Buscar
Usuario

Política

Rajoy era homófobo en 2005 y no tenemos constancia de que haya cambiado de opinión

El presidente consideraba que las parejas del mismo sexo no estaban adaptadas para educar a un hijo.

Varias personalidades del Partido Popular, como Javier Maroto o Cristina Cifuentes, se han dedicado durante los últimos años a defender que el PP "jamás ha tenido ningún problema con los homosexuales". Sobre el actual presidente del partido (y del Gobierno), sin embargo, no hemos oído nada. Quizás, en todo ello, influye el simple hecho de que la normalización del colectivo ha avanzado a pasos agigantados.

Sin embargo, tenemos que remitirnos al año 2005 para conocer la postura que el mandatario mantenía sobre este asunto en un año clave, recordemos, por la aprobación del matrimonio homosexual.

Los derechos de la comunidad homosexual se cumplían gracias a los 187 votos a favor entre los que no se encontraban los del actual partido en el gobierno, el PP, que en aquella época se encontraba en la oposición y liderado también por Mariano Rajoy.

El actual presidente se mostraba muy crítico con la ley y llegaba a decir que el matrimonio era y siempre había sido "una institución entre un hombre y una mujer para la procreación".

Sin embargo, el gran 'problema' para Rajoy era el siguiente: las adopciones de las parejas homosexuales. Sí, el actual presidente preveía un futuro poco halagüeño para el país después de que se permitiese a las parejas del mismo sexo formar una familia. Según Rajoy: "No tengo nada claro que un niño se eduque mejor y viva mejor en una unión de homosexuales", llegó a afirmar.

La negativa del PP a votar a favor de los matrimonios se materializó, después, en un recurso ante el Tribunal Constitucional con el fin de inhabilitar una ley muy pionera en la concesión de derechos.

Después de todo ello, Cifuentes no comprendió como en el último Orgullo LGTBI de Madrid los organizadores no permitiesen al partido participar de manera oficial con una carroza. Únicamente acudieron dos representantes del Gobierno autonómico y en categoría de representantes oficiales de la Comunidad de Madrid.

No sabemos si 12 años después de esas declaraciones, Rajoy ha cambiado de opinión, sobre todo después de haber acudido como invitado a la boda de su diputado y amigo Javier Maroto, precisamente, con otro hombre. Pero estas declaraciones, quizás, evidencian que el PP sí ha tenido algún problema con los homosexuales.

Artículos recomendados

Comentarios