Buscar
Usuario

Noticias

La principal carne de cerdo de Mercadona no cuenta con el certificado de bienestar animal

El maltrato animal se produce al incumplir la normativa de bienestar animal por no sedar completamente a los cerdos antes de ser sacrificados.

El 14 de marzo de este año, el Tribunal Superior de Justicia de Castilla La Mancha acreditó que la empresa Incarlopsa, fabricante de carne de cerdo y conocido en los medios como "el carnicero de Mercadona", por lo que era su principal proveedor, incurrió en maltrato animal en su matadero de Tarancón (Cuenca) hasta el año pasado.

El maltrato animal se produce al incumplir la normativa de bienestar animal por no sedar completamente a los cerdos antes de ser sacrificados. La normativa de bienestar animal, recogida en el reglamento 1099/2099 de la Unión Europea, obliga a los mataderos a sacrificar a los cerdos una vez que estén inconscientes. Para ello, es necesario que estén expuestos unos tres minutos en un pozo de CO2 para que queden completamente sedados. Pero la impaciencia y las urgencias por mantener el ritmo de producción provoca que en ocasiones los animales no tengan la exposición suficiente. Por consiguiente, asistían con consciencia al proceso del degüello y desangrado.

Descargas eléctricas

Como la empresa no consigue sacrificar a los cerdos en estado de plena inconsciencia, se ha llegado a utilizar descargas eléctricas para reaturdirlos antes del proceso de degüello. En algunas jornadas, la mayoría de los cerdos tenían que ser reaturdidos con esas descargas. Pero los informes también constataron que cerdos llegaban vivos al proceso de escaldado, donde son sometidos a temperaturas de 65 grados centígrados para facilitar el despelleje. 

Los cerdos llegaban vivos al proceso de escaldado, donde eran sometidos a temperaturas de 65ºC "Los cerdos llegaban vivos al proceso de escaldado, donde eran sometidos a temperaturas de 65ºC"

Después de que saltara el escándalo hace unas semanas, la empresa ha decidido que estar callado no era la solución. En un comunicado enviado y publicado en varios medios de comunicación, la principal empresa manchega presumía de contar, desde 2017, con el certificado Welfare Quality, un protocolo europeo de evaluación de bienestar animal para granjas y mataderos que permite acreditar estándares más altos de bienestar por encima de los requisitos que establece la ley. Pero ahora lo ha tenido que retirar de su página web.

El Institute of Agrifood Rerearch and Technology de Catalunya (IRTA) y la Sociedad Española de Normalización y Certificación (Aenor), encargadas de las evaluaciones Welfare Quality'en España, han informado prudentemente que Incarlopsa no cuenta con esta certificación.

"Los únicos que hacemos las evaluaciones y damos los certificados Welfare Quality en España somos nosotros. Es un protocolo que está abierto en internet y que cualquiera puede consultar y aplicar, pero es necesaria una supervisión oficial", ha confirmado Antoni Dalmau, veterinario e investigador experto en bienestar animal detrás de estas certificaciones.

No está basado en 'Welfare Quality'

Por tanto, el certificado del que dispone Incarlopsa, según informa Público, está basado en los criterios Welfare Quality, pero no en la última versión, ni han sido supervisados por el IRTA. "Hablé con Incarlopsa y ellos mismos estaban convencidos de que lo tenían. Pero tuve que explicarles cómo funcionaba la cosa y no les quedó más remedio que retirar el comunicado de su web", añade. "Asimismo, Incarlopsa se puso en contacto con IRTA para pedir una auditoria en la versión más actualitzada del protocolo por el reconocimiento internacional que tiene la marca Welfare Quality", aseguran desde IRTA.

Artículos recomendados

Comentarios