Planned Parenthood y su iniciativa de voto, el peligro que puede tumbar a Trump en las elecciones

Planned Parenthood y su iniciativa de voto, el peligro que puede tumbar a Trump en las elecciones

Donald Trump se encuentra con un problema añadido que le podría hacer perder decenas de miles de votos en favor de Hillary Clinton. "My Vote, My Voice" (Mi voto, mi voz).

Política Sergio C. González Sergio C. González 18 Agosto 2016 09:45

Se acercan las elecciones americanas. Al contrario que en España, seguramente allí haya un presidente o presidenta al poco de celebrarse los comicios, aunque el problema en los Estados Unidos radica más en quién va a salir con los puños en alto que en casi cualquier otra materia, pues por el momento no hay nada decidido. Tantos países en una misma nación es lo que tiene. Tantas formas distintas de pensar, también.

Votar en el país de las oportunidades no es tan fácil como parece, y es que la igualdad no está del todo instaurada aunque el calendario diga que vivimos el mes más caluroso del año en 2016. El pasado viernes apareció una campaña llamada "My Vote, My Voice" ("Mi voto, mi voz"), por la cual las archiconocidas clínicas en EE.UU. de Planned Parenthood, famosas por sus políticas pro-aborto y de integración, comenzaban una iniciativa para que todos sus clientes pudieran registrarse para votar en sus centros con la única condición de que fueran mayores de edad. ¿Alguien dijo sufragio igualitario? Creo que a Donald Trump esto no le hace mucha gracia, mientras que a Hillary Clinton le tiene que estar sentando como un masaje sueco... La batalla entre el partido demócrata y el republicano no está para nada decidida, y con movimientos ciudadanos que en un principio no contaban con más que el apoyo de unos pocos, quizá se coja la sartén por el mango y se empiecen a repartir los votos de forma distinta.

Con todos ustedes, Planned Parenthood

Planned Parenthood "Planned Parenthood"

Para entrar en contexto, Planned Parenthood es un famoso proveedor de atención sanitaria, que pretende no solamente servir de ayuda a los más necesitados en cuestiones relacionadas con la salud, sexo e igualdad, sino también en los principios judiciales, especialmente pensado para extranjeros a quienes su libertad se les ha arrebatado en silencio. Casi cien años de historia corroboran su labor, y ahora ha llegado el momento de decir basta: la familia negra, las mujeres, homosexuales, amantes de los yogures de coco o los que se ponen las lentillas sin mirar: todos votan. Basta de injusticias y basta de marginaciones.

Aquí vota hasta el apuntador

La campaña de Planned Parenthood, con Anna Keene como una de las portavoces, relataba que "si no podemos participar absolutamente todos en nuestro gobierno, estamos siendo engañados"; a lo cual añadía que "estamos lanzando la campaña "Mi Voto, Mi Voz" para asegurar que absolutamente toda voz es escuchada y que todo voto es contado en todas las comunidades del país. No importan tus creencias políticas; si no votas o no puedes votar, no puedes elegir quienes servirán por ti y tus intereses".

El aborto no es una broma, es un derecho "El aborto no es una broma, es un derecho"

Como si de en los libros de texto se tratase, decenas de voluntariados se han sumado a la iniciativa en cuarenta y cinco de los estados de EEUU, con mesas en las entradas de las clínicas de Planned Parenthood para concienciar a la gente de que es posible, que la unión hace la fuerza y que todavía se puede dar la vuelta a las encuestas de cara a las elecciones generales de noviembre. La iniciativa lucha porque cualquier mayor de 18 años pueda acudir a las urnas y depositar su voto por quien quiera, pero todavía hay un largo camino por recorrer.

Trump, toma nota, campeón

Ahora bien, ¿tiene sentido todo esto? ¿Puede lograrse de verdad un cambio significativo o será simplemente la portada de periódico de un día donde no ha pasado nada más interesante? Lo primero que ellos quieren es darle la mano a la esperanza, coincidiendo intencionadamente con el 51º  aniversario del Acto del Derecho a Voto; pero sin duda lo más importante es la comunidad de Planned Parenthood, que cuenta con más de 2.840.000 pacientes al año. ¿Y si se reúne a la mayoría? ¿Y si el espíritu del "sí, se puede" termina siendo como el aceite sobre el agua?

Trump

Hablemos ahora de política, de partidos políticos y sobre cómo puede afectar esto de cara a noviembre. ¿Quién sale beneficiado? ¿A quién de los candidatos les merece la pena hacerse eco de esto y a quién mantenerse al margen? Aunque Planned Parenthood quiere transmitir un aura completamente alejada del partidismo, es evidente que Hillary Clinton y los Demócratas pueden sacar un buen bocado de votos de todo esto. Tirar de populismo va a ser en este caso clave para ellos, y es que según encuestas realizadas este mismo mes de agosto por la NBC, solamente un 1% de la población negra va a votar a Trump. Hillary Clinton, sin embargo, cuenta con el apoyo de la mayoría de la población de color. Además, Trump es cuarto en la carrera por los votantes menores de 30 años.

La carrera por el voto indeciso

Clinton

Así que una de dos, o el candidato republicano se aferra a su público talludo y empieza a sacar las garras de cara a frenar o interrumpir una campaña que no ha hecho más que comenzar, o podríamos estar hablando de un desenlace inesperado que se convertiría en uno de los ángeles de la guarda para Clinton, quien tendría todavía tiempo para ganarse el voto de la comunidad negra y del resto de colectivos marginados, incluido el homosexual. Lo principal, sin embargo, es que esos casi 2,5 millones de personas que confían cada año en Planned Parenthood se registren para votar, porque Planned Parenthood puede hacer que todo el mundo termine votando. Eso es lo que cuenta.

Comentarios