Procesan al PP por dos delitos relacionados con el borrado de los ordenadores de Bárcenas

Procesan al PP por dos delitos relacionados con el borrado de los ordenadores de Bárcenas

El partido será juzgado por dos delitos relacionados con el borrado de los ordenadores de Bárcenas, aunque también se podrían sentar en el banquillo a otros responsables populares.

Política David Carro David Carro 26 Julio 2016 14:30

Este martes el Juzgado de Instrucción número 32 de Madrid ha hecho público el procesamiento del PP por dos delitos relacionados con el borrado de los ordenadores utilizados por Luis Bárcenas. El partido como persona jurídica será juzgado por los delitos de daños informáticos y de encubrimiento, y se propone sentar también en el banquillo a Carmen Navarro, tesorera y gerente del PP; Alberto Durán, asesor jurídico; y José Manuel Moreno, director informático.

Moreno reconoció ante la juez el pasado mes de febrero que, siguiendo órdenes de Durán, había borrado hasta en 35 ocasiones los discos duros de estos ordenadores y, después, los había rayado, destrozado y tirado a la basura, misma versión que había dado Navarro previamente. Los tres sostuvieron que siguieron el protocolo del partido y que en el interior de los discos no había ningún archivo. Sin embargo, uno de los discos habría tardado una semana en borrarse y, el otro, un día.

La investigación del caso ha finalizado de este modo, con la juez queriendo señalar que "la información contenida en los ordenadores podría ser muy relevante" para esclarecer el papel del extesorero en la presunta trama de corrupción de las cuentas del PP. El plazo para presentar las acusaciones por parte de la Fiscalía y las partes implicadas, entre quienes se encuentra el propio Bárcenas, ha comenzado y el proceso continuará durante los próximos meses.

En 2013, unas semanas después de salir a la luz los famosos papeles de Bárcenas con pagos en negro, el extesorero reclamó sus bienes -incluyendo los ordenadores- al PP mediante un burofax e interpuso una denuncia por robo, hurto y apropiación sin su consentimiento, para lo cual los responsables del partido tendrían incluso que haber forzado la cerradura de su despacho.

Comentarios