Buscar
Usuario

Ciencia

¿Por qué está habiendo tantos terremotos en Granada?

Desde el pasado mes de diciembre decenas de terremotos se han reproducido en Granada y su área metropolitana.

¿Por qué está habiendo tantos terremotos en Granada? ¿Por qué está habiendo tantos terremotos en Granada?

Foto: IGN

Granada y su área metropolitana están alerta a causa de la actividad sísmica registrada en las últimas semanas. Desde el 1 de diciembre de 2020 se han calculado un total de 281 terremotos en este entorno, de los cuales ocho han sido de magnitud mayor o igual a 3.0 y 41 han sido sentidos por la población.

El origen de los terremotos se produce por la actividad de las placas litosféricas continentales, según explica el Instituto Geográfico Nacional. El sur y sureste de España concentran gran parte de los temblores que se registran en nuestro país, ya que aquí coinciden las dos placas, que están en continuo movimiento.

Los expertos atribuyen la reciente sismicidad en la Vega de Granada a la aproximación continua de 4 a 5 milímetros al año entre las placas eurasiática y africana; concretamente, a la liberación brusca de la energía acumulada en las fallas debido a este movimiento entre placas.

En la zona de la Vega de Granada coinciden varias fallas, la de Atarfe, la de Pinos Puente y la de Santa Fe. Las tres son dinámicas, se encuentran cerca una de la otra y están "bien expuestas" en la superficie, lo que favorece la repetición de seísmos que se ha vivido en los últimos días.

"Los periodos de mayor actividad sísmica como el actual corresponden a enjambres, con numerosos terremotos de diferentes magnitudes en localizaciones próximas. Se desencadenan cuando la actividad de una falla produce un efecto dominó y dispara la actividad de otras fallas próximas", ha explicado el investigador de la Universidad de Granada Jesús Galindo-Zaldívar.

Por su parte, el Instituto Andaluz de Geofísica y Prevención de desastres sísmicos de la Universidad de Granada ha achacado los terremotos de los últimos días al hundimiento que sufre la Cuenca de Granada, en cuyo borde se encuentran las fallas que los causan, y los ha incluido en una serie que comenzó "hace tiempo".

Alarma social

Los expertos consideran estos terremotos "pequeños", ni siquiera moderados, aunque reconocen que causan una gran alarma social al ser muy superficiales y producirse cerca de localidades que están densamente pobladas.

El 2 de diciembre la Red Sísmica Nacional registró un terremoto de magnitud 3,6 en Atarfe y Santa Fe, que fue ampliamente sentido en numerosas localidades cercanas al epicentro pero sin causar daños. La serie se ha reactivado posteriormente a finales de enero y este pasado sábado 23 de enero el Instituto Geográfico Nacional (IGN) registró un terremoto con magnitud 4,4 al noroeste de Santa Fe, que fue fuertemente sentido en numerosas localidades cercanas al epicentro. Desde entonces se han localizado decenas de réplicas, algunas de ellas con magnitudes superiores a 3 grados.

Especial preocupación han causado los hasta 42 nuevos terremotos, de magnitud oscilante entre 1,5 y 4,5 grados en la escala de Richter, que se dejaron sentir en la noche de este martes día 26 de enero y madrugada del miércoles 27 en la provincia de Granada, con epicentros en las localidades de Santa Fe, Atarfe y Cúllar Vega.

Los seísmos, que se notaron también en otras provincias andaluzas, como Córdoba, Málaga o Jaén, provocaron escenas de miedo entre la población, y cientos de vecinos salieron a las calles, tanto en Granada capital como en los municipios afectados, donde permanecieron hasta bien pasada la medianoche, a pesar del toque de queda impuesto por la pandemia de COVID-19.

Artículos recomendados

Comentarios