de actuación administrativa", a pesar de que las presiones y amenazas decantaron la balanza hacia un contrato que costó 10 millones de más a todos los madrileños.

"El tiro os lo van a pegar ahora o dentro de un mes"

El contrato de las ambulancias fue concedido a Ferrovial por 82 millones de euros "El contrato de las ambulancias fue concedido a Ferrovial por 82 millones de euros"

El propio responsable de las Emergencias de Madrid habló de nuevo con la empresa, que aseguró que Alerta "ha excedido el precio a la baja" a la hora de ofertar su contrato para conseguir el convenio con la Administración. Por ello, propone que se lo comunique a la Consejería para terminar abandonando 'voluntariamente' su oferta y "conseguir así una salida digna".

"Esto es como un asesinato, y encima te doy la pistola para que me mates", le replica un responsable de Ambulancias Alerta, conocedor de la mala imagen que puede resultar para la compañía una renuncia de estas características.

Ante estas palabras, Cortés le respondió tajantemente: "El tiro os lo van a pegar ahora o dentro de un mes", en referencia a la capacidad de presión de la Administración, que es el principal proveedor de la empresa. Amenazaban con desterrarles de cualquier contrato público si no cedían a las presiones de los responsables de la Consejería de Sanidad.

"Y si renunciamos a cambio de que lo saquen nuevamente", pide la compañía, para al menos 'salvar los muebles': "Yo lo que te digo es que esto tiene una pinta fatal. Lo que está claro es que con esto vamos todos, todos todos, y me incluyo yo también. Vamos todos al precipicio". La empresa finalmente renunció y el contrato se mantiene cerrado con Ferrovial por 82 millones de euros.

Artículos recomendados

1 Comentario

  • Más recientes
  • Mejor valorados