Buscar
Usuario

Vida

¿Por qué es necesario celebrar el Orgullo LGTBI? Entre otras cosas, para evitar estos casos

La discriminación contra las personas LGTBI tiene nombres y apellidos que esconden historias muy duras.

En plena celebración del Orgullo LGTBI, algunas voces aún consideran que la convocatoria de estas manfiestaciones no se justifica en 2018. Nada más lejos de la realidad. 

Dejando de lado el hecho (que quizás considerarás poco relevante) de que aún tenemos siete países en los que te ejecutan por tu orientación sexual; algunos colectivos como el transexual o intergénero enfrentan su día a día ante la incomodidad y las miradas despectivas cada mañana, por ejemplo, cuando acuden a su trabajo en el transporte público.

Los casos que vamos a mencionar son poco conocidos. Pero tienen nombre y apellidos. Y han sido víctimas evidentes de la discriminación. ¿Quieres conocerlos?

Aquí os contamos que celebramos el Orgullo...

1 Por Alan | 17 años

Alan murió porque sus compañeros no aceptaban que un niño naciera con anatomía femenina "Alan murió porque sus compañeros no aceptaban que un niño naciera con anatomía femenina"

17 años. Esa es la edad a la que Alan, un chico de 17 años de Barcelona, se quitó la vida tras haber sido víctima de bullying desde que tenía 14. Alan cogió un bote de pastillas, guardadas bajo llave, las mezcló con alcohol y puso fin a su corta vida. Era Nochebuena y había conseguido la hazaña de convertirse en el primer menor catalán en adecuar su sexo a su DNI, tan solo 20 días antes de su muerte.

La situación en su colegio había sido completamente crítica: la gente le levantaba la camiseta, le preguntaba entre burlas cómo podía ser hombre con pechos de mujer. Le tiraba por las escaleras, le empujaban contra la pared: "¿Cómo es que te llamas Alan si tienes tetas?", era uno de los comentarios que acostumbraba a escuchar.

Todo ello había generado un cambio de personalidad con consecuencias. Entre ellas, sufrir un ingreso de un mes como consecuencia de una depresión que arrastraba desde hacía varios años.

"Quiero contar la historia de mi hijo para que a nadie le vuelva a pasar algo parecido, que sirva para que no se repita. Mi hijo no se ha suicidado porque sí, ha sido víctima de un crimen social. Una cadena de gente se ha reído de él a lo largo de su vida. Es la lacra del acoso que persigue al diferente. Y mi hijo lo era", afirmaba en diciembre de 2015 su madre, Ester Albert Cusso, en una entrevista con el diario El Mundo.

2 Por Alireza Tajiki | 21 años

El Gobierno iraní asesinó y toturó a Alireza Tajiki por su orientación sexual "El Gobierno iraní asesinó y toturó a Alireza Tajiki por su orientación sexual"

21 años. Esa fue la edad con la que Alireza Tajiki , un joven iraní, vio cómo terminaba su vida en una ejecución pública en pleno Teherán. Su asesinato se produjo tras una lenta agonía que padeció desde los 16 años, cuando fue condenado a la pena capital (en un tribunal sin ninguna garantía) por supuesto asesinato y violación a otro hombre. Anmistía Internacional denunció un proceso que consideró lleno de irregularidades.

Durante los cinco años que permaneció encarcelado, fue objeto de todo tipo de torturas diarias. De nada sirvieron las peticiones internacionales que exigían el respeto de los derechos internacionales de los niños

El país persa contempla la pena capital a todas las personas que mantengan relaciones homosexuales. Por el contrario, sí permite las operaciones de reasignación de género, financiadas por las autoridades. Por ello, muchas personas del colectivo se ven obligadas a cambiarse de sexo en contra de su voluntad para evitar represalias.

Las ejecuciones por temas 'morales' en Irán se producen de manera pública, lo que sirve para incrementar el miedo y el rechazo de una población testigo de las consecuencias de vivir su vida. 

Por otro lado, el reglamento internacional prohíbe expresamente la ejecución de menores de edad (sin delimitar los casos), pero Irán fija esa mayoría en 15 años, por lo que los ciudadanos son considerados como adultos a todos los efectos.

3 Por Andrew Leach | 12 años

Andrew Leach se suicidó tras recibir todo tipo de vejaciones por su bisexualidad "Andrew Leach se suicidó tras recibir todo tipo de vejaciones por su bisexualidad"

12 años. Esta fue la edad a la que Andrew Leach terminó quitándose la vida tras ser incapaz de soportar el acoso diario por su bisexualidad. "Creo que simplemente no me di cuenta. Él siempre parecía feliz", relató su madre, Cheryl Hudson, ante los medios.

El padre, Matt Leach, sí que tenía constancia de todo lo que sucedía y había intentado apoyar al pequeño: "Estaba teniendo problemas internos y en la escuela como consecuencia del rechazo".

El acoso diario que recibía el pequeño incluía todo tipo de vejaciones. Dentro de la escuela. Sin que los docentes actuasen. Entre ellos, encerrarle en los baños y prometer que no "saldría con vida".

Tras el suicidio de su hijo, sus padres criticaron el fallo de los sistemas que presuntamente combaten este tipo de actos intolerantes. Los responsables se limitaron a asegurar que todos estos casos se tratan con "suma importancia".

4 Por Motshidisi Pascalina | 21 años

El cadáver de Motshidisi Pascalina quedó completamente irreconocible "El cadáver de Motshidisi Pascalina quedó completamente irreconocible"

21 años. Esa fue la edad a la que Motshidisi Pascalina, una joven lesbiana de Sudáfrica, fue asesinada como consecuencia de su orientación sexual cuando se encontraba de fiesta.

"Simplemente salió a tomar algo y no volvió", declaró su madre Betty Melamu. Dos días después, hallaron su cuerpo en un descampado de un municipio cercano. Había sido golpeada y mutilada hasta la muerte. De hecho, su cuerpo había sido completamente desfigurado, por lo que únicamente pudieron realizar el reconocimiento médico a partir de un tatuaje de su pierna. 

"¿Por qué? ¿Por qué le ocurrió esto a mi hija?", se preguntó su madre, que reclama Justicia. Ella recuerda a su hija como una joven feliz, "cantaba muy bien, adoraba el fútbol, era muy buena estudiante y quería ser política".

Sudáfrica permite el matrimonio homosexual y, teóricamente, cuenta con un plan para defender a las personas LGTBI. Decimos teóricamente, porque las tasas de crímenes son altas. Sobre todo, hacia las lesbianas negras que viven en zonas rurales, como Motshidi, víctimas de todo tipo de discriminaciones (uno de los múltiples reductos del apartheid). En estos casos, muchas de ellas son víctimas de violaciones 'correctivas' para forzarlas a que cambien su orientación sexual. "La Policía nos está fallando", critican desde los colectivos.

5 Por Ally Steinfeld | 17 años

17 años. Esa es la edad que tenía Ally Steinfield, una joven de Texas, cuando un grupo de personas decidió asesinarla, mutilarla y quemarla porque era una mujer nacida con una anatomía masculina. Su caso fue el 21º registrado en todo Estados Unidos en 2017.

La Justicia no apreció delito de odio, por lo que los autores del crimen vieron cómo se reducía sensiblemente su condena. Pero, sin embargo, no existe duda de que su asesinato, producido un año después de salir del armario, fue completamente premeditado. El principal acusado fue Vrba, aunque también se sospecha de una antigua amiga de la joven, conocida con el nombre de Briana Calderas.

Las autoridades no vieron delito de odio en un crimen totalmente planificado y como consecuencia de su identidad de género "Las autoridades no vieron delito de odio en un crimen totalmente planificado y como consecuencia de su identidad de género"

Ambos prepararon un plan para envenenarla a través de una bebida. Sin embargo, la joven se negó a tomarla. Fue entonces, cuando decidieron acuchillarla, extraer sus ojos, mutilar sus genitales, desmembrar parte de su cuerpo y quemarla. La enterraron en un gallinero, donde la Policía consiguió encontrarla tres semanas después de que sus padres denunciaran su desaparición.

El caso generó una fuerte expectación en el país. Human Rights aseguró que "esta violencia, a menudo motivada por el odio, debe llegar a su fin" y pidieron "luchar contra la transfobia y la violencia contra las personas trans".

Su familia la definió como una "persona muy cariñosa y extrovertida, a la que no le gustaba el conflicto". La joven recibió todo tipo de mensajes de apoyo a través de las redes sociales. Entre ellas, la oscarizada Patricia Arquette, que donó 1.000 dólares a la familia para que pudiera financiar el funeral: "esta donación es en honor de Ally, quien fue lo suficientemente valiente como para vivir su verdad en un mundo muy ignorante. Estoy orando por su familia durante este tiempo desgarrador. Pueden estar rodeados de apoyo y amor".

El único motivo por el que fue asesinada se basó en su identidad de género. La joven no había mantenido ningún otro tipo de disputa con las personas que finalmente fueron condenadas por este crimen. Su salida del armario cambió todo.

6 Por todos aquellos que viven bajo el yugo del silencio

En este momento hay futbolistas que viajan diariamente a un lugar del norte de África para visitar discretamente a sus parejas. Son homosexuales, pero alguien les impide relatar ante los medios su orientación.

Toreros, deportistas, estrellas mediáticas, actores... la cantidad de personajes famosos que desean vivir su sexualidad de manera pública es amplia. Y desconocida. El caso de Jesús Tomillero, un árbitro de Sevilla que tuvo que abandonar el mundo del fútbol tras recibir todo tipo de vejaciones, implica un precedente muy peligroso.

Por todos aquellos que viven bajo el yugo del silencio "Por todos aquellos que viven bajo el yugo del silencio"

Y no olviden a todos aquellas personas anónimas que se ven diariamente discriminadas en su trabajo o casa. Que son expulsados. Cuyos padres, literalmente, no quieren lavar su ropa junto a la de su hijo por aquello de que "no se pegue lo de ser gay". Aquellos que terminan en la calle porque sus padres no quieren saber nada de ellos. Aquellos que terminan despedidos porque su pareja acude a recogerle a la puerta del trabajo. Aquellos que ven escenas en cadenas públicas en las que se dice, literalmente, que solo sirven para "prostituirse y abrazar el pecado".

La discriminación contra el colectivo LGTBI no solo sucede a miles de kilómetros de nuestro país. Sucede cada día. Quizás, a tu vecino, a la persona que te encuentras diariamente en el autobús... quizás a tu familiar o amigo más cercano... Quizás a tu propio padre o madre.

¿Crees que todo está normalizado? Viaja a Italia e intenta casarte con alguien de tu mismo sexo. Disfruta de un viaje a Moscú y brinda tu mano a otro hombre. Comprueba qué sucede. Quizás, entiendas muchas cosas.

Artículos recomendados

1 Comentario

  • Más recientes
  • Mejor valorados