Buscar
Usuario

Noticias

Muere una mujer embarazada en Polonia a la que la ley antiabortista obligó a tener el feto muerto en el útero 7 días

La mujer estaba embarazada de gemelos, pero uno de ellos había fallecido y los médicos se negaron a extraerlo.

Muere una mujer embarazada en Polonia a la que la ley antiabortista obligó a tener el feto muerto en el útero 7 días

Una mujer de 37 años ha muerto en Polonia. La joven, madre de tres hijos, estaba embarazada de gemelos, en un caso que la familia achaca a una negligencia médica provocada por la polémica ley antiabortista que ha impuesto el Gobierno de extrema derecha del país.

Los hechos ocurrieron durante el primer trimestre del embarazo. La mujer fue ingresada en el hospital el 21 de diciembre de 2021 debido a un empeoramiento de su estado de salud, con dolor abdominal y vómitos. "Antes, sus quejas fueron subestimadas, diciendo que era un embarazo de gemelos y que ella tiene derecho a sufrir así", ha denunciado su familia en un comunicado publicado a través de Facebook.

La situación empeoró durante la estancia en el hospital: "Llegó allí totalmente consciente, en buen estado físico y mental, con dolencias ginecológicas. A través de llamadas telefónicas, fuimos testigos de que su condición se deterioraba día a día", explican.

El primero de los gemelos falleció el 23 de diciembre de 2021, según las autoridades sanitarias. "Lamentablemente, no se permitió retirar al aún feto, porque la ley en Polonia lo prohíbe estrictamente. Estaban esperando a que las funciones vitales del segundo de los gemelos se pararan por su cuenta".

La situación fue a peor por esta circunstancia, tal y como explica la familia: "Agniezska llevó a un niño muerto en su vientre durante otros siete días. La muerte del segundo de los gemelos no se produjo hasta el 29 de diciembre de 2021", informan.

"Pasó de ginecología a neurología"

Los médicos no extrajeron los fetos hasta el 31 de diciembre. "Todo este tiempo, los cuerpos muertos de los hijos por nacer estuvieron deteriorándose, mientras permanecían dentro de ella". Este hecho llevó a que empeorara gravemente su estado de salud: "Sus funciones vitales se deterioraron día a día, a tal nivel que en pocos días entró en estado vegetativo y pasó de ginecología a neurología".

La mujer sufrió el 23 de enero un paro cardíaco, aunque fue reanimada. Pero ya era tarde para garantizar su supervivencia. El 25 de enero, tan solo dos días después, falleció. Ahora, su familia exige justicia para este caso.

"Hacemos un llamamiento a la justicia y a la indemnización por la muerte de nuestra difunta esposa, madre, hermana y amiga. Esto evidencia que los gobiernos actuales tienen las manos manchadas de sangre. Otra vez ha muerto una embarazada, inocente, joven, madre y esposa, dejando huérfanos a tres niños que no llegaron a ver a mamá en casa", lamenta su familia en un comunicado publicado a través de Facebook.

Artículos recomendados

Contenidos que te pueden interesar