Buscar
Usuario

Televisión

El rapero Benny Cristo, representante de República Checa en Eurovisión 2020

Ben Cristovao venció la votación del ESCZ gracias sobretodo al apoyo del pueblo checo, el que le dio los doce puntos.

El rapero Benny Cristo, representante de República Checa en Eurovisión 2020

No ha sido un año fácil para República Checa de cara a Eurovisión. Luego de anunciar hace meses su primera preselección televisada de la historia, y caer el proyecto en saco roto hasta el punto de cambiar hasta su jefe de delegación, el ESCZ checo acabó siendo un año más un evento online, donde a través de la app oficial del festival se ha elegido al abanderado para Rotterdam.

En tres años de este proceso, las sorpresas parecen aseguradas, y de cara a 2020 ha vuelto a pasar. Si bien la banda We Are Poop y Elis Mraz partían como favoritas, finalmente el gato al agua se lo llevó Benny Cristo, reconocido desde hace más de diez años como una de las caras visibles de la música urbana checa. 

Desvelando las votaciones a través de un Facebook Live en un bar de Praga, el evento contó con tres vías de votación: un televoto europeo, otro checo, y un jurado internacional con nombres de prestigio como los de Keiino, Kristian Kostov o nuestro Miki Núñez. Además, los Lake Malawi (Chequia 2019) y Martina Barta (2017) amenizaron la espera cantando en directo. 

Ante unas votaciones tan dispersas, este año sí ha conseguido vencer la candidatura favorita de los checos. Tras acabar Benny Cristo segundo en la fase de voto internacional, serían los doce puntos checos los encargados de entregarle el billete a Rotterdam. En 2019, sin ir más lejos, los Lake Malawi ganarían el pase gracias al apoyo internacional, no el llegado desde Praga. 

Una apuesta arriesgada (una vez más)

Benny Cristo trae algo nunca visto a Eurovisión "Benny Cristo trae algo nunca visto a Eurovisión"

República Checa viene de sus dos mejores resultados de la historia en Eurovisión. El sexto puesto de Mikolas Josef en Lisboa, unido al undécimo de los Lake Malawi en Tel Aviv hace que la inercia hacia el festival solo espere otro top-10 checo, algo que desgraciadamente no sucede todos los años.

En un país como el checo, donde el seguimiento del festival es algo tímido, estos dos puestos parecen haber encendido la llama del seguimiento eurovisivo, el que tendrá este año a Benny Cristo como nota diferencial.

Y es que 'Kemama', que así se llama la canción de Cristo, a primera escucha no te deja indiferente. Con clara herencia de la música africana y un bombo bien marcado, la canción es el dancehall que ningún país se había atrevido a llevar aún a Eurovisión. 

A falta de pulir la canción con un buen revamp y adaptarla a los tres minutos protocolarios que exige Eurovisión, no sabríamos decir si estamos ante una canción tremendamente competitiva, pero sí ante un tema que no tendrá otro parecido en el Ahoy Arena. Movido y valiente, Ben Cristovao ya se ha ganado un hueco en pre-parties y el Euroclub de Rotterdam a bien seguro.

Ahora nos quedará saber si esto le servirá para alcanzar la final el martes y poder acechar un top-10 que parece ya algo fácil de conseguir para los checos tras dos años de gloria. 

Artículos recomendados

Comentarios