Buscar
Usuario

Vida

Paco Tomás: "Esa construcción tan tóxica de la masculinidad hay que empezar a quebrarla"

Con su segunda novela, 'Coto privado de infancia', el periodista y activista LGTBI viaja al pasado para hablar sobre homofobia, dolor y patriarcado.

Paco Tomás: "Esa construcción tan tóxica de la masculinidad hay que empezar a quebrarla" Paco Tomás: "Esa construcción tan tóxica de la masculinidad hay que empezar a quebrarla"

Foto: Planeta

Paco Tomás vuelve con su segunda novela. El escritor, guionista, periodista y activista LGTBI publica 'Coto privado de infancia' (Planeta), con el que hace un ejercicio de memoria para liberarse a sí mismo y curar algunas heridas. "Tiene mucho de memoria, de autobiográfico. Pero me ha venido muy bien jugar a la autoficción para canalizar muchas cosas en Tomás Yagüe y no tener que contarlas desde Paco Tomás, que me hubiese costado muchísimo", confiesa.

Tomás Yagüe es el protagonista de la novela, "un niño homosexual en la España de los 70, un adolescente en la España de los 80 y cómo todo ese maltrato, ese acoso, esos silencios, esos miedos le han afectado de una manera brutal en su adultez". Así, tendrá que gestionar ese dolor, sobre el que el autor reflexiona: "Como decía Carrie Fisher, 'coge tu corazón roto y conviértelo en arte'. Con ese dolor tenemos que decidir si queremos construir o destruir".

En este punto Paco Tomás pone también el foco en la salud mental: "Primero hay que pedir ayuda, ya sea a través de terapia o incluso si hacen falta fármacos. A partir de ahí hay que detectar las grietas y poner una especie de masilla. Yo no creo que las heridas desaparezcan. Nos van a acompañar hasta el último día, pero podemos conseguir que no duelan. Los fantasmas nos visitarán, pero sabremos enfrentarnos a ellos y no nos van a someter. Lo más importante es pedir ayuda y trabajar mucho la terapia".

Patriarcado y LGTBIfobia

El mallorquín profundiza en aquellos difíciles años. "Me llamaban marica y yo no era capaz de identificar qué había en mí como para ser objeto de ese bullying. Así que tenía que estar con 7 años cuestionándome qué era o qué me pasaba", cuenta. "Las familias tampoco eran un lugar de apoyo y acogimiento. Esas familias habían crecido en una sociedad que les había inculcado el odio hacia esos hijos. Eso convierte a esos padres y esas madres en víctimas de ese patriarcado cruel que convierte a padres y madres en enemigos de sus hijos. Es tan perverso todo", expone.

"Los 80 están muy mitificados. Eran un cuadro y eran un lugar horroroso. De los 80 tenemos la imagen de la Movida Madrileña pero aquello eran un os pocos en un lugar muy concreto. La gran mayoría de la población adolescente vivía aterrorizada igual. El patriarcado te pegaba igual", continúa Tomás.

Precisamente el patriarcado queda dibujo en el libro en el hermano del protagonista, Toni. "Esa manera tan tóxica de construir la masculinidad, qué es ser un hombre", señala, dejando claro que hay que empezar a quebrar ese sistema. "Hay muchas maneras de ser hombre igual que de ser mujer. Pero la mujer ha trabajado más eso desde el margen", explica.

En la otra parte encontramos a Gloria, la hermana de Tomás Yagüe. "En ella puse lo que representa la mujer para la mayoría de los maricones. A mí el universo masculino de mi entorno no me interesaba nada, me parecía un infierno. Sin embargo con el femenino parecía que se abría una ventana y entraba la brisa. No es que hasta la pubertad, con el despertar sexual, cuando los hombres empiezan a silutearse de una manera distinta, hasta ese momento, no me interesaban nada".

Sin salir del ámbito familiar, Paco Tomás también subraya la necesidad de que toda ella salga del armario: "No sirve de nada que salga del armario si tu madre todavía se avergüenza de su hijo marica. Porque siempre va a haber alguien que se va a cruzar con tu madre en la tienda y le va a decir aquelllo de 'vi a tu hijo con un muchacho'. Tu madre tiene que enfrentarse a ese comentario como lo haríamos nosotros. Nosotros tenemos que ayudarles a que puedan salir con nosotros para que cuando llegue ese momento, no le diga a la vecina que es un amiguito, sino que sea capaz de sostenerle la mirada y decirle que es su novio".

La lucha continúa

Paco Tomás reconoce los avances en cuanto a diversidad y la manera más libre en las que se desarrollan hoy en día las infancias o juventudes LGTBI: "El gran logro de la lucha LGTBI de los últimos años es ver a niños, niñas y niñes de 13 años que pueden decir abiertamente cuál es su orientación sexual o identidad de género. Es maravilloso". Sin embargo, lanza una serie advertencia: "Cuidado con que el logro nos deslumbre y no veamos lo que hay detrás. El enemigo de lo 70 sigue vivo con el mismo discurso en el 2022. Que si pudieran nos exterminarían y nos devolverían a la casilla de salida. No lo podemos permitir".

Sin decir su nombre, Tomás señala directamente a un partido político: "No lo estábamos haciendo mal hasta que aparece un partido político que le dice a ese hombre cis hetero blanco que se están poniendo en peligro sus privilegios. Y ahí se refuerzan. Lo estábamos haciendo bien pero nos han comido la tostada delante de nuestras narices". A este respecto, el periodista y guionista se muestra pesimista: "Se vienen tiempos oscuros, lo tenemos jodido. Pero no podemos bajar la guardia. Toca volver a pelear".

Artículos recomendados

Comentarios