Buscar
Usuario

Noticias

Impide que su hija se vaya de excursión porque "no entiende" la autorización en valenciano

El colegio se negó a mandar un nuevo formulario en castellano y el padre decidió no autorizar a la pequeña para la actividad extraescolar.

Impide que su hija se vaya de excursión porque "no entiende" la autorización en valenciano

El padre de una niña de ocho años, alumna de un colegio público de Alicante, ha decidido presentar una denuncia ante la Inspección Territorial de la Conselleria de Educación, en la que solicita que se garantice "el derecho a recibir comunicaciones también en lengua castellana sin que, para ello, haya que pedirlo expresamente".

El miércoles 5 de enero el colegio de Nuria, la hija del denunciante, había programado una actividad extraescolar por el centro de Alicante. Una actividad para la que su padre, Joaquín, no la autorizó. 

"No puedo firmar una autorización para mi hija si no la entiendo", declaraba Joaquín, el padre, a ABC. Según informa el diario, Joaquín recibió un formulario escrito correctamente en valenciano, mientras que la versión castellana estaba repleta de errores y palabras que no se correspondían con el español. Ante tales equivocaciones, el centro le comunicó que se había producido un "error en la redacción no bilingüe de la comunicación".

Tras ello, el padre decidió solicitar al centro una circular en castellano para poder firmarla. Sin embargo, ha denunciado que el colegio le trasladó a su hija que no iba a mandar un nuevo formulario, y que si no lo rubricaba tendría que quedarse toda la jornada en otra clase. "Mi hija no ha podido ir de excursión escolar porque su padre habla en castellano", relataba Joaquín, a pesar de que el valenciano, al ser de origen latino es similar al castellano y es también lengua oficial en la Comunidad Valenciana.

La niña, sin excursión

La gran perjudicada fue, sin duda, Nuria, la pequeña. Mientras sus compañeros tenían programada la actividad para la que su padre no la había autorizado, su progenitor la llevó al Oceanogràfic de Valencia. 

"He tenido que planificar mi propia excursión", declaró el padre, en sus trece. Por otra parte, la actividad finalmente se canceló a causa de la lluvia, algo que comunicó el colegio por correo electrónico, en las dos lenguas oficiales. 

Para más inri, la asociación Hablamos Español se ha hecho eco de lo ocurrido y ha anunciado que trasladará los hechos de "discriminación lingüística" sucedidos a la Fiscalía de Menores, para que investigue "si se han vulnerado los derechos de la menor y si se ha incurrido en prevaricación".

Tras no autorizarla, el padre llevó a su hija al Oceanogràfic "Tras no autorizarla, el padre llevó a su hija al Oceanogràfic"

Gloria Lago, presidenta de la asociación, declara, además, que "cada vez más personas están solicitando que las Administraciones Públicas usen también el español en las comunidades autónomas siguiendo la campaña 'Pídelo en Español'". Según ella, "la presencia de nuestra lengua común no solo está siendo cada vez más limitada en la enseñanza, sino también en ayuntamientos, hospitales, y dependencias de gobiernos autonómicos".

Asimismo, según la denuncia presentada por Joaquín, no sería la primera vez que ocurre algo similar: ya había recibido la convocatoria para una reunión trimestral escrita solo en valenciano, pero en ese caso el colegio le entregó a la alumna la citación en castellano.

El hombre, además, también forma parte del Consejo Escolar del centro, y solicitó una copia del Proyecto Lingüístico del colegio, para conocer "la proporción de horas lectivas y la distribución de las asignaturas en relación a la aplicación de las lenguas oficiales en la Comunidad Valenciana".

Indignación en redes

Según informa ABC, la denuncia explica cómo la jefa de estudios del colegio le enseñó a Joaquín una copia en valenciano, alegando que "es la lengua oficial de la Generalitat". El hombre, además, ha solicitado a la Inspección Educativa que asegure que los padres reciban las comunicaciones en ambas lenguas y garantice que "los niños no sean el instrumento de presión para conseguir los fines de una imposición lingüística a la comunidad educativa, de la que los padres también formamos parte".

Las redes sociales no han tardado en hacerse eco de tal situación. Lluvia de críticas para ambas partes, sorpresa e indignación han sido protagonistas respecto a lo sucedido.

Artículos recomendados

Comentarios