Cierran una tienda 24 horas tras grabar su interior lleno de ratas caminando por la comida

Cierran una tienda 24 horas tras grabar su interior lleno de ratas caminando por la comida

Las imágenes se vitalizaron y finalmente las autoridades han ordenado su cierre por cuestiones de salud pública.

Una invasión en toda regla, que casi podría declararse allanamiento de morada. Y encima con pérdidas. Una serie de ratas ha decidido poblar los interiores de una tienda de alimentación 24 horas de la cadena FamilyMart. Se ubica en el centro de Tokio, Japón, exactamente en Shibuya, conocido por su popular y transitado cruce peatonal. 

La plaga finalmente llegó a oídos de las autoridades cuando un transeúnte grabó a las ratas campando a sus anchas por el interior del establecimiento. Las imágenes se han viralizadoy finalmente las autoridades han ordenado echar el cierre.

El vídeo, compartido en YouTube y Twitter, muestra como varias ratas cuelgan de los expositores y vitrinas, repletas de bebidas y alimentos, una de ellas incluso se cae al suelo y sale corriendo. Los clientes presentes en el lugar de los hechos contabilizaron al menos media docena de roedores.

A pesar de que estos roedores han sembrado la polémica y han sido el motor de un aluvión de críticas en redes sociales, la cadena se ha disculpado por el "desagrado y el malestar" causado por las imágenes grabadas por un usuario de Twitter. Sin embargo, la portavoz de la marca no sabe precisar con exactitud cuándo reanudarán su actividad.

Cerrada hasta nuevo aviso

Este tipo de establecimientos deben seguir unas reglas y normas que cumplan los estándares de calidad y limpieza exigidos por las autoridades comerciales y sanitarias. Por ello, FamilyMart, que cuenta con más de 14.000 establecimientos en todo el país, ha explicado que realizarán un minucioso examen para esclarecer lo ocurrido.

"Nos disculpamos profundamente por hacer que (los clientes) se sientan incómodos", firmaron en un comunicado publicado en su página web. Por el momento, han retirado los productos que figuraban en su inventario y clausarán la tienda hasta garantizar nuevamente las condiciones de higiene.

El debate sobre los estándares de limpieza en los establecimientos de esta empresa ha sido recurrente, después de que empleado de la compañía fuera pillado lamiendo alimentos en el establecimiento donde cada día acudía a trabajar. Una situación similar ocurrió en un Seven Eleven, que despidió a dos empleados tras escupir sobre los alimentos situados a la venta.

Comentarios