Buscar
Usuario

Noticias

Violan y matan en la cárcel a un pederasta que agredió a 200 niños huérfanos: "Sintió lo que hizo"

El fallecido aprovechaba su trabajo en Malasia y Camboya para violar a niños entre 6 meses y 12 años: ha muerto en una cárcel británica.

Violan y matan en la cárcel a un pederasta que agredió a 200 niños huérfanos: "Sintió lo que hizo"

Richard Huckle fue encontrado muerto en su celda de Reino Unido el pasado mes de octubre de 2019, pero todavía no habían trascendido más detalles sobre su caso hasta la fecha. Huckle, encarcelado por haber abusado de más de 200 menores huérfanos, fue violado y asesinado por otro preso que, según se justificó, quería que sintiese lo mismo que sus víctimas.

El ataque fue "cuidadosamente planeado" y ejecutado por el preso Paul Fitzgerald, también encarcelado por delitos de índole sexual. Según indicó, Fitzgerald violó a Huckle con un utensilio de cocina, lo estranguló con un cable eléctrico y luego le metió un bolígrafo por la nariz hasta el cerebro. La víctima presentaba además golpes en la cara y los riñones, además de una puñalada en el cuello, según el Daily Mail.

Lejos de mostrar arrepentimiento, Fitzgerald calificó su acto como "justicia poética" y confesó que sus intenciones iban más allá de matar a su víctima: quería cocinarlo. También asegura que se había "divertido mucho" en un plan sádico de torturas que profirió a Huckle.

Richard Huckle abusó de más de 200 niños en Malasia y Camboya "Richard Huckle abusó de más de 200 niños en Malasia y Camboya"

Los profesionales que han participado en el juicio señalan que el asesino de Richard Huckle sufre problemas de psicopatía y trastornos de personalidad, que le llevan a no empatizar con sus víctimas y elaborar este tipo de planes macabros que terminaron con el desenlace para el fallecido.

A punto de ser condenado a 22 cadenas perpetuas

La situación judicial que enfrentaba Richard Huckle era completamente sombría, fruto de la larga lista de delitos que cargaba a sus espaldas, prácticamente todos de índole sexual contra niños menores de edad. Su ingreso en prisión se produjo en el año 2016, tras haber violado a 191 niños y niñas con edades entre los 6 meses y 12 años.

Todas sus víctimas eran huérfanos residentes en los orfanatos de Malasia y Camboya, donde desempeñaba labores de voluntariado. El acusado aprovechaba su condición y su estatus para violar a los menores, completamente desprotegidos y se sentía en la más completa impunidad, hasta que finalmente fue sorprendido. El fallecido estaba a punto de ser condenado a 22 cadenas perpetuas.

Artículos recomendados

Comentarios