Buscar
Usuario

Vida

Las prostitutas salen a las calles de Madrid para reivindicar la "zorroridad"

La agrupación de prostitutas de calle (Afemtras) lucha contra la trata en esta manifestación.

La Agrupación Feminista de Trabajadoras del Sexo (Afemtras) ha reivindicado su propia estrategia en la lucha contra la trata que llaman "zorroridad", término que auna la palabra "zorra" y "sororidad", concepto que hace alusión específica a la solidaridad entre mujeres en el contexto patriarcal. La "zorroridad" lleva implícito la hermandad entre compañeras, entender que las nuevas prostitutas llegan al polígono con pocos recursos económicos y con dificultades, y que conviene acercarse a ellas para intentar que se unan a la lucha por los derechos.

"Como organización tratamos de educarnos en no ser hostiles con las compañeras, en generar esa confianza porque en algún momento hemos pasado por la misma situación. Y ahí practicamos la zorroridad. Les decimos a las compañeras que el sistema nos enseña a competir entre nosotras, pero lo que pretendemos es hacer ver que somos diferentes y que nos tenemos que apoyar, para que nadie nos ningunee y nos desuna", aseguran las componentes de la asociación.

Las prostitutas reivindican el hermanamiento entre ellas para luchar por sus derechos "Las prostitutas reivindican el hermanamiento entre ellas para luchar por sus derechos"

Esta asociación fue creada en el año 2015 como respuesta a la persecución que les trajo la Ley de Seguridad Ciudadana o 'Ley Mordaza'. Afemtras asegura que son "las primeras interesadas" en acabar con los abusos en la prostitución. Aunque tienen una posición significativa en el caso de maltratos y crean estrategias con el fin de que las víctimas no corran peligro, tienen la sensación de que en la práctica se margina a las asociaciones que reivindican sus derechos civiles y sociales en los foros oficiales contra la trata.

Los liosos términos "prostitución" y "trata"

La organización está respaldada por un centenar de prostitutas de Madrid. Asimismo, propone a las instituciones, y por consiguiente a los medios de comunicación, que dejen de asimilar los términos de "prostitución" y "trata", pues están cansadas de que a pesar de que la trata se da en la prostitución, la trata no es lo mismo que la prostitución."Es un asunto muy serio, que no hay que tomarse a la ligera; no conviene frivolizar ni desinformar con el sufrimiento de las personas", afirman.

"Somos los seres más indefensos, y perseguirnos nos lleva a una mayor indefensión porque nos quita la capacidad de mirar a nuestro alrededor. Estamos más pendientes de hacer contratos cada vez más basura, cada vez en lugares más apartados y menos seguros, con nueokostros clientes. Eso nos resta empoderamiento y capacidad de denunciar situaciones de violencia o coacción", avisan sobre la persecución constante que llega incluso a menospreciarlas como ciudadanas.

Estamos más pendientes de hacer contratos cada vez más basura, cada vez en lugares más apartados y menos seguros, con nuestros clientes

En otro orden de cosas, Afemtras admite que no es fácil localizar situaciones de trata, amenazas y y violencia en la calle. Y más teniendo en cuenta que cada vez es más habitual que las prostitutas estén en lugares más escondidos, donde están aisladas y con menos capacidad de interaccionar, obligadas por la Ley de Seguridad Ciudadana

Las prostitutan reclaman diferenciarse de la trata de mujeres "Las prostitutan reclaman diferenciarse de la trata de mujeres"

La historia de Sueñitos

Sueñitos es el nombre con el que empezaron a llamar a una mujer adormilada en el polígono de Villaverde. La fémina discutía de manera diaria con un hombre, el cual sus compañeras pensaban que era su novio y dieron la voz de alarma en las unidades móviles de las ONG desplegadas en la zona para darles cobertura sanitaria, social o jurídica.

Más tarde, conocieron que Sueñitos estaba siendo presionada para ejercer la prostitución. No obstante, aquel "presunto novio" no era su mediador, sino un amigo que le pedía que dejara aquella situación.

Artículos recomendados

Comentarios