Buscar
Usuario

Política

Puigdemont descarta asilo político, asume las elecciones del 21-D y pone en duda la justicia española

"La causa de Cataluña se basa en los valores que han regido Europa durante los últimos años", ha asegurado en el encuentro ante los medios.

El expresidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, comparece ante los medios después de que haya huido a Bélgica para tratar de evitar de la acción de la Justicia. El titular de inmigración en Bruselas, Theo Francken, ha ofrecido oficialmente esta posibilidad, aunque su postura no ha recibido el apoyo de la mayoría del Ejecutivo al que pertenece.

El presidente ha hablado en catalán, español y francés; y ha ofrecido una versión en inglés por escrito. Achaca su situación a la "judicialización de la política española", y asegura que ha acudido a Bruselas "porque es el centro de Europa". El expresident no tiene intención, al parecer de volver a España: su estrategia pasa por forzar una extradición e internacionalizar su situación después de que el resto de potencias se hayan mantenido al margen.

Puigdemont a su llegado al Press Club de Bruselas "Puigdemont a su llegado al Press Club de Bruselas"

Su partido se presentará a las elecciones, pero ha pedido a La Moncloa que "respete los resultados, gane o no el independentismo". Sin embargo, deja entrever que no lo considera como una salida justa: "Si el Gobierno español ha tomado las elecciones como un plebiscito para legitimar el 155, asumimos ese reto".

En medio de estas alusiones, Puigdemont ha aludido a la postura de La Moncloa: "Quiero un compromiso claro del Estado de que respetará los resultados que podrían dar una mayoría a las fuerzas independentistas o no. Si no hay un compromiso claro, habrá dos tipos de votantes en Cataluña: de primera y de segunda". Y ya entra en campaña, quizás, planteando los comicios como un plebiscito sobre la independencia: "el bloque de 155 tienen que estar dispuesto a respetar los resultados. Nosotros lo haremos".

El president liderará un Gobierno en el exilio "seguiremos trabajando" (hasta las nuevas elecciones), no reconoce su cese y descarta tajantemente pedir el asilo político: "no queremos eludir nuestra responsabilidad ante la Justicia, pero queremos garantías en el marco europeo", ha añadido. Su Govern duda, por tanto, de que su juicio tenga garantías.

No queremos eludir nuestra responsabilidad ante la Justicia, pero queremos garantías en el marco europeo

El president también ha culpado a La Moncloa y el Gobierno de Mariano Rajoy del recrudecimiento de la crisis catalana y asegura que jamás mintió a los ciudadanos: "me amenaza con ir 30 años a la cárcel por cumplir con mi programa electoral".

Carles Puigdemont durante la rueda de prensa en Bruselas "Carles Puigdemont durante la rueda de prensa en Bruselas"

El president ha hecho especial hincapié en el llamamiento al resto de Europa: "La causa de Cataluña se basa en los valores que han regido Europa durante los últimos años", y ha asegurado que "la violencia de la extrema derecha puede acabar con 30 años de prisión para todos nosotros". Por ello, reclama la intervención de las potencias extranjeras ha pedido movilización al pueblo catalán: "nos espera un camino largo".

No hemos venido aquí a pedir asilo político

Puigdemont recalca que el Govern saliente "enfrenta penas de 500 años de cárcel en total", y critica que el Ejecutivo de Mariano Rajoy no haya dialogado con "nuestro Gobierno, de corte moderado", frente a la "agresividad del Estado". 

El expresident ha destacado su pasada oferta de diálogo con Madrid, "aunque asumimos que resultaba imposible". Todo ello, a pesar de que, a su juicio, "nuestra mano ha estado tendida llegando al límite de suspender la declaración de independencia a cambio de diálogo". Puigdemont pidió inmunidad judicial y libertad para los Jordis.

El hasta ahora líder de la Generalitat asegura que "el PP y el PSOE no quieren abordar el conflicto catalán con política sino con represión" y ha asegurado que "la paz y el diálogo han sido tradiconalmente la prioridad del Gobierno catalán y de la población de Cataluña".

Recibido entre banderas de España

Puigdemont es recibido por manifestantes a favor de la unión de España "Puigdemont es recibido por manifestantes a favor de la unión de España"

Puigdemont ha sido recibido en el Brussels Press Club con banderas de España y abucheos; en medio de una gran expectación. Allí se han congregado periodistas de varios países. 

Joaquím Forn, antiguo titular de Interior, asegura que han actuado de manera correcta y conforme a los valores europeos: "sería impensable que pudiéramos terminar en prisión por estos hechos". Forn asegura que el delito que se les imputa es similar al de terrorismo: "nunca hemos usado la violencia y se nos compara con terroristas".

En Bélgica hay siete consejeros que "continuarán trabajando", según palabras del propio Puigdemont, que no reconoce su cese. Entre ellos, el extitular de Interior Joaquím Forn o la titular de Gobernación, Meritxell Borrás han acudido a la sala en la que se celebra esta rueda de prensa.

Artículos recomendados

1 Comentario

  • Más recientes
  • Mejor valorados