Para el Primark de Gran Vía para pedirle matrimonio a su pareja ante todos los visitantes

Para el Primark de Gran Vía para pedirle matrimonio a su pareja ante todos los visitantes

La fiebre por las pedidas de mano low cost está superando la barrera de lo increíble.

Noticias Adrián Parrondo Adrián Parrondo 17 Febrero 2019 18:33

Las pedidas de mano han copado, sin duda, la historia del cine. ¿Quién no ha soñado ese momento en el que esa persona a la que admiras te invita a cenar a un restaurante elegante y, entre ostras y champagne, saca un estuche, lo abre y te pide un si quiero? Pues... ¡ERROR!

¡Cómo ha cambiado todo!

Lo que se lleva en pleno siglo XXI, en plena revolución de la Generación 'Z' tiene otro carácter: pedir matrimonio en mitad del Primark más grande de España y segundo del mundo: el de la Gran Vía de Madrid. Que para eso es la mejor atracción turística después del bocata de calamares y la Plaza Mayor. Y no, no es broma. Porque la furia por la ropa 'low cost' ha traspasado fronteras y, entre camisetas y sudaderas a cinco euros, hay gente que pide la mano por todo lo alto.

Ene, que se encontraba allí, se topó con la escena y la grabó con su teléfono móvil, aunque no podía creerse lo que estaba presenciando: "Fui con una amiga a comprar unas cosillas y empezamos a ver gente asomada a la barandilla, mirando hacia abajo, esperábamos un flashmob o algo, por el estilo", confiesa a Los Replicantes.

Pronto comprobó que sí, que se estaba cocinando algo fuerte, pero no lo que esperaba: "Había muchos trabajadores asomados, encargados, seguridad y demás personal. De repente se paró la música y la gente comenzó a aplaudir y gritar". Y de ahí, al altar, sin duda.

Una pedida demasiado low cost

La emotiva escena, sin embargo, ha cosechado comentarios... que califican la pedida de mano como 'excesivamente low cost'.

Tampoco faltó quien, impresionado por el imponente tamaño del templo de la ropa barata, dejó en un segundo plano el amor para mostrar incredulidad...

Una pedida de mano que, sin duda, nadie podrá olvidar.

Comentarios