Puigdemont teme ser asesinado por el CNI con un coche bomba, según publica en sus memorias

Puigdemont teme ser asesinado por el CNI con un coche bomba, según publica en sus memorias

El expresident de la Generalitat reconoce su mala relación con Junqueras y asegura que alquila la mansión de Waterloo para "ahorrar".

Política 26 Septiembre 2018 10:15

El expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, teme ser asesinado por el CNI en Bélgica. Su confidencia llega en el libro 'Una oportunidad para Europa', publicado simultáneamente en catalán, francés y flamenco; pero no en español porque ninguna editorial del país ibérico ha mostrado interés en traducirlo.

Entre las revelaciones que publica en estas memorias, en las que relata su ideología y algunas revelaciones sobre el desarrollo del procés, el expresident asegura lo siguiente: "Vivimos bajo la amenaza permanente de los servicios españoles. Hemos denunciado a la Policía belga que alguien ha puesto localizadores de GPS bajo la carrocería de nuestros coches. Podrían también poner un explosivo", señala.

Ante todas estas sospechas, Puigdemont llega a comparar sus temores con los GAL: "¿Hay que recordar que España llevó a cabo una guerra sucia contra la ETA vasca? ¿Que los líderes catalanes llevan en prisión preventiva más de un año? Yo necesito protección de forma permanente", relata.

Ante todas estas afirmaciones, el expresident catalán concluye con las siguientes palabras: "Digo de vez en cuando que arriesgo de mi vida y no lo digo por azar. Nos enfrentamos a un Estado que no conoce límites para defender la unidad de la patria". Y apostilla: "Estoy convencido de ser un objetivo. En abril de 2018, mi cara aparecía dubujada en las páginas del diario El Mundo en la diana de un juego de flechas. Si han colocado una baliza de GPS debajo de mi coche, quizá un día pondrán un explosivo".

Su mala relación con Oriol Junqueras

Junqueras mantiene mala relación con Puigdemont desde su huída a Bélgica "Junqueras mantiene mala relación con Puigdemont desde su huída a Bélgica"

Puigdemont reconoce en el libro que nunca avisó a su exvicepresidente, Oriol Junqueras, de sus planes para abandonar España en ningún momento. Su plan, por tanto, se lo comunicó únicamente a la exnúmero dos de ERC, Marta Rovira, que posteriormente mantuvo contactos con Puigdemont y que actualmente se encuentra fugada.

Por su parte, Junqueras ha reconocido recientemente que no mantiene ningún contacto con el expresident. De hecho, le ha reprochado su salida de nuestro país y ha asegurado que no abandonaría suelo español en el caso de que recibiese la libertad condicional o el indulto.

Puigdemont abandonó España antes que sus exconsellers, porque le advirtieron de que iba a ser detenido de manera inminente. Sin embargo, descarta un hipotético viaje en el maletero del coche de su mujer o un vuelo desde Marsella a Bruselas. Asegura que realizó todoe l viaje en coche y entró en Bélgica a través de Luxemburgo para evitar atascos.

Descarta volver a España aunque aclara que está preparado para vivir en la cárcel

Puigdemont asegura que "si la amenaza de prisión de larga duración persiste en España, la única posibilidad que me queda es el exilio, idealmente en Bruselas. Pero no voy a deprimirme o vivir una crisis de melancolía, no es mi carácter".

El exlíder de la Generalitat asume que permanecerá un largo período en el "exilio" y añade: "Si la amenaza de prisión de larga duración persiste en España, la única posibilidad que me queda es el exilio, idealmente en Burselas. Pero no voy a deprimirme o vivir una crisis de melancolía, no es mi carácter".

El líder de la recién fundada Crida per la Repúblcia dice que quiere dejar la política cuando pueda y volver a Girona con su mujer y sus hijas. Sin embargo, afirma que "mi encarcelamiento complicaría todavía más la posibilidad de una solución política".

"Los catalanes, de izquierdas, derechas, empresarios o políticos somos anarquistas"

Puigdemont asegura que alquila su mansión en Bélgica para ahorrar en hoteles y restaurantes "Puigdemont asegura que alquila su mansión en Bélgica para ahorrar en hoteles y restaurantes"

El expresident confiesa que es católico practicante, aunque se muestra en contra de las medidas que está ejecutando la jerarquía de la Iglesia Católica. Y, de paso, apostilla que "no me gusta nada la idea de los líderes mesiánicos, me parece ridículo y antimoderno".

En cuanto a la ideología que cree que predomina en Cataluña, Puigdemont asegura que "hay en mí una pulsión anarquista, como en todos los catalanes, ya sean de derechas o de izquierdas, empresarios políticos o músicos. Es quizá la consecuencia de estos 300 años sin tener la posibilidad de gobernarnos a nostors mismos. Nos hemos convertido en electrones libres".

Puigdemont asegura que un ministro de Rajoy se ofreció para mediar en torno a la independencia, pero que el presidente se negó posteriormente (él sí que se mostró favorable). No proporciona nombres, aunque todo apunta a la exvicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, encargada de la denominada 'Operación diálogo' que tanto revuelo generó entre las filas populares.

El político considera que la prensa española es su "mayor enemigo" (por eso, quizás, la veta en sus comparecencias en Bélgica), propone la creación de una criptomoneda no especulativa para Cataluña y dice que alquiló la mansión de 400.000 euros mensuales en Waterloo para "ahorrar" en hoteles y restaurantes durante sus reuniones.

Comentarios