Una paciente se tira un pedo mientras le operan y provoca un incendio en el quirófano

Una paciente se tira un pedo mientras le operan y provoca un incendio en el quirófano

Hay que tener cuidado con el momento que elegimos para desarrollar nuestras actividades biológicas más naturales porque la historia de esta mujer no acabó precisamente con final feliz.

Noticias María Pérez García María Pérez García 07 Noviembre 2016 10:32

La ventosidad de una paciente ha sido la causa de un incendio en el quirófano del hospital Universitario de Tokio. Al parecer, la mujer se estaba sometiendo a una intervención quirúrgica en el útero cuando se inició el incendio que le ocasionó graves quemaduras en la cintura y en las piernas

Después de examinar la sala minuciosamente, se demostró que no había materiales inflamables en el quirófano y que todo el equipo estaba funcionando correctamente, por lo que una investigación posterior ha determinado que la causa del desastre fue una ventosidad de la mujer que entró en contacto con el láser de la operación, lo que ocasionó que se prendiera la sábana de la camilla. 

Según informa The Huffington Post, la mujer quedó gravemente herida, pero se deconoce su estado actual. 

En un quirófano sabes como entras, pero no como sales

La única causa lógica es que la mujer se tirara un pedo mientras le operaban "La única causa lógica es que la mujer se tirara un pedo mientras le operaban"

Cuantas historias insólitas encierran las paredes en un hospital. Entre ellas está el caso de una mujer brasileña, que comenzó a desarrollar síntomas de cleptomanía después de someterse a una operación de cirugía estética. Estudiando su caso, el doctor Fabio Nascimiento, neurólogo de Toronto, determinó que el trastorno mental se desarrolló a consecuencia de "un flujo de sangre inadecuado en su cerebro en algún momento comprendido durante o justo después del proceso quijúrgico", según recoge Telecinco.

Afortunadamente la mujer pudo volver a una vida normal sin necesidad de tratamiento alguno, ya que su cuerpo logró reorganizar y reparar las conexiones cerebrales por sí mismo. 

Otra historia para no dormir (en quirófano) se produjo en Jordania. Un ginecólogo dejó su teléfono móvil dentro del estómago de una paciente a la que le estaba practicando una cesárea. Según informa el diario Gulf Newa Jordan, la mujer se percató del incidente al llegar a su casa, cuando el teléfono comenzó a vibrar en su interior. Fue entonces cuando acudió apresuradamente al hospital, donde tuvo que ser intervenida de urgencia. 

A pesar de que la familia de la mujer denunció al hospital por negligencia médica, las autoridades sostienen que la historia es inventada y que carece de fundamento. 

Comentarios