Comienza el proceso para imputar a Rita Barberá por corrupción

Comienza el proceso para imputar a Rita Barberá por corrupción

Muchas vueltas ha dado la justicia hasta acorralar a Rita Barberá, pero ahora no le va a servir ni haber sido aforada como senadora.

Política David Carro David Carro 21 Abril 2016 13:20

A Rita se le acaban las fisuras para escapar de la justicia y no tener que dar explicaciones por varios episodios de su carrera política que huelen, cuanto menos, a chamusquina. El año comenzó con un duro golpe en el PP valenciano, la operación Taula: más de una treintena de registros que se saldaron con 24 detenidos y 50 personas imputadas, entre concejales y asesores de las legislaturas recientes. Al margen de esta operación, poco después era detenido Alfonso Grau, vicealcalde de Rita Barberá, también por corrupción y adjudicaciones irregulares.

El 'caloret' va apretando en el entorno de Barberá, a pesar de que tanto ella como los altos cargos de su partido insisten en defender su inocencia. Sin ir más lejos, el mismo día de la detención de Grau era entrevistado Rajoy en 13TV, donde pedía "ser justos y actuar con un poquito de templanza y tranquilidad, y no con ansiendad" para no "destrozar la vida de personas que no han hecho nada", en referencia a la exalcaldesa de Valencia.

Rita podría protagonizar su propio 'Red is the New Black' "Rita podría protagonizar su propio 'Red is the New Black'"

Sin embargo, el juez al frente de la operación Taula no lo ve de la misma manera y en febrero pidió al Senado que acreditase el cargo de senadora de Barberá. ¿El motivo? Saber cómo tiene que investigarla, ya que, de ser senadora, estaría aforada y tendría que elevar la imputación al Tribunal Supremo. Por este motivo, en abril el juez pidió al Supremo que la imputara por blanqueo de capitales.

Tras perder las elecciones municipales por primera vez en 24 años, la protagonista de los RitaLeaks asumió su escaño en el Senado en julio de 2015. No contentos, en pleno estallido de la operación Taula el PP decidió proteger a la exalcaldesa al nombrarla suplente en la diputación permanente de la Cámara Alta. De este modo, en el caso de que se repitiesen las elecciones (escenario que ansía Rajoy), Barberá no perdería la protección legal que le proporciona estar aforada.

Cualquiera podría decir que para qué necesitaba el juez una confirmación oficial de que Barberá es senadora. No corráis tanto, saberlo puede no ser tan sencillo. Ya que desde que saltó la operación Taula Rita no ha pisado la Cámara Alta, aunque sí la peluquería, donde fue sorprendida recientemente por medios televisivos.

Una tiene que estar mona siempre, que la poli viene sin avisar "Una tiene que estar mona siempre, que la poli viene sin avisar"

Sobres, bolsos, escuchas... una trama digna de 'Torrente'

No esperéis una trama de corrupción con grandes sumas de dinero girando en sofisticadas sociedades espejo y cuentas en paraísos fiscales de nombres tropicales. Y no porque la corrupción del PP valenciano no haya arrasado con millones de euros (se estima que 12,5 entre 2008 y 2013), sino porque en España somos de pufos mucho más rudimentarios. Unos tienen a 007 y, otros, a Torrente.

Algunos de los procedimientos que están siendo investigados son presiones realizadas a concejales y asesores, a quienes se les instaba a donar 1.000 euros a la campaña del partido. Dicha cantidad les sería devuelta más adelante... en mano y con billetes de 500 euros. No suena a blanqueo, qué va, como tampoco lo hace el hecho de que a Alfonso Rus le tocara una 'lotería' que le "sacó de la ruina".

Centrándonos en Barberá, gracias a las facturas publicadas por Compromís conocimos disparatados gastos como más de 25.000 euros en regalar menos de 350 cajas de naranjas o 2.000 euros para una comida de 26 personas. Uno de los asuntos más turbios se supo gracias a las escuchas telefónicas que se filtraron en la trama Gürtel, en la que 'El Bigotes' le compraba un bolso de Louis Vuitton a la alcaldesa, un obsequio "absolutamente habitual" en palabras de Barberá.

Comentarios