No, la Real Academia Española NO considera correctas las palabras 'almóndiga' o 'asín'

No, la Real Academia Española NO considera correctas las palabras 'almóndiga' o 'asín'

Muchos usuarios de las redes sociales han compartido últimamente la noticia, pero están equivocados: la RAE no admite estas palabras en el lenguaje correcto.

Vida Dany Blázquez Dany Blázquez 19 Noviembre 2015 11:30

Si eres usuario habitual de las redes sociales te habrás enterado ya de que la Real Academia Española de la Lengua ha admitido en su diccionario palabras como 'almóndiga', 'toballa' o 'asín'. Sin embargo, lo cierto es que esas y otras palabras llevan incluidas en el DRAE (el Diccionario de la Real Academia) bastantes años e incluso siglos.

La Real Academia Española de la Lengua "La Real Academia Española de la Lengua"

Pero esta no es la única equivocación en la que han caído la mayoría de internautas. Muchos de ellos así como muchos portales bastante relevantes y webs conocidas han compartido la noticia erróneamente. En los últimos días hemos podido leer titulares como "Ya se puede decir almóndiga" o "La RAE admite como correcto el uso de 'asín' en lugar de 'así'".

Nada más lejos de la realidad. El hecho de que la RAE incluya estas palabras en su diccionario no es sinónimo de que se admitan como formas correctas en nuestra lengua castellana. Es como si decimos que las palabrotas o expresiones malsonantes también son recomendadas a la hora de hacer un uso correcto y culto de nuestro idioma.

La finalidad del diccionario y sus 'marcas'

El diccionario tiene la obligación de registrar en sus páginas la existencia de estas palabras. En la mayoría de ocasiones, estos términos van acompañados de abreviaturas como "desus." (desusado) o "U. c. vulg." (usado como vulgar). Esto aclara que se trata de palabras que ya no se utilizan en nuestro lenguaje actual o que si se incluye en nuestro habla se hace de manera vulgar y, por consiguiente, incorrecta. Por lo cual, estamos equivocados cuando interpretamos que la inclusión de estos términos en nuestro diccionario es una manera de aconsejar su uso. No es así.

Esto ocurre puesto que se desconoce realmente la función del diccionario. Que aparezcan determinadas palabras en él no quiere decir que sean correctas en su uso y debamos utilizarlas. Muchos han sido los que se han quejado de que nuestros académicos hayan incluido estas palabras entre las páginas del DRAE; sin embargo, y como hemos hablado antes, algunas de ellas nos acompañan desde hace siglos.

Se desconoce realmente la función del diccionario "Se desconoce realmente la función del diccionario"

Este es el caso de la expresión "asín", que lleva en el diccionario como un vulgarismo desde el año 1770, el mismo tiempo que su uso correcto "así". Más longeva es, incluso, la palabra "almóndiga", que aparece en el DRAE en su primera edición en el año 1726. Si buscamos este término en el diccionario nos encontraremos que nos remite a la palabra correcta: "albóndiga". No solo eso, sino que también se nos indica que su uso está desfasado (desus.) y que es una manera vulgar de referirse al término correcto (U. c. vulg.). De hecho, en el Diccionario panhispánico de dudas (DPD) aparece la siguiente advertencia: "no debe usarse la forma almóndiga, propia del habla popular de algunas zonas".

"Crocodilo" (cocodrilo), por ejemplo, es una variante del latín "crocodilus". Es interesante observar cómo la raíz cro- se mantiene en muchísimos idiomas (gallego, alemán, euskera, inglés, portugués, francés...). De hecho, esta era la forma correcta de referirse al "cocodrilo" (palabra que no se incluye en el vocabulario de los españoles hasta el siglo XVIII).

'Crocodilo' era la forma original de la palabra 'cocodrilo "'Crocodilo' era la forma original de la palabra 'cocodrilo"

El supuesto uso correcto de la palabra "toballa" frente a "toalla" es otro de los muchos mitos sobre la RAE que se han difundido en las últimas semanas. El término "toballa" se incluye, una vez más, en el diccionario como palabra desusada, pues es una variante del término "toalla" que era habitual en el castellano antiguo, y que lleva en el diccionario la friolera de 276 años.

Otros ejemplos son los términos "murciégalo" o "güisqui", incluidos en el DRAE desde el año 1734 y 1984 respectivamente. El primero, indicado como vulgarismo y en desuso. El segundo, como una adaptación de un anglicismo.

El comunicado oficial de la RAE

La RAE tuvo que redactar un comunicado oficial "La RAE tuvo que redactar un comunicado oficial"

Tras las indignaciones de muchos usuarios, la Real Academia Española tuvo que redactar un comunicado que fue emitido vía Twitter para aclarar todo esto. En él, se explicaba lo siguiente:

"Los diccionarios deben interpretarse siempre teniendo en cuenta las marcas que asocian a las palabras. Las voces que no pertenecen a la lengua actual o se marcan como vulgarismos en el diccionario no deben emplearse.

Las formas antiguas se mantienen porque el diccionario pretende ser también válido para interpretar textos clásicos. Llevan hoy las marcas «desus.» (=desusado) o «vulg.» (=vulgar, esto es impropio del habla culta).

La variante «almóndiga» existía en el español antiguo y está en el diccionario académico desde su primera edición en 1726. También la forma «toballa» figura está ya en el primer diccionario académico (1739). Y «asín» se registra en el diccionario académico desde 1770, como variante antigua, considerada vulgar, de «así».

Las únicas formas consideradas correctas hoy son «toalla», «albóndiga» y «así»."

En definitiva, es importante conocer la finalidad que tiene nuestro diccionario, así como las abreviaturas que utiliza para indicar las etimologías y los usos de las palabras que se incluyen. No solo para saber hablar correctamente, sino para no meter la pata en las redes sociales.

4 Comentarios

  • Más recientes
  • Mejor valorados