Buscar
Usuario

Política

La realidad paralela de Marlaska, que invita a visitar Barcelona "con total normalidad"

Con Barcelona en llamas, el 'Clásico' aplazado y la Sagrada Familia obligada a cerrar, el Gobierno se niega a admitir la situación en las calles.

La realidad paralela de Marlaska, que invita a visitar Barcelona "con total normalidad"

El miércoles, mientras La Liga pedía que se aplazara el Barcelona-Madrid, (que iba a disputarse el próximo sábado 26 y al final será el miércoles 18 de diciembre), la Sagrada Familia se veía obligada a cerrar sus puertas al público a causa de una manifestación del grupo 'Pícnic x República'. Valorando estos hechos, el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska declaraba este viernes 18 de octubre que "se puede visitar Barcelona con total normalidad". Recalcó, además, que los incidentes los provocan solo "grupos reducidos" y "en momentos y lugares concretos".

El ministro del Interior jurando la Constitución | Fuente: Ministerio del Interior "El ministro del Interior jurando la Constitución | Fuente: Ministerio del Interior"

Estrategia fallida

El Gobierno, que ya intentó negociar con los líderes independentistas y se vio criticado por las fuerzas de la oposición, decide empezar una nueva táctica: crear una realidad paralela.

La tensión diaria que se vive en Cataluña desde la sentencia del Supremo impide tratar con normalidad la situación.  La paralización del Aeropuerto del Prat, vuelos y trenes cancelados, carreteras cortadas e incluso una huelga general han sido las protestas diurnas que no han causado problemas.

No tantos, al menos, como los que se suceden en las noches de Barcelona: peleas, lanzamientos de piedras, bolas de acero, botellas, quemas de contenedores, encendido de barricadas y cientos de heridos. Entre ellos, 207 policías. Uno de ellos ha tenido incluso que ser evacuado de la capital catalana en estado 'grave'.

Realidad y advertencias

Dejando a un lado la normalidad y la realidad paralela en la que se quisieron sumergir, el ministro del Interior, tras conocer el hecho de que un policía hubiera tenido que ser evacuado por su grave estado, se refirió por fin a los "comportamientos vandálicos intolerables". Asimismo, advirtió estrictamente de que aplicarían "al independentismo violento el código penal con toda contundencia, y a todo independentista que actúe fuera de la ley también".

Espera

Los sucesos más graves, como el bloqueo de 400 radicales a la Comisaría Superior de Policía Nacional en la Via Laietana, provocaron las dudas sobre cuándo pensaría actuar el Gobierno y decidiría mandar refuerzos. Marlaska mantuvo que el dispositivo se encuentra preparado, pero se dará un paso al frente "cuando la realidad alcance la base". Como si no la hubiera alcanzado ya.

Marlaska quiso hacer hincapié en los hechos menos sonados. Por ejemplo, en que las marchas que coincidieron ayer en Barcelona a causa de la huelga general lo hicieron pacíficamente y la inactividad no tuvo mucha repercusión. Recalcó, además, que hubo 500.000 participantes, y quiso reforzar su realidad paralela admitiendo que fue una "cifra mucho menor a las reunidas en las últimas Diadas".

Minoritarios, pero muy organizados

Aun observando lo ocurrido cada noche de protestas, Marlaska mantiene que los enfrentamientos fueron "escasos" y "muy esporádicos". Indica, además, que los grupos son minoritarios, pero muy organizados y con una buena estrategia.

Los periodistas identificaron su discurso con el intento de normalizar la situación, por lo que Marlaska se corrigió a sí mismo: "No creo haber hablado de normalidad", manteniendo que en una situación normal los derechos fundamentales podrían ejercerse de forma pacífica, algo imposible con violencia. 

Más de 100 detenidos

Marlaska defendió además la actuación de los cuerpos policiales e informó de que ayer había ya 128 detenidos. De ellos, 9 estaban en prisión provisional por atentar contra la autoridad, y se enfrentan hasta a 6 años de cárcel. Además, aclara que el número de arrestos aumentará debido a que las diferentes instituciones policiales están realizando labores de identificación. "No habrá impunidad", sentenció.

Pedro Sánchez

Pedro Sánchez junto a Marlaska en la reunión del Comité de Coordinación de la situación en Cataluña | Fuente: La Moncloa "Pedro Sánchez junto a Marlaska en la reunión del Comité de Coordinación de la situación en Cataluña | Fuente: La Moncloa"

El presidente del Gobierno en funciones declaraba a Europa Press que se declina por la "moderación" y que deben calmarse los ánimos. Asimismo, ante la postura del Gobierno, mantuvo que el Estado no debe ceder al impulso de la exaltación y reiteró las palabras de Marlaska, admitiendo que es el que mejor podría decidir si Barcelona es visitable y segura.

Artículos recomendados

Comentarios