Buscar
Usuario

Política

¿Qué posibilidades reales tiene el independentismo el 21-D? ¿Seguirán hacia adelante?

Las elecciones del 21-D pueden suponer un completo cambio de rumbo en la política catalana.

El resultado de las elecciones del 21 de diciembre puede dar un completo vuelco a la hoja de ruta política que ha dirigido la Generalitat durante el último lustro. Solo hay dos vías: el final del procés o su consecución final, una dicotomía que se resolverá a partir de la partida de ajedrez que representen los pactos posteriores del próximo 21-D.

Parece claro que ningún partido conseguirá mayoría absoluta y que el hemiciclo va a enfrentar una fragmentación análoga a la del resto de parlamentos nacionales. Sin embargo... ¿Qué posibilidades reales tiene cada partido? ¿Qué papel pueden jugar? En este primer artículo analizaremos las posiblidades de los partidos independentistas y mañana, analizaremos a los que no apuestan por la independencia:

1 ERC

Marta Rovira es la candidata virtual de ERC tras la prisión de Junqueras "Marta Rovira es la candidata virtual de ERC tras la prisión de Junqueras"

La mayoría de las encuestas apuntan a que la formación nacionalista será la primera fuerza del Parlament y, a priori, la que cuente con mayores posibilidades de formar gobierno.

Las debilidades de los republicanos se basan en su candidata virtual, Marta Rovira. Su poco carisma ante las cámaras, sus evidentes problemas para expresarse en castellano y su discurso excesivamente emocional y poco racional, ha hecho que se desconecte de una gran parte de sus votantes.

Por otro lado, el debate contra Inés Arrimadas en 'Salvados' evidenció que Marta Rovira tiene pocas habilidades en el manejo de la dialectica ante los medios (no así entre sus fieles), por lo que no participará en el resto de formatos similares en lo que queda de campaña electoral. Una apuesta que se ha evidenciado en el último debate de TVE, en el que fue sustituida por Roger Torrent.

Su poca presencia en los medios se contrarresta con su capacidad para dirigir a sus afines (precisamente, gracias a la emocionalidad a la que antes apelábamos) y su capacidad de mando ayuda a imponer una sola dirección en la formación que ahora gobierna. Precisamente, ella podría haber dirigido a ERC durante los últimos años mientras que Junqueras habría sido una mera cara amable con presencia en los medios.

Sin embargo, su capacidad de atraer nuevos votantes y las diferencias que ahora le separan del PDeCat pueden suponer un escollo para formar un nuevo gobierno.

2 Junts per Catalunya

Puigdemont considera que cualquier opción que no le haga presidente supone legitimar el 155 "Puigdemont considera que cualquier opción que no le haga presidente supone legitimar el 155"

La imposibilidad de pactar una nueva lista electoral ha mostrado las profundas diferencias entre el antiguo PDeCat y ERC. Precisamente el nombre con el que concurren en esta nueva convocatoria pretende apelar a Junts pel Sí, pero los escollos son evidentes.

Las relaciones con republicanos están completamente muertas desde que Junqueras presionó a Puigdemont para declarar la DUI y no unas autonómicas anticipadas. Las presiones fueron orquestadas, según algunos medios, por Marta Rovira, pero el famoso "155 monedas de plata" de Gabriel Rufián sentó como un jarro de agua fría entre los antiguos demócratas.

Puigdemont considera que un escenario en el que no fuera presidente supondría, de alguna manera, legitimar el 155 porque reconocería el cese de todo el gobierno (algo que ya han hecho los exconsellers encarcelados y la presidenta del Parlament Carme Forcadell).

Junto a esta ruptura, el propio PDeCAT mantiene una grieta interna que ha intentado disimular ante los medios. Gran parte de sus miembros más destacados, entre ellos la propia coordinadora general Marta Rovira, han apostado por seguir la vía de Santi Vila.

En este caso, crecen las voces internas que reclaman un procés pactado punto a punto con el Gobierno central o, incluso, una vuelta al autonomismo que ha caracterizado tradicionalmente a Convergencia.

Estas rupuras en el bloque independentista, con Junqueras en la cárcel y un Puigdemont que no reniega de la vía unilateral puede suponer una 'muerte anunciada' del procés que dejará un papel difícil para los grupos soberanistas.

3 CUP

Los cupiers no apoyarán ninguna opción que no pase por la vía unilateral "Los cupiers no apoyarán ninguna opción que no pase por la vía unilateral"

Los cupiers ya han manifestado que no apoyarán a ningún Ejecutivo que no apueste por la vía unilateral. La formación anticapitalista ha sido la llave de gobierno durante la última legislatura, y si deja de apoyar al bloque soberanista, podría forzar un cambio de gobierno.

El problema que enfrenta la CUP es doble: si apoya a un independentismo que deja la vía unilateral quedarían en muy mal lugar, y si fuerzan un gobierno de Ciudadanos quedarían por traidores.

Por todo ello, lo más probable es que los pactos de gobierno se decidan, como suele hacer la CUP, en base a la decisión de sus votantes, que probablemente apostarían por continuar apoyando al soberanismo, quizás, forzando un gobierno de Puigdemont.

En Comú-Podem

La indefinición de Ada Colau puede lastrar la candidatura de Xavier Domènech "La indefinición de Ada Colau puede lastrar la candidatura de Xavier Domènech"

En este bloque queda en discordancia En Comú-Podem, el partido de Ada Colau que cuenta con el amparo de Podemos y que será la fuerza que decante la balanza entre un bloque y otro.

La formación apuesta por una nueva relación con España que no pasa exactamente por la independencia. Si algo se puede achacar a Ada Colau, es precisamente la indefinición con la que intenta captar al 50% que representa cada uno de los bloques en la sociedad catalana.

Sin embargo, esta indefinición le hará pasar una gran factura electoral, puesto que tanto constitucionalistas como independentisas desconfían de sus intenciones reales y consideran que favorecerá a los adversarios políticos.

En Comú, a tenor de las encuestas, obtendrá una representación muy baja (menor incluo que Catalunya Sí Que Es Pot) y tendrá que pasar el mal trago de elegir un pacto, seguramente votado entre sus afines, que está dividido 50-50.

Puede optar por no apoyar a nadie y dejar que uno de los bloques gobierne en minoría, pero en algún momento de la legislatura deberá de mojarse en el caso de que el Parlament continúe con el procés hacia adelante.

No hay que olvidar que Podemos puede vender su apoyo al soberanismo en Cataluña, pero no en Soria, Madrid o Málaga. Y esto está afectando gravemente a la formación morada: ahí tienen el adelanto de Ciudadanos en las encuestas y la voz de miembros destacados como Carolina Bescansa.

Mañana analizaremos las posibilidades de los partidos constitucionalistas de cara a este 21-D que será completamente decisivo para el futuro de Cataluña y, por ende, de toda España.

Artículos recomendados

Comentarios