Buscar
Usuario

Política

¿Cómo evitamos el radicalismo islámico? ¿Por qué Francia es un objetivo prioritario?

El modelo intercultural evita este tipo de ataques a la vez que enriquece a la sociedad.

Niza, París, Trèbes, Madrid, Barcelona, Bruselas... Europa ha sido un constante escenario de ataques yihadistas durante los últimos años que, tristemente, han dejado de ser noticia para convertirse en parte de la normalidad informativa.

A pesar de la ola de atentados en toda Europa, Francia se lleva la palma. Pero no es el único país. ¿Qué falla para que el salafismo pueda extender sus tentáculos? ¿Cómo podemos evitar este tipo de situaciones?

Lucha contra el salafismo

El salafismo es una secta minoritaria del Islam que aboga por extender la visión más rigorista de la religión a través de la violencia. Solo acepta la rama sunní (la chií, dominante en países como Irán, sería destruida) y rechaza a cualquier creyente que viva con una versión más relajada de la moral. No representa, en ningún caso, a la mayoría de los fieles.

La extensión del discurso extremista llega a través de los imanes de las mezquitas que financia Arabia Saudí. La última monarquía absolutista del mundo se dedica a 'regalar' templos en toda Europa a cambio de imponer a sus líderes espirituales. Un ahorro para gran parte de la comunidad, que recibe un lugar de culto sin la necesidad de recaudar dinero.

Sin embargo, esos imanes que toman el poder... quizás sean el germen de un daño mayor. Este tipo de líderes espirituales viajan a las mezquitas de nueva construcción e imponen el salafismo a los más jóvenes, mentes moldeables, que comienzan a radicalizarse poco a poco. Recuerden la trayectoria de los terroristas de Barcelona y Cambrils.

El salafismo ha utilizado las mezquitas para extender su discurso "El salafismo ha utilizado las mezquitas para extender su discurso"

En Arabia Saudí predomina, precisamente, la rama wahabitta, que en la práctica comparte valores sociales con los mencionados grupos salafistas. Una relación que se fortalece a través de la financiación que se realiza a través de la venta de petróleo a Occidente. Sin embargo, sus prácticas se están volviendo en su contra: algunos grupúsculos del Daesh ya han señalado a esta potencia del Golfo Pérsico.

La Conferencia Islámica de España ha pedido que se establezca una especie de test para evaluar la idoneidad de los predicadores, con gran influencia entre los fieles. La medida cuenta con gran apoyo entre la comunidad musulmana, aunque no hay consenso en la manera de realizar este tipo de pruebas.

Mientras tanto, la lucha en Europa se reduce a la integración de los servicios secretos en cada comunidad para valorar qué tipo de discurso se ofrece en los templos. Algunos casos han terminado en la deportación, aunque esta lucha es ineficaz. 

El (mal) ejemplo francés: ¿por qué son objetivo prioritario?

Si hay un país que destaca como objetivo de estos ataques, es sin duda, Francia. El país galo se encuentra en el constante centro de los ataques del Daesh y ha sufrido una especial crisis que ha llevado a mantener el Estado de Emergencia durante más de un año. Los atentados de Charlie Hebdo en 2012 fueron, sin duda, el desencadenante para que el autoproclamado Estado islámico se activase en el Viejo Continente ¿Qué sucede en Francia? ¿Por qué es el principal objetivo?

1 Mala integración de inmigrantes: rechazo al interculturalismo y apuesta por el multiculturalismo 

París ha mantenido barrios exclusivos para cada cultura, lo que no permite el intercambio "París ha mantenido barrios exclusivos para cada cultura, lo que no permite el intercambio"

La gran influencia francesa en el norte de África, en el área subsahariana y, en menor medida, en el Caribe; han favorecido una mezcla muy rica de culturas que han permitido que la sociedad francesa actual sea una de las más interesantes del Viejo Continente.

La situación, sin embargo, ha desbordado a las autoridades. Lejos de modelos como el español, que apuestan por el interculturalismo; Francia ha preferido optar por otra vía: el multiculturalismo.

Esta segunda opción aboga por establecer una especie de 'segregación' entre personas de diversas procedencias. El mayor ejemplo es el barrio parisino de Saint Denis, en el que se encuentra una fuerte comunidad musulmana sin prácticamente contacto con el resto de locales. Todo un foco de radicalización que se evidencia en los últimos ataques: gran parte de su población ha defendido a los autores de los atentados.

Lejos de dicho modelo, queda como ejemplo el barrio madrileño de Lavapiés. En uno de los lugares más castizos de la capital, conviven senegaleses, bangladesíes, marroquís, egipcios... y un largo etcétera. Todas estas comunidades se comunican diariamente con los españoles de origen, lo que favorece un interculturalismo especialmente enriquecedor.

Pasear por sus calles y comprobar, por ejemplo, cómo una mujer con velo pasea con una mujer nacida en nuestro país, ayuda a que la primera no vea al local como un enemigo. Permite que se integren en nuestras sociedades, que se sientan tan españoles como su nacionaldiad de origen o que participen en la vida política y social. Elementos fundamentales para evitar discursos radicales que solo fomentan el odio.

2 El Daesh sabe cómo comunicarse en lengua francesa

El autodenominado Estadoi Islámico cuenta con gran soporte para comunicarse en lengua francesa "El autodenominado Estadoi Islámico cuenta con gran soporte para comunicarse en lengua francesa"

Derivado de la anterior situación, la gran emigración hacia los territorios controlados por el yihadismo, en especial parte de Siria e Irak (el autoproclamado Califato), ha permitido que el Daesh consiga una gran capacidad de comunicación con la comunidad francesa.

El grupo terrorista ha desarrollado una propaganda muy potente, lejos de Al Qaeda, cuyos vídeos se grababan con cámaras de teléfonos móviles. El autoproclamado Estado Islámico (no representa al islam real), consigue transmitir las imágenes de guerra y 'martirio' como si de un escenario de videojuego se tratase.

Su propaganda atrae a gran parte de los jóvenes que quiere vivir experiencias intensas. Por otro lado, ofrece una vida idílica, con guerreros especialmente atractivos (siempre seleccionados estrictamente por la cúpula) que prometen dejar atrás todos los problemas que cualquier persona enfrenta en su vida cotidiana.

Los protagonistas de los vídeos de propaganda se escogen de manera escrupulosa "Los protagonistas de los vídeos de propaganda se escogen de manera escrupulosa"

Tras conseguir la radicalización, las personas captadas cuentan con dos vías: adoptar el modelo de 'lobo solitario' (actuar en nombre propio y sin órdenes del grupo) o el viaje al 'Califato' para recibir entrenamiento militar y formar contactos para organizar células en Europa.

Su propaganda, sin embargo, no cala en los países hispanoablantes. El único mensaje destacable es el conocido Yassin, hijo de Tomasa, de origen cordobés y descendiente de una española radicalizada. El resto de vídeos han sido protagonizados por personajes con un nivel de español bastante precario.

3 Influencia de Francia en el Norte de África: colonialismo y panarabismo

El fin del socialismo árabe ha dado paso al panislamismo "El fin del socialismo árabe ha dado paso al panislamismo"

La colonización francesa de parte del Norte de África ha estrechado lazos entre ambos ámbitos culturales. Sin embargo, no hubo un consenso entre todas las naciones. En Argelia, por ejemplo, la salida de los colonos fue especialmente dura, con una guerra civil que desangró, literalmente, al país.

Entre las milicias más fuertes, destacaron el FIS (Frente Islámico de Liberación), que forzó la islamización de un país que había sido tradicionalmente laico. Argelia, sin embargo, progresa poco a poco en la actualidad.

Por otro lado, la colonización y posterior salida de varios países europeos en los mencionados territorios provocó la creación de fronteras artificiales. Por ello, los movimientos que piden el socialismo árabe (representado en el Baath, origen de dictaduras como Gaddafi o Al Assad y propulsores de un país laico y extendido a todos los pueblos árabes), han dejado paso al panislamismo, radical y representante del fracaso de las primaveras árabes de 2011. 

4 Ataque a los valores occidentales: la entrada a Europa a través de Francia

El ataque a la sala Bataclan representa el combate a los valores occidentales "El ataque a la sala Bataclan representa el combate a los valores occidentales"

Como consecuencia del anterior punto, Francia se ha convertido en la mejor puerta de entrada del yihadismo en Europa. La facilidad de esconderse, de simular la integración y el idioma; son fundamentales para que los pequeños grupos fanatizados entren y actúen sin problema.

Francia es un ejemplo de los valores occidentales a combatir por parte del yihadismo. Un ejemplo claro: los atentados de París de noviembre de 2015 se produjeron contra salas de música, un estadio de fútbol o restaurantes. Un ataque al estilo de vida occidental.

5 Desestabilizar un solo país facilita una mejor difusion del mensaje

La oleada de atentados ha desestabilizado completamente a Francia "La oleada de atentados ha desestabilizado completamente a Francia"

La capacidad de desestabilizar un país permite que el resto de naciones comiencen a temer al grupo terrorista. Establecer un Estado de Emergencia 'sine die', una sensación de terror generalizado, el Ejército en la calle... es la mejor baza para extender su discurso e intenciones.

Y, sin duda, su materialización en la política: ahí tienen el ascenso del Frente Nacional de Marine le Pen o la situación del islamismo como centro del discurso político: ejemplos de su gran influencia.

6 La respuesta favorece las intenciones del Daesh: fomentar el rechazo a musulmanes 

El aumento del rechazo a los musulmanes en occidente favorece los intereses del Daesh "El aumento del rechazo a los musulmanes en occidente favorece los intereses del Daesh"

Atendiendo a lo anterior, el Daesh consigue su principal propósito: alentar el odio contra la comunidad musulmana. Su intención es desestabilizar las naciones occidentales. Fomentar el odio contra los fieles ayuda a favorecer esa 'guerra santa', a que los musulmanes se levanten en masa y que consigan imponer una visión del Islam radicalizada y basada en el rechazo al discordante.

Esta surrealista historia es el fin último del yihadismo. Son grupos fanatizados que intentarán conseguir sus fines sin ningún tipo de mesura o racionalidad. La mejor forma de combatirlos: favoreciendo la propagación de un islamismo moderado.

Artículos recomendados

Comentarios