EEUU exige a los migrantes pagar las pruebas de ADN para volver a ver a sus hijos

EEUU exige a los migrantes pagar las pruebas de ADN para volver a ver a sus hijos

Las autoridades les arrebatan los pasaportes en la frontera y las pruebas de ADN suponen 685 euros, dinero que estas mujeres no tienen.

Política Dori Ayllón Dori Ayllón 14 Julio 2018 09:30

Donald Trump quiere que las personas migrantes que se encuentran en la frontera estadounidense vuelvan a sus países de origen de manera inmediata y por eso ha exigido a cuatro madres que se costeen unas pruebas de ADN para volver a ver a sus hijos.  

Así lo asegura el medio norteamericano The Daily Beast que, según informa, una de estas mujeres es una chica que trata de reunirse con su hermano pequeño de tres años y medio. Todas se encuentran en un refugio en El Paso y su director, Rubén García, asegura que estas no tienen dinero para poder costear las pruebas, que alcanzan la cifra de 800 dólares -685 euros-, ya que llegan a Estados Unidos precisamente para tener una vida mejor y apenas disponen de la ropa con la que salieron de sus países.

La otra manera con la que pueden corroborar que estas son madres de sus hijos es a través de los documentos de identidad, pero la Patrulla Fronteriza se los requisa a todos los migrantes cuando cruzan a frontera. De esta manera las pruebas de ADN se convierten en una obligación para que las familias vuelvan a reecontrarse, aunque los expertos consideran que este requerimiento no está justificado por el simple hecho de que podrían corroborar el parentesco con dichos documentos.

Menores separados de sus familias por las autoridades estadounidenses "Menores separados de sus familias por las autoridades estadounidenses"

Serán ayudadas por la Oficina del Refugiado

Mientras esto ocurre, algunas personas interpretan que se trata de una forma de presionar a los migrantes para que vuelvan a sus países, ya que estas pruebas demorarían los reencuentros y así los migrantes aceptarían la deportación de sus hijos e hijas. Y es que una vez aceptadas no pueden solicitar asilo.

La administración de Trump está tan empeñada en expulsar a estas personas que hasta ha contratado a una compañía privada para que realice los test, aunque el Departamento de Salud y Servicios Humanos se niega a revelar el nombre de la empresa. Sin embargo, la ley federal establece que en un plazo de 30 días las agencias federales deben difundir el nombre de las empresa con las que trabajan. Ante este panorama desolador para las familias migrantes, la Oficina de Reubicación de Refugiados asegura que proporcionarán "pruebas de ADN sin coste para verificar la paternidad". 

Comentarios