La mutilación genital en niñas desciende en África pero sube en países de Asia

La mutilación genital en niñas desciende en África pero sube en países de Asia

La revista BMJ Global Health analiza la tendencia en las últimas tres décadas con importantes descensos en África pero un ascenso en países de Asia.

Vida Julio Plaza Torres Julio Plaza Torres 13 Noviembre 2018 12:12

La revista científica BMJ Global Health ha publicado un estudio que analiza diversas encuestas sobre mutilación genital femenina realizadas entre 1990 y 2017 centradas en 208.195 niñas de países de África y Asia. Los datos muestran una clara tendencia al descenso en muchas regiones de África, aunque varía según la zona, y aporta unos alarmantes datos de ascenso en Yemen e Irak, los dos países encuestados de Asia Occidental.

La ablación del clítoris, o mutilación genital femenina, a niñas menores de 14 años se ha reducido enormemente en el este de África (del 71,4% en 1995 al 8% en 2016), seguido por el norte (del 58% de 1990 al 14% de 2015) y el oeste (del 73,6% de 1996 al 25,4% de 2017).

La mutilación ha ascendido más de un 15% en las niñas de Yemen "La mutilación ha ascendido más de un 15% en las niñas de Yemen"

En contraposición a sus regiones vecinas, los países analizados del oeste asiático, Yemen e Irak, tienen unos datos elevados: un 21% de las niñas sufrió mutilación genital en 2011 en Irak y en Yemen ascendieron los datos del 1% en 1997 al 15,9% en 2013.

Las iniciativas en contra de la mutilación aportan datos positivos, pero aún preocupantes

El estudio de la revista elaborado por investigadores de la Universidad de Northumbria, Reino Unido, achaca el éxito de los datos africanos a las iniciativas nacionales e internacionales que se han llevado a cabo para erradicar estas prácticas. No obstante, creen que "los factores de riesgo todavía están presentes, lo que significa que potencialmente podría darse una tendencia inversa en algunos países".

La ablación del clítoris suele estar fomentada por motivos de educación, la falta de recursos, la pobreza y las "fuerzas culturales de género".

Comentarios